El Hedonista El original y único desde 2011

“Las preguntas no son nunca indiscretas. Las respuestas, a veces, sí”. Oscar Wilde

Menu abrir sidebar

Hoteles

Sereno, atento, detallista y con mucho estiloHotel Can Faustino, Menorca

Mediterráneo, elegante y con el sello Relais & Chateaux.

Esconderse en Menorca es algo que, irremediablemente, pasa a ser placer confesable en el momento en que uno lo practica por vez primera. Isla de contrastes, de aguas turquesa y grandes acantilados, la paz vibra de manera diferente y se te cuela por los huesos. Esconderse, disfrutarla. Y recordarla, aquí y ahora, desde el jardín de Can Faustino.

Colarse en el trazado serpenteante de una Ciutadella de reminiscencias medievales y árabes, en un silencio solo roto por el sonido del regular traqueteo de la maleta sobre el suelo. Asomarse a un patio encantador y descubrir que has llegado. Con sello Relais & Chateaux desde el pasado verano -primero y único en Menorca-, Can Faustino es un hotel a la altura de la isla que lo acoge.

Está ubicado en un palacio del siglo XIX, reformado y reconvertido en un 5* de 21 habitaciones y 3 suites. La arquitectura original ha sido respetada lo máximo posible y el interior es un juego de sencilla línea entre paredes blancas y elementos naturales. Muy mediterráneo, acogedor, familiar. Te hace sentir en casa.

Eso sí, una casa con biblioteca, piano y sala de juegos, donde sentarse al calor de un libro y una copa; con una terraza y jardín interior en la que respirar tardes de primavera, spa y una piscina climatizada al aire libre.

Las habitaciones respetan la línea del resto del hotel y están bañadas de luz y blancos. Confortables camas, agradabilísimos textiles, amenities de Hermés, altavoz para dispositivos móviles o lámparas de lectura son solo un ejemplo del gusto detallado con el que están diseñadas.

Claro que despertar en una habitación así es aún mejor experiencia si, a continuación, se disfruta de un desayuno que, con permiso del clima, puede ser al aire libre. Zumo natural, fruta fresca, panes de diferentes variedades, quesos locales, propuestas calientes preparadas a la carta, dulces y mucho más.

El apartado gastronómico se cuida y eso es algo que se percibe desde el desayuno y hasta la cena. Cenas que, en Can Faustino, llevan el nombre de Agua. En este restaurante se practica una cocina de corte mediterráneo que se renueva al ritmo que marca la  temporada de los productos.

Comandada por el chef Víctor Corchado, los platos se nutren del huerto que cultivan ellos y se armonizan con una carta de vinos en la que no faltan bonitas referencias como Camins del Priorat o El Jardín de Lucía. Sereno, atento, detallista y con mucho estilo, así es Hotel Can Faustino.

Hoteles

Todo esto
y mucho más
en Hoteles
+