El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

L de Libros

20 Claves para avivar la pasión

Ideas para que la pasión siga siendo el motor de tu relación, gracias al coach Fady Bujana y su nuevo libro, Amor Excelente.

¿Es una quimera mantener la pasión? La rutina, la convivencia o el estrés, ¿son factores suficientes para que nuestra relación de pareja se vaya al traste? No, categóricamente no. Nos reunimos para encontrar respuestas con Fady Bujana, coach que ha revolucionado la venta de libros con su últi lanzamiento, El amor excelente, 4 hábitos para mantener (o recuperar) la pasión. Un manual, que incluye fáciles ejercicios con los que prender esa chispa que conseguirá reavivar la tan anhelada pasión. Recogemos los puntos más interesantes con los que poder hacerte una idea sobre qué falla y cómo solucionar los problemas con tu pareja, prepárate para romper esquemas.

1- La pasión desaparece porque dejamos de hacer cosas que la provocan, el silogismo es sencillo, si quieres sentir pasión realiza acciones que la produzcan. Estar tirado en el sofá viendo la tele, no es una de ellas.

2- Las crisis no son un síntoma de que algo vaya mal, sino todo lo contrario. Nos explicamos, llegados a un punto de la relación es posible que te sientas atascado, es la forma que tiene la vida de lanzarnos nuevos retos y crecer. Buscar la manera de asumir y superar estos lances de la mano con nuestra pareja, conseguirá que ésta salga reforzada.

3- Los cuatro ingredientes que necesita nuestra amor para llegar a la excelencia son: la empatía, entusiasmo, espiritualidad y erotismo.

4- Cambia tu forma de ver la vida y los hechos. No es tan difícil ni por ello distorsionamos la realidad. Nosotros vemos la vida a través de la interpretación de nuestro cerebro, en el que influye nuestro estado emocional y físico. Aquello de ver el vaso medio lleno, nos convertirá en personas más positivas con un mayor grado de energía, elemento muy importante para el entusiasmo del que hemos hablado antes.

5- Servir a tu pareja, no hablamos de ser un esclavo ni mucho menos. Existen cuatro niveles de amor: Nivel 1 o infantil, totalmente egoísta, en él manipulamos hasta la saciedad a nuestro compañero para que cumpla nuestros deseos; Nivel 2, intercambio mercantil, un continuo estadio de trueque, si tú me das entonces yo te doy; Nivel 3, el amor espiritual o madurez en las relaciones, amas porque eres amor, cada uno de los componentes de la pareja quiere dar sin preocuparse de lo que recibe; Nivel 4, la santidad, se sigue amando al otro hasta cuando nos hace daño. Deshecha de tu vida los dos primeros.

6- Entender las necesidades de tu pareja, las reales. Todos los seres humanos tenemos 6 necesidades básicas: seguridad/certeza, variedad/libertad, relevancia/importancia, conexión/amor, crecimiento/expansión y contribución/legado. Obviamente cada uno damos más importancia o prioridad a algunas de esas necesidades sobre las otras, aprende cuáles con las fundamentales de tu pareja y actúa en consecuencia, quizá la falta de conexión es porque no entiendes esta escala de prioridades de tu compañero o compañera.

7- Aprender a callar y a escuchar de manera activa. Eso significa (y sí, lo hacemos constantemente) no adelantar las respuestas ni elaborar juicios. Este punto necesita de mucho entrenamiento y hasta a veces aquello tan bonito de ‘morderse la lengua’.

8- El hombre no solo vive del pan, también lo hace de energía, cuidado cómo administramos la energía del otro y para qué. Como dice Fady Bujana, somos vampiros de energía y para conseguir nuestras dosis somos capaces de las más diversas estrategias. Estas son las más comunes: intimidar a las personas, hasta que se derrumban ante nuestros ojos; encerrarnos en un estado tóxico de ‘pared fría’, o lo que es lo miso, pasar de nuestra pareja hasta que ésta para conseguir nuestra atención nos dé toda su energía; hacernos la víctima; o poner en constante duda la relación y al otro. Busca el equilibrio y no tengas tantas ansias por consumir la energía del otro.

9- Nada de mentiras. Por regla general es el miedo el que no nos permite ser sinceros, hay que desecharlo inmediatamente. Muy importante es saber distinguir entre secreto y privado. El primero no te lleva a buen puerto, mientras que el segundo es necesario para mantener tu individualidad.

