El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

L de Libros

“La (micro)poesía vive un buen momento”

Irene G Punto es periodista y, ahora, también es poetisa y escribe micropoesía.

Todo empezó en Ibiza, durante un verano terapéutico y solitario en una gran casa en el campo. Allí llegó Irene G Punto con dos pareos, un cuaderno en blanco y la indigestión atascada por un año lleno de preguntas y trabajo intenso como voluntaria en un comedor social para niños en Buenos Aires. Después ya nada fue igual. Allí le dispararon con un arma por primera vez y aunque no le alcanzaron el cuerpo, volvió a casa herida. Una vez más, escribir resultó como terapia. Primero en Ibiza y luego en Cádiz donde ahora vive feliz y comparte la vida con un cantante de rock.

¿Qué hace una chica como tú escribiendo poesía?
(Levanta los hombros y sube las cejas). No puedo evitarlo; sale solita y sin avisar. Ya son muchos años con ella, lo que pasa es que teníamos una relación secreta. Solo ella y yo. Ahora, desde hace algo más de un año, hemos hecho oficial nuestro compromiso y ambas decidimos publicar. Pero llevamos más de 20 años juntas.

¿Me presentas algún fruto de ese amor secreto?
‘Si de mi vientre sale vida.
¿Por qué muerte de vuestras barrigas?’

¿Quién hace poesía hoy? 
Estamos viviendo un buen momento en poesía. Hay un notable interés por este género. Hay gente muy joven dando mucha caña como mi tocaya Irene X, que con su primer libro -‘El Sexo de la Risa’- ha arrasado entre los más jóvenes.  También me gusta mucho la micropoetisa Ajo, mi maestra Gloria Fuertes, Alejandra Pizarnik, Ana Rossetti y clásicos que me enloquecen como Carlos Edmundo de Ory o Ramón Gómez de la Serna.

Porque hoy ¿dónde pueden los más jóvenes descubrir la poesía? ¿El rap es poesía? ¿La micropoesía ha venido para quedarse?
Para mí muchas letras de rap son pura poesía. La micropoesía llega muy bien a los jóvenes porque es directa, corta y habla claro. Es una poesía que pueden twittear, subir a Facebook. Es una poesía que funciona en las redes sociales y que explica muchas veces cómo se sienten, cuando ni ellos mismos saben qué les pasa. La micropoesía baja la poesía a la calle para que todos -y no sólo algunos- podamos pasear con ella.

Tanto en ‘Punterías’ como en el anterior ‘Micropoesías, macrocorazón y mercromina’ tú hablas mucho del amor. Es el tema eterno ¿no? 
Hablo del amor, pero hablo mucho más del amor a uno mismo. Y desde ahí, amar al otro. Un ejemplo:
‘A oscuras, con miedo,
quedo conmigo, me presento.
Me conozco, me lloro, me toco,
me aconsejo, me miento,
me pillo, me consuelo,
me río, me meo,
me acompaño, me pierdo, me encuentro,
me caigo, me siento, me pienso:
– Hoy mi inseguridad abandono.
Me acurruco, me quiero y me perdono’.

¿Cuándo escribes?
Los poemas salen cuando menos te lo esperas, por eso yo siempre llevo conmigo un cuaderno y un boli. De repente estoy viendo un peli y una frase me resuena para hacer una micro. Voy por la calle y escucho una conversación y el tema me lleva a otra micro. En la cama, en la ducha, en la playa. Es así de caprichosa, viene cuando quiere y sin avisar.

¿La última? 
‘El único contrato que voy a cumplir
es no fallarme a mí.
Hoy me doy a Bienvenida,
y me hago sin enchufes, indefinida’.

Una respuesta a “La (micro)poesía vive un buen momento”

  1. gabriela dijo:

    ¡Maravilloso, Miguel!

L de Libros

L de Libros

Toda una vida

Ana Cañizal

Salamandra publica en España la quinta novela del escritor, guionista y actor austriaco Robert Seethaler leer

Todo esto
y mucho más
en L de Libros
+