El Hedonista El original y único desde 2011

“Para ser realmente grande, hay que estar con la gente, no por encima de ella.”. Montesquieu

Menu abrir sidebar

L de Libros

Un erudito ensayo sobre los orígenes de la ediciónGracias a los primeros editores

El libro "Los primeros editores" documenta la industria librera durante su mayor esplendor: Venecia, siglo XVI.

Este libro fascinará a quien ame los libros, esos objetos que tanto placer nos proporcionan.

Los primeros editores trata de esa época de esplendor librero en Venecia con la que acabó la Inquisición de Roma. Sus páginas se leen con mucho interés, porque la historia de los editores es la historia de lo que hoy somos. Gracias a ellos se ha perpetuado la cultura y se han conservado los escritos de Dante o Petrarca; por su labor conocemos lenguas hoy desaparecidas y se han consolidado otras; sin su innovación habrían sido imposibles las normas ortográficas que nos permiten entender lo escrito; por ellos hemos conservado la música de los siglos anteriores al iPod. Su trabajo ha permitido documentar el conocimiento, la botánica, la ciencia, la literatura, las religiones. Suyos son los mapas que posibilitaron los descubrimientos. Los editores han hecho que el mundo avance.

Venecia, capital mundial del libro

La Serenísima República de Venecia no siempre perteneció a Italia. En la Edad Media constituyó un estado independiente, a decir de algunos «más parecido al mundo que a una ciudad». Durante casi mil años tuvo el papel de potencia internacional, fue una economía poderosa, el centro comercial de todas las rutas que pasaban por tierra y por mar, un respetado poder político. Por suerte, gozaba además de algo que no siempre se casa con el dinero: cultura. La oligarquía que la gobernaba se ocupaba de que Venecia destacara también en las bellas artes.

A principios del XVI, la hermosa Venecia era famosa por la calidad de sus telas, por la factura de sus armas, porque allí trabajaba el gran Tiziano. Y por sus librerías. En esa época los impresores eran eruditos que detectaban textos de interés, sabían fundir los tipos móviles, diseñar tipografías, manejar la prensa, fabricar papel, encuadernar y hasta dominar las últimas tendencias de marketing.

Se calcula que solo en ese siglo las imprentas venecianas lanzaron 35 millones de libros. En una época en la que el analfabetismo era la norma y no la excepción, el 15 % de los venecianos tenía en su casa varios volúmenes.

«Los alemanes inventaron la imprenta, pero para vender libros se fueron a Venecia», escribe el autor de Los primeros editores, Alessandro Marzo Magno, un veneciano de hoy dedicado a la divulgación histórica.

El rey de los primeros editores

Los primeros editores dedica un capítulo a Aldo Manuzio, «el Miguel Ángel de los libros», un visionario que hizo innovaciones extraordinarias que hoy vemos con normalidad, como el uso de la coma, el apóstrofo o los acentos. A él debemos las dos columnas en la página o la letra cursiva, que ahorraba espacio frente a la roman sin perder legibilidad. Y sobre todo tenemos que agradecerle la preocupación por conservar la literatura griega. El atareado empresario Manuzio llegó a imprimir casi un libro al mes, en unos tiempos en que la composición de una línea consistía en coger cada letra con pinzas y colocar las palabras al revés. No es de extrañar que en la puerta de su imprenta colgara el cartel: «Quienquiera que seas, Aldo te pide que expongas tu cuestión con brevedad y te vayas cuanto antes».

Así transcurre esta historia de los editores, mucho más que un relato sobre tipos móviles, que nos habla del primer Talmud, del hallazgo de un Corán perdido durante cuatro siglos, de la tipografía armenia, del papel de la Iglesia en el negocio de la imprenta, de Ottaviano Petrucci y su técnica para imprimir partituras musicales, de Aretino y el primer libro pornográfico de la historia…

Las librerías del Renacimiento fueron lugares de encuentro para los intelectuales de la época. Un periodo glorioso. Luego vendría la Inquisición de Roma y sus prohibiciones, esas que hicieron que muchos libros pasaran a «solo servir para envolver pescado».

El acierto de la editorial Malpaso con la publicación de Los primeros editores tiene un aliciente añadido al erudito texto de Alessandro Marzo Magno, y es su formato: cubierta rígida, elegantes guardas negras, cosido, cantos de color, con la primera faja que no apetece tirar y con el ebook incluido. Lo dicho, un libro hecho a medida para quien ame los libros.

Título: Los primeros editores
Autor: Alessandro Marzo Magno
Editorial: Malpaso
Páginas: 256
P.V.P.: 20 €

L de Libros

Todo esto
y mucho más
en L de Libros
+