El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Hoteles

Nuevo en la ciudadYurbban Trafalgar

Bajo el lema 'Live as a native', aúna turismo urbano y encanto local.

‘Live as a native’ es el leitmotiv de este hotel de reciente apertura en el centro de la Ciudad Condal. Su esencia es la de un establecimiento tremendamente urbano y su debilidad, el encanto hacia lo local. Yurbban Trafalgar pone a disposición del huésped múltiples herramientas para que convierta Barcelona en su casa. 

Urbano implica que no deben fallar servicios como el wifi -gratuito, algo que a muchos hoteles, grandes hoteles, les cuesta todavía entender como imprescindible-; que es aconsejable contar con un gimnasio aunque no sea muy grande; que la prensa sea también gratuita y que disponga de espacios diseñados para reuniones. Eso y otros detalles, quizá menos importantes, pero encantadores, como el alquiler de bicicletas o el autoservicio de lavandería, sin coste.

Urbano significa encontrarse en un punto privilegiado de la ciudad; en este caso es el número 30 de la calle Trafalgar. Para desde allí, sin perder demasiado tiempo, tomar el pulso a su cotidianidad. Ver qué late y cómo late ese día.

Si además, se distingue por el interiorismo, será largo tiempo recordado. Esto es, por los grandes y también por los pequeños detalles: por el colchón y las sábanas, por la belleza de los baños y cada uno de sus elementos, así como por los objetos que dibujan la personalidad, en este caso un bonito estilo vintage, en los espacios comunes. Este nuevo establecimiento se articula en torno a 56 habitaciones de cuatro tipos diferentes y su carácter confortable es otra clave para ese objetivo de sentirse como en casa.

Quizá porque el flechazo con una ciudad puede tener lugar en las alturas, en Yurbban Trafalgar conocían de antemano la importancia de una terraza. Y su azotea, ¡Ay, su azotea!, incluso llegado el invierno, es apetecible asomarse a ella. Permite contemplar los enclaves más relevantes de Barcelona, tomar una copa, dejar que el suave solo de estos días acaricie el rostro. Y sí, imaginar que cuando sea más cálido, sumergirse en la piscina tiene que resultar muy apetecible.

La gastronomía -lo sabemos- es uno de los factores que definen a una ciudad. Y la de Barcelona es, cómo no, sobradamente atractiva. Empezando por el desayuno que se compone de pan de payés tostado con tomate y acompañado de una selección de quesos o embutidos, mini butifarras salteadas con judías de Santa Pau y tortilla preparada al momento. Para completar el placer matinal, zumos naturales (energético, anti resaca, depurativo y relajante) y yogures.

Con el objetivo de seguir disfrutando en torno a la mesa, sin salir del hotel se puede pasar un buen rato en El Panarra, con una sugerente carta de bocadillos y platos. Porque los viajes también se recuerdan por los sabores y olores, aquí la oferta culinaria importa.

La filosofía de Yurbban Trafalgar pasa, además, por el compromiso con el medio ambiente. Ostenta la certificación de edificio Clase A gracias a un aislamiento térmico para lograr el confort interior, un sistema de climatización inteligente y una maquinaria e instalación lumínica energéticamente muy eficiente.

A la hora de programar la visita es conveniente consultar su página web. Para, por ejemplo, contar con la ventaja de disfrutar gratuitamente de una bici de Barcelona Finna Cycle. El plan, subido a dos ruedas tan chulas, no es nada desdeñable. Porque hay bicis, y bicis.

Si a eso añadimos una de la actividades que sugieren desde el hotel, entonces, el día será redondo. Nos referimos al paseo, en bici y acompañados por guía, por la parte histórica y, como broche final, picnic en el parque de la Ciudadela.

Por otro lado, la reserva a través de la web permite hacer uso de la llamada ‘Conserjería online’, es decir, planificar el viaje gracias a los consejos y al sistema de reserva de restaurantes, museos, etc.

‘Live as a native’ en Yurbban Trafalgar, pero con la ventaja añadida de que al tratarse de una visita puntual, por negocios o por placer, la atmósfera suele respirarse de otra forma y se tiene la mirada preparada para encontrar belleza en casi todo. Como si se tratara de la primera vez.

Hoteles

Todo esto
y mucho más
en Hoteles
+