El Hedonista El original y único desde 2011

“El hombre sufre tan terriblemente en el mundo que se ha visto obligado a inventar la risa”. Friedrich Nietzsche

Menu abrir sidebar

Hoteles

Hotel Farol. Cascais

Tras unos días en Lisboa aprovechamos para disfrutar de unos días relajados muy cerca, en Cascais.

A estas alturas del año, cuando comienzan a subir las temperaturas, el cuerpo nos pide mar. Y ya que estamos en Lisboa, ¿qué tal si nos acercamos a Cascais a darnos un buen baño de sal y yodo en el maravilloso Hotel Farol? En la recta final, cuando parece que nunca van a llegar las vacaciones de verano, ¡qué bien sienta un anticipo!

Con la excusa del viaje a Lisboa (o sin ella), Cascais, residencia de verano de las monarquías europeas en los años 50, con su pintoresco puerto pesquero y su dinámico puerto deportivo, siempre merece una visita.
Tomamos el tren de cercanías en la estación de Cais do Sodré de Lisboa. Por la ventanilla, pegaditos a la desembocadura del Tajo, vemos desfilar Belém, con su famosa Torre, el Monumento a los Descubrimientos y el impresionante Monasterio de los Jerónimos. Dejamos atrás las playas de Estoril y enseguida nos plantamos en Cascais.

El hotel Farol, miembro de Design Hotels, es una preciosa mansión blanca de 1890, antiguamente propiedad del Conde de Cabral, enclavada en las rocas y que parece surgir del mar.
Si tuviésemos que condensar nuestra estancia en el Farol en tres momentos estelares, os hablaríamos del amanecer desde la terraza de nuestra habitación, con la sensación única de estar solos frente al mar, como en la proa de un barco, navegando hacia el horizonte. Recordaríamos las caricias del sol de mayo, plácidamente tumbados en una de las camas balinesas blancas al borde de la piscina de agua salada. Y cómo no, destacaríamos los espectaculares atardeceres interminables llenos de matices, asomados al Atlántico.

Pero aún hay más: el agradable desayuno en la terraza, con “pasteis” de Belém incluidos, mientras observamos cómo un pequeño pesquero rojo maniobra delante de nosotros recogiendo la captura del día en los aparejos. Las originales habitaciones, algunas de ellas decoradas por diseñadores de moda portugueses, con resultados de lo más variopinto, original y sugerente. Puestos a elegir, nos quedamos con la habitación “Ana Salazar”, una de las más solicitadas por sus espectaculares vistas. También nos han enamorado la 303 y la 305, blancas, orgánicas, con vigas de madera. Y muy especialmente la 106, en la planta baja que da al jardín, a la rocalla y a las olas que rompen contra las rocas. Difícil elección….
Sin olvidar la cocina mediterránea del chef Hugo Silva y los deliciosos sushi y sashimi en los restaurantes The Mix y Sushi Design.

Aparte del fantástico recorrido en bicicleta, que el hotel pone a disposición de los huéspedes y que nos lleva a lo largo de kilómetros de costa hacia la salvaje playa de Guincho, favorita de surfistas, y al Faro de Santa Marta, pasando por la Boca do Inferno, impresionante con fuerte oleaje, el paseo por el centro de Cascais es otro imprescindible, con su preciosa arquitectura de balneario, la fortaleza militar, el centro cultural de Cascais y el exuberante parque Marechal Carmona. El Palacio de los Condes de Castro Guimaraes no nos puede gustar más.

Si a alguien le tienta probar un restaurante de la zona, puede optar por uno de nuestros favoritos: el Mar do Inferno y el Furnas do Guincho. El paseo desde el Hotel Farol al atardecer y el regreso de noche, a la luz de la luna y bordeando el mar, son memorables.

Hoteles

Hoteles

Bless Hotel Madrid, una apertura de altura

Miguel de Santos

El grupo Palladium elige Madrid para lanzar una cadena de hoteles, la BLESS Collection Hotels, que desarrollará hoteles tanto urbanos como vacacionales de alta gama para un público amante de los placeres hedonistas. leer

Todo esto
y mucho más
en Hoteles
+