10- Los reproches continuos son un disparadero hacia el desastre. No quiere decir que dejemos de ser honestos y no digamos aquello que nos molesta de la otra persona, pero por regla general la intencionalidad de los reproches es diferenciarnos de nuestra pareja de forma nefasta.

11- Tener control sobre nosotros, sobre todo cuando nos encontramos con situaciones que no nos esperamos. Para poder enfrentarnos a cosas nuevas, tenemos que experimentar o crear nuevos espacios dentro de nosotros mismo. Fady Bujana nos propone los siguientes: aprende a discriminar entre personas y comportamientos, no es lo mismo; intenta controlar tus propios impulsos antes de controlar los de los demás, es más fácil y productivo; responde en lugar de reaccionar, pregúntate ¿qué otra interpretación tiene esta situación?; cambia la perspectiva, más importante que lo que te ocurre es cómo te lo tomas.

12- ¿Estás seguro que tu pareja y tú habláis el mismo lenguaje? Con ello no nos referimos a que ambos habléis español o inglés sino al lenguaje del amor que cada uno tiene. La clasificación siguiente es de las más comunes, descubre cuál es la de tu pareja y actúa en consecuencia. Palabras de refuerzo positivo, hay personas muy verbales y que tienen una sensibilidad muy marcada hacia las palabras, escuchar un te quiero les da la vida. Apoyo y servicio, este grupo percibe el amor gracias a los hechos, para ellos que ayudes a poner la lavadora es toda una declaración de intenciones; Tacto, no hace falta mucha explicación, quizá tu pareja necesite de más abrazos y arrumacos. Regalos, sí esto nos gusta a todos, pero no hablamos de joyas o coches de lujo, sino de detalles que corroboren que esa persona ha pensado en nosotros; tiempo de calidad, para otros ésta es la verdadera forma de amar.

13- No necesitas probar técnicas sexuales nuevas para avivar la llama en la cama, necesitas probar otras técnicas no sexuales que hablan de tener una mayor intimidad mostrando nuestra vulnerabilidad, gracias a ella, paradojas de la vida, seremos más fuertes y capaces de construir una intimidad sincera.

14- La confianza, sin ella todo está perdido. Para construirla día a día, tienes que ser transparente y hablar claro, respetar, escuchar e involucrarte en las necesidades del otro, prometiendo menos y haciendo más.

15- El perdón, porque no es lo mismo que disculparse. Debemos hacerlo de forma fehaciente, que nuestra pareja se entere de que somos conscientes de lo que hemos hecho y que además vamos a realizar acciones para repararlo.

16- Para que el erotismo siga campando lozano por nuestra relación es muy importante la polarización. ¿Qué queremos decir con esto? Que los polos opuestos se atraen y debemos preservar nuestra esencia, las energías femeninas y masculinas deben existir, hombre y mujeres no somos iguales y jugar con ello es lo que mantendrá la excitación en nuestra alcoba.

17- Ser ‘yo’. Aquello tan bonito de somos uno, no es del todo recomendable. Una fusión total entre dos personas en pos del nosotros, se sentirán asfixiadas y perderán la pasión. Tu pareja no tiene que satisfacer todas tus necesidades afectivas, para ello también está la familia y los amigos. Para conseguir una buena relación tiene que haber momentos de fusión y separación.

18- Mantener la tensión positiva, es todo un juego de equilibrista. Algo así como bailar solo pero manteniendo la conexión con tu pareja. En este punto y te va a sorprender, las pequeños detalles y las trivialidades juegan un papel importante, no te cortes a la hora de mandar un mensaje para comentar cualquier anécdota tonta del trabajo.

19- Espontaneidad planificada. La pasión, como el sexo, debe practicarse para que siga existiendo. Aquello de que tiene que surgir porque sino no es romántico, olvídalo, los horarios, responsabilidades laborales o el cansancio pondrán difícil que determinadas situaciones emerjan de forma espontánea. Planifícalo, premedítalo y gozarás más de lo que te imaginas.

20- Mírale a los ojos y bésale, como antes, como en las películas, como cuando te enamoraste, mucho y muchas veces.

L de Libros

L de Libros

Toda una vida

Ana Cañizal

Salamandra publica en España la quinta novela del escritor, guionista y actor austriaco Robert Seethaler leer

Todo esto
y mucho más
en L de Libros
+