El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Actualidad

Exposición “La Gran Ría”, en el Museo Marítimo de Bilbao hasta el 29 de Junio.Pablo Ugartetxea, la imaginación al poder

El artista bilbaino deja atrás ruinas arquitectónicas apocalípticas para retratar un nuevo mundo lúdico y cosmopolita en torno a la Ría de Bilbao

Pablo Ugartetxea expone su obra “La Gran Ría” en el Museo Marítimo de Bilbao. Y atención, porque este artista es adivino: sus cuadros se anticipan a los hechos, son imágenes premonitorias. Si vuelven a cumplirse sus presagios, nos espera un futuro inmediato lúdico, gozoso y cosmopolita. Prepárense para una realidad nueva y distinta.

¿Qué es eso de que tu pintura tiene un carácter profético, Pablo?

Yo mismo me he quedado sorprendido. Presenté hace un tiempo mi trabajo “Surfbanismo” en diferentes ciudades: Tokio, Los Ángeles, Río de Janeiro, Sao Paulo, Madrid. Una obra repleta de olas gigantes y terremotos que destrozaban nuestras ciudades. En 2011 expuse “Tides from Bilbao” en la Promo Arte Gallery de Tokio, donde los protagonistas eran enormes tsunamis y ciudades en ruinas. Durante la exposición se produjeron el terrible terremoto y el tsunami que arrasaron Fukushima. Tuve suerte y mis cuadros lograron salvarse. Un año antes había pintado un cuadro con una enorme ola que amenazaba con arrasar el emblemático Hotel Carlton de Bilbao. Durante meses hemos visto el hotel cerrado a cal y canto por la crisis del Covid19. En 2017, con motivo de mi exposición “Transit town-out town”, hablé de cómo se tambalea el mundo bajo nuestros pies. Pensábamos que nuestra sociedad estaba segura, blindada, que habíamos llegado a un estado de bienestar sin posible marcha atrás… y la realidad nos demuestra lo contrario. Transitoriedad, fugacidad…, nada es para siempre. A día de hoy, a la luz de los acontecimientos del último año, aquella visión cobra total vigencia.

Y ahora decides dejar de ser un agorero, vaya…

Mi trabajo necesitaba hacer un paréntesis en su catastrofismo, abrir las ventanas, dejar entrar el aire fresco, ventilar este tufo a habitación de enfermo y a muerte. Visto que la realidad ha superado mis peores presagios apocalípticos, ya no tenía sentido seguir siendo agorero en mi obra. La realidad ya se ocupa de eso.

… Y cambias radicalmente de perspectiva y nos anuncias nuevos tiempos

Mi intención es recrear el espíritu de “La alegría de vivir”, la época artística de Picasso más lúdica y feliz, una época llena de luz, color y danza tras el horror de la Segunda Guerra Mundial. Al igual que Picasso en esos años de la postguerra, mi pintura pretende recetar en estos momentos tan sombríos los mágicos poderes terapéuticos del arte para ayudar a trascender todo este horror pandémico en el que estamos inmersos.

“La Gran Ría” es un canto a la belleza, refleja una visión lúdica de la vida. Busco que el bálsamo de lo chic impregne nuestra magullada realidad. Vayámonos de chic-queteo con “La Gran Ría”.

¿Cómo ha surgido esta exposición?¿Cómo ha sido el proceso creativo?

Mis fuentes de inspiración siempre han sido el mar y la arquitectura. Me he inspirado viajando por el mundo, haciendo miles de fotos. De vuelta en mi estudio reconstruía las ciudades a mi manera, quitando o añadiendo, asociando fragmentos, recortando y pegando mentalmente, pintando ciudades imaginarias, siempre con el mar como telón de fondo. Ya en otras exposiciones anteriores con mi ciudad, Bilbao, como protagonista, empecé a combinar la arquitectura bilbaína con edificios de diferentes ciudades del mundo. Esta vez, en “La Gran Ría”, todos los edificios salvo la Mezquita Azul de Estambul en el cuadro “Bilbósforo”, son de Bilbao y todos los mares que vemos son nuestra querida Ría.

Durante todo este año raro, la gestación de esta exposición me ha servido para trascender el confinamiento, viajando sin salir de Bilbao en una especie de viaje interior. He tenido todo el tiempo del mundo para caminar por la ciudad, investigando a pie de calle su arquitectura ecléctica y cosmopolita, realizando una labor detectivesca a la búsqueda del edifico concreto que necesitaba para tal o cual cuadro.

Dices bien, “nuestra querida ría”

Sí, es la gran protagonista de esta exposición. Después de muchos años de decadencia como arteria principal de la villa, ha recuperado por fin su protagonismo en la ciudad y vuelve a ser el eje del desarrollo urbanístico y turístico de Bilbao. En “La Gran Ría”, el Nervión discurre como calle principal navegable al igual que las legendarias grandes vías de agua de Venecia, con su Gran Canal o Estambul con el Bósforo. Y la ría no termina en el Abra, sino que se adentra en el mar y viaja por el mundo: París, Roma, Venecia, NYC, Estambul… Nuestra ría nos transporta a todos esos lugares maravillosos tan difíciles de visitar ahora y nos hace descubrir la cosmopolita arquitectura de nuestra ciudad llena de edificios de inspiración parisina, romana, veneciana.

