El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Hoteles

En plena naturaleza.La Vella Farga

Un hotel rural que combina descanso y bienestar. Y que, además, mima la gastronomía.

En 1036 existió una gran masía. Le rodeaban bosques y el silencio. El tiempo y la vida pasaron a través de ella y lejos de caer en el olvido, cobró nueva vida para recibir a huéspedes de aquí y de allá. La Vella Farga, hoy rehabilitada, es un lugar idílico para esas personas que ansían desconexión.

Quienes hasta allí llegan, convierten este rincón oculto en la naturaleza en su torre de marfil. Será por unas horas, quizá, los más afortunados, durante unos días. Pero su efecto funciona. El descanso y el bienestar vividos surten efecto. Y luego, se regresa con otra perspectiva.

Este novísimo cuatro estrellas está situado en el municipio de Lladurs, a los pies del pirineo catalán. Concretamente, en Solsonès, una zona de gran atractivo natural, conocida como la comarca de las mil masías. Los campos de cultivo conviven con grandes extensiones de bosque, ríos y fuentes.

Por todo ello, y mucho más, es el destino soñado, y real, cuando se trata de recuperar el contacto con el medio natural, pasear entre árboles frondosos o saltar el río. También si se desea tomar un libro y dedicarle toda nuestra atención. Ésa que últimamente tanto nos falta.

Incluso se pueden observar las estrellas. ¿Hace cuánto tiempo que no lo hace? Sí, posiblemente la contaminación lumínica y no lumínica, de la ciudad, se lo impidan. Eso y la falta de tiempo, seguramente. Precisamente en La Vella Farga volverá a comprender que, cuando se desea, el tiempo cobra otra dimensión. De eso se trata en este hotel.

Del interiorismo se han ocupado los dueños, Gemma y Martí. Ellos han buscado piezas singulares para cada uno de los espacios y, concluido el proceso de decoración, se observa que la esencia del inmueble, gran herencia, no se ha alterado.

Sus 13 habitaciones derrochan encanto. También los amplios espacios comunes. El edificio principal alberga nueve de ellas y, justo al lado, la llamada Caseta del Masover, el resto.

“Pares”, “mosso”, “padrins”, “tieta”, “hereu” o “pubilla” son algunos de los nombres de las habitaciones, que rinden homenaje a los antiguos habitantes de la casa. Cuentan con vistas al bosque y a la montaña del Port del Comte, y algunas tienen chimenea y terraza.

También está cuidado el apartado culinario. El chef es Edgar Suárez Vergés y apuesta por una cocina creativa a partir de productos locales y de temporada. Son ingredientes como el cordero de cal Puigpelat, leche fresca de cal Espinal, yogures artesanos de La Reula o costilla de cerdo del Pla de Godall.

Y la piscina… todavía luce el sol con la fuerza suficiente para atreverse a sumergirse en su inmensidad. Y desde allí, observar toda la grandeza que rodea. Para conseguir regresar con otra perspectiva.

Una respuesta a La Vella Farga

  1. gabriela dijo:

    Lo que necesito en este momento es estar allí… Qué bonito.

Hoteles

Todo esto
y mucho más
en Hoteles
+