El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Hoteles

95 AÑOSLa Mamounia: una institución en el universo de la hotelería

En sus casi cien años de existencia, el mítico hotel de Marrakech ha recibido a lo más granado a nivel internacional

De arquitectura arabo-andaluz, construido en 1923, La Mamounia forma parte de esa lista reducida de grandes hoteles del mundo, junto al Ritz de París, el Pierre de Nueva York, el Peninsula de Hong Kong y el Raffles de Singapur. De majestuoso interior, gracias a la labor de los mejores artesanos marroquíes, así como a la dirección artística de Jacques Garcia, se halla muy cerca del corazón de la ciudad magrebí, la plaza Yamaa el Fna. En él, cualquier sueño se puede hacer realidad.

“Hay familias que vienen de generación en generación. Hasta teníamos clientes que vivían en el hotel”, me cuenta en uno de los grandes pasillos Lamia El Ghorfi, su relaciones públicas. Y no me extraña. Me imagino lo mal que lo pasarían entre 2006 y 2009, durante esos tres años en los que el hotel estuvo cerrado por reformas. De estilo art déco, pasó a un estilo marroquí, más auténtico. No faltaron los que se quejaron, diciendo que ese no era su Mamounia. Lo que no sabían es que el estilo art déco databa de 1986, cuando tuvo lugar la primera gran reforma…

Poco más de doscientas habitaciones, a las que accedemos por unos pasillos donde la sobriedad de la rica moqueta y la madera es el preámbulo de lo que nos hallaremos más tarde, en espacios en los que además se incluyen cuero, metal, mosaicos… Habitaciones y suites únicas, como por ejemplo la de Winston Churchill, el político y pintor, amante de este lugar. Productos en el baño que llevan la marca del emblemático hotel, como los que ofrece el SPA, que ocupa el lugar que en otros tiempos lo hacía la discoteca.

Comienzo el día en la gran piscina, gigantesca, en la que en todo momento uno hace pie y se halla frente a los inmensos jardines, repletos de palmeras y flores de mil matices. Bajo un cielo azul, de lo más luminoso, que contrasta con la oscuridad que reina en el interior. ¿Dónde está el paraíso? Me siento en él, como le ocurre al resto de la clientela, de lo más internacional, encabezada por franceses y seguida por norteamericanos, ingleses, españoles, latinoamericanos…

Varios restaurantes, del marroquí al italiano, pasando por el francés, y siendo claramente el primero el que despierta principalmente mi curiosidad, como la de quienes me acompañan, tras acudir al bar italiano, donde el Spritz merece una buena nota. ¿Y si una mujer necesita una prenda o un complemento? Boutiques de lujo, como las de Dior y Saint Laurent, junto a la multimarca de alta gama Studio 14; y mientras monsieur disfruta de los chocolates y macarons en la tienda de Pierre Hermé –en el mismo espacio que antes ocupaba la de Prada–, la única de Marruecos y del continente africano. Es por esto y por mucho más, que una gran mayoría de los que aquí llegan no tienen intención de salir de La Mamounia hasta el día de su partida

Habrá novedades, de cara al segundo semestre del año; novedades que aún no pueden desvelarse, pero que harán que el hotel siga siendo uno de los grandes referentes. Les sugiero que creen una infusión a base de las hierbas del huerto del jardín, un espacio digno de ver por la riqueza de sus cultivos. Toman buena nota. Propongo a Denys Courtier, su director ejecutivo, el nombre de “infusion aux herbes du potager”. Ojalá me la encuentre a mi regreso. Porque, quien visita La Mamounia, está deseando repetir.

www.abrahamdeamezaga.com

Hoteles

Todo esto
y mucho más
en Hoteles
+