Y así logras la metamorfosis de Bilbao

Bilbao, sin dejar de serlo, es “Bilbósforo”, “Ría Gauche”, “Ría Droite ”, “Fontana de TreBil”, “Carola Hills Intercontinental ”, “Riviera de Deusto”…

A los bilbainos nos encanta nuestra ciudad y de pronto, verla como estrella indiscutible, protagonista absoluta de la escena, nos entusiasma. ¡Si hasta la gran Anita Ekberg se zambulle en nuestra fuente de la Plaza Elíptica!

Sí, sentí la necesidad imperiosa hacer ese cuadro. Verás, yo normalmente paseo escuchando música con los cascos. Caminando por la plaza Moyua (plaza Elíptica), estaba casualmente escuchando la banda sonora de la película “La dolce vita”, del gran Nino Rota. En ese momento, visualicé en la fuente de la plaza Elíptica nada más y nada menos que a Anita Ekberg en la famosa escena del chapuzón en la Fontana di Trevi. Inmediatamente surgió la idea de la futura “Fontana di Trebil”.

Y a partir de esa idea, ¿cómo le has ido dando forma? Sé que eres sumamente minucioso en tu trabajo de investigación y documentación

Una vez que tengo la idea, el siguiente paso es la búsqueda de escenarios para saber si esa idea que funciona en mi imaginación es factible también en las dos dimensiones de un cuadro.

La fuente ya la tenía, la de la plaza Elíptica, pero me hacía falta la maravillosa fachada barroca que sirve de telón de fondo en la pequeña plaza de la Fontana di Trevi. Hice pruebas con el hotel Carlton…, pero no quedaba bien…, no era lo suficientemente barroco, así que me desplacé por la Gran Vía unos pocos metros hasta el edificio de la Diputación… et voilá! La Diputación era perfecta para recrear la fachada barroca de la fontana, solo había que hacerle una pequeña cirugía: añadirle unas estatuas en la planta baja y reducir un poco su copete superior… ¡Y ya teníamos el edificio del fondo!

Ahora tenía que encontrar en Bilbao dos o tres edificios “romanos” para los laterales de la placita, esas típicas casas romanas de preciosas fachadas en colores tierra pintadas con pigmentos naturales. Después de probar con muchísimos edificios me quedé con uno de los palacetes gemelos de la Cava, junto a la Universidad de Deusto, y con el precioso edifico de la Aduana de la ría de Bilbao, ambos en tonos rojizos muy romanos. Y de propina otro edificio, curiosamente también sede de la Diputación, uno pequeño de tonos anaranjados que está en la calle Henao. ¡Y con esto ya teníamos nuestra particular Roma Bilbaina y la Fontana di Trebil!

Para terminar, Pablo Ugartetxea nos propone un juego, al que los bilbainos nos sumamos encantados:

Observad los cuadros y tratad de descubrir qué edificios de Bilbao recrean los hoteles particulares de París en los cuadros “Ría Gauche” y “Ría Droite”, qué puentes bilbaínos son los que vemos en esa Ría Sena surcada por los Bateau-mouches, qué Torre Eiffel es esa que se parece a la Carola, o qué conocida iglesia bilbaína corona Montmartre… Qué edificios de nuestra ciudad son esos que evocan el glamour fin de siglo de la Costa Azul en el cuadro “Riviera de Deusto”… O cuáles son esos rascacielos tan neoyorkinos que vemos en “Bilbo Skyline”, en el que el Mercado de la Ribera se transforma en trasatlántico o la estatua de don Diego López de Haro en la Estatua de la Libertad… Todos son edificios de nuestra cosmopolita ciudad.

La exposición “La Gran Ría” de Pablo Ugartetxea se puede visitar en la Sala Carol Iglesias del Museo Marítimo de Bilbao hasta el 29 de Junio.

https://www.pablougartetxea.com/

Actualidad

Todo esto
y mucho más
en Actualidad
+

Artistas

Artistas

Gràcia Ribalaiga, el arte de cortar y pegar

Gabriela Domingo

Gràcia Ribalaiga tiene un don: ve lo que tú no ves. Se diría que a ella los objetos le hablan. Ella mira, encuentra cosas, recorta, compone, pega y… de pronto, lo aparentemente irrelevante se transforma bajo sus manos, adquiere sentido y nos cuenta una historia. Y entonces sí: también nosotros logramos “ver”. leer

Todo esto
y mucho más
en Artistas
+

Hallazgos

Artistas

Gràcia Ribalaiga, el arte de cortar y pegar

Gabriela Domingo

Gràcia Ribalaiga tiene un don: ve lo que tú no ves. Se diría que a ella los objetos le hablan. Ella mira, encuentra cosas, recorta, compone, pega y… de pronto, lo aparentemente irrelevante se transforma bajo sus manos, adquiere sentido y nos cuenta una historia. Y entonces sí: también nosotros logramos “ver”. leer

Hoteles

Los hoteles que susurraban a las abejas

Miguel de Santos

Con motivo del Día Mundial de las Abejas nos colamos en dos hoteles de Italia y Suiza que han sabido ver la valiosa contribución de las abejas a la conservación de la biodiversidad leer

Todo esto
y mucho más
en Hallazgos
+