El Hedonista El original y único desde 2011

“Las preguntas no son nunca indiscretas. Las respuestas, a veces, sí”. Oscar Wilde

Menu abrir sidebar

Hoteles

EN EL BARRIO DE SALAMANCAHotel Villa Magna: estancia con clase y refinamiento

Hotel Villa Magna pertenece al selecto grupo Mytha Hotel Anthology y es el gran establecimiento de la Milla de Oro madrileña

Va camino del medio siglo, aunque aún le queda casi un lustro. El Hotel Villa Magna, que fue renovado en 2009 por el arquitecto Tomás Urquijo, es uno de los cinco estrellas con más solera de la capital de España. Perteneciente en otro tiempo a la cadena Park Hyatt, hoy es un establecimiento que forma parte de Mytha Hotel Anthology, “una colección de experiencias sin precedentes estratégicamente ubicadas en la Cuenca del Mediterráneo”, como explican, recordando las perlas que forman parte del grupo en la Capadocia, Bodrum o la península de Datca, entre otros paraísos.

Después de haberme hospedado en el Ritz y Palace en diversas ocasiones, así como en otros más modernos, como el Orfila, Hospes u Only You, visitar el Villa Magna era una deuda pendiente. Y más cuando en otros tiempos, y bajo la etiqueta Park Hyatt, había concurrido a los Premios Villégiature, en cuyo jurado estoy desde hace más de diez años. El hecho de que figure en el corazón del lujo madrileño, en pleno barrio de Salamanca, detrás de El Corte Inglés de señora de Serrano, esquina con Ortega y Gasset, donde no hay boutique de alta gama que falte, me hace recordar a Le Bristol o al Fours Seasons George V parisinos.

Y no sólo está a dos pasos del shopping –porque también se puede hacer en su tienda virtual, donde adquirir los dulces del maestro repostero, las creaciones de Asprey en forma de fragancias y geles…–, sino a seis del arte, con la Fundación Mapfre y los museos Prado y Thyssen-Bornemisza. El hotel de las celebridades, como hay también quien denomina al Villa Magna, por donde han pasado a lo largo de sus 46 años lo más granado del panorama internacional, desde Michael Jackson a principios de los 90 a Justin Bieber, cuenta con empleados con lustros de experiencia en la casa, siendo un hotel donde la tradición es una de sus señas de identidad, con habitaciones desde treinta y cinco a trescientos metros cuadrados. 150 estancias, como las llaman cuando se refieren a las suites y habitaciones.

Decía Paco Umbral de Madrid que “es una excusa para contar historias”; una ciudad que es movimiento, energía, y donde no muy lejos del Villa Magna, había un lugar que solía frecuentar con asiduidad el escritor. Nos referimos al Café Gijón, que aunque ya no tiene el esplendor de antaño, bien merece un alto. No hay excusa para no visitar el Villa Magna aunque se viva en Madrid, disfrutar de una copa en su bar, de su completo desayuno, de una cena romántica a cargo del chef Amalio Prados o entre amigos… Al acompañarme a mi habitación, uno de sus empleados me ha dicho: “Bienvenido a casa”.

Mi estancia de una noche llega a su fin. El hotel ha previsto todo, hasta un automóvil para trasladarme al aeropuerto. El hecho de que esté en pleno Paseo de la Castellana, se revela práctico a la hora de partir de la ciudad, conectando con rapidez sus vías de salida. Tardé en visitar el Villa Magna, pero como dicen, toda espera merece la pena. Seguro que  regreso pronto, a conocer su nuevo SPA Mytha, que abrirá en primavera.

www.abrahamdeamezaga.com

17273747576777scroll down

Hoteles

Todo esto
y mucho más
en Hoteles
+