El Hedonista El original y único desde 2011

“Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro”. Emily Dickinson

Menu abrir sidebar

L de Libros

Historia de un hombre que no hace nada, pero le pasan muchas cosas‘Los asquerosos’, literatura de proximidad

La cuarta novela de Manuel Lorenzo está entre los diez libros españoles más vendidos y va por la octava edición

Las novelas de nuestra vida transcurren en París, Nueva York o San Petersburgo. Aunque también las hay con origen en un lugar de la Mancha o en sitios más remotos, como esta que nos ocupa, que pasa en Zarzaurdiel, un villorrio imaginario muerto durante la epidemia de éxodo rural.

La historia, contada por el tío del protagonista, trata de un chico raro, sin éxito social, ese tipo de gente que no cae bien a nadie, que no liga ni hace amigos, muy a su pesar. Tiene un mal empleo y vive un barrio decrépito de Madrid, pero es un tipo de buen conformar, con aspiraciones pequeñas, como la de comprarse una churrera, «con su boquilla de estrella». Y allá va un viernes, a por ella, a la ferretería del paseo de las Delicias. Maldita la hora.

Es entonces cuando el destino torcido le muestra que puede dar otra vuelta más. A partir de un incidente empieza la huida. Manuel tiene que largarse en su coche de quinta mano hacia el norte de Madrid, por carreteras secundarias, hasta encontrar un pueblucho abandonado de media docenas de calles.

Quizá este ficticio Zarzaurdiel que toma por asalto sea un lugar no mucho más grande que ese en que vive Santiago Lorenzo, el autor de Los asquerosos, en una pequeña aldea de la provincia de Segovia. El caso es que en estos sitios la tierra es tacaña y hace un frío del demonio durante unos inviernos que se hacen interminables. Por eso la gente corriente tiene tendencia a emigrar.

Pero el fugitivo Manuel nada en la miseria mejor que otros en la abundancia. Ha encontrado agua en una fuente y el Lidl le trae la compra con puntualidad. Una colección de Austral de todos los colores le sirve para alimentar su espíritu y, con los capítulos tediosos, hace buruños para encender la chimenea.

A fuerza de no tener nada cada vez necesita menos. Come lo justo y no se lava lo suficiente. El ensimismamiento es su actividad favorita. Ha llegado al verdadero nirvana en comunión con la naturaleza, pero sin ser un ecologeta, sin predicamentos y sin ponerse místico con la luna, el agua o el aire.

Encima, ni siquiera se siente solo: pasa su primera Nochebuena en aislamiento tan contento como un 9 de febrero o un 17 de abril. Es un tipo que se tiene envidia a sí mismo de lo feliz que es porque, reconozcámoslo, la felicidad es patrimonio exclusivo de los conformistas.

El acertado título de ‘Los asquerosos’

Lo fabuloso de esta historia es que resulta muy cercana, muy de proximidad. No solo por los lugares en los que transcurre, sino también por las gentes que rodean a Manuel.

Los asquerosos tiene muchas virtudes. La primera, que está bien escrita, con un vocabulario más abundante que los hierbajos en Castilla, y bien editada, con bonita tapa dura, sin erratas ni errores. Y como eso es raro hoy en día, supone una gran alegría para el lector, que puede disfrutar del relato sin distracciones. Bravo or Blackie Books.

Gusta también que el protagonista no sea un tipo que lo deje todo porque esté harto de su vida de mierda ni que descubra las bondades de retirarse del mundanal ruido a lo Walden. En este libro no hay sermones.

Otra ventaja es que se lee como una novela de acción, pese a la inactividad del protagonista, debido a los muchos asquerosos que le rodean. Eso hace que nos identifiquemos con él, porque ¿quién no tiene un asqueroso cerca, a veces en la mesa de al lado o en el piso de arriba?


Título: Los asquerosos
Autor: Santiago Lorenzo
Editorial: Blackie Books
Páginas: 222
PVP: 21 €

L de Libros

Todo esto
y mucho más
en L de Libros
+