El Hedonista El original y único desde 2011

“Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro”. Emily Dickinson

Menu abrir sidebar

Tecno&Motor

Probamos toda su gama, incluido el eléctricoConducimos el Peugeot 2008: el rey león

Si el 208 se alzó como uno de los lanzamientos del año, este Peugeot 2008 corrobora la apuesta de la firma francesa por volver a liderar el segmento B. Nosotros lo hemos conducido… incluyendo el eléctrico.

La actividad de Peugeot en todo lo concerniente al segmento B está siendo frenética. Si hace unas semanas conocíamos y conducíamos la segunda generación del Peugeot 208, ahora nos hemos puesto al volante de la segunda entrega del Peugeot 2008; o lo que es lo mismo y con el permiso del excelente anuncio que realizó FIAT en la presentación de su 500X, lo que vendría a ser un 208 con extra de viagra.

Un segmento, el de los SUV urbanos, que sigue estando en la picota y que seguirá creciendo desmesuradamente. Como muestra, la renovación no solo del Peugeot 2008, sino previamente del Renault Captur o del Nissan Juke, a la que sumarán durante este 2020 un sinfín de novedades entre las que destaca Ford Puma.

Este Peugeot 2008 saca músculo

Peugeot quiere recuperar el cetro del segmento B-SUV a base de fuerza bruta… visual. Si la primera variable de compra del cliente español se centra en la estética del modelo, hay que reconocer que este Peugeot 2008 tiene mucho camino ganado.

Sigue las líneas maestras que definen al actual 208, pero aportando un par de sesiones extra de gimnasio. Sus formas destacan independientemente del ángulo por el que le miremos, más aún en el acabado más alto de la gama, el GT que ilustra estas líneas (también llama la atención el GT Line).

Aunque la zaga adopta varios patrones estéticos de los SUV actuales de la firma del león, como el 3008 o el 5008, lo cierto es que el elemento más destacado es el frontal. La parrilla de grandes dimensiones con un tramado cromado (exclusivo de los GT Line y GT) se ve rodeada de unos grupos ópticos cuadrados que incorporan la ya característica luz diurna en forma de colmillo de morsa. Capó abultado y un paragolpes voluminoso completan dicha zona.

La vista lateral, por su parte, hace gala de cierto toque deportivo, gracias en parte a la doble tonalidad del conjunto, con un techo en negro que da la sensación de flotabilidad y una línea de cintura alta que se remarca con las típicas protecciones de plástico negras situadas en la parte inferior.

Todo ello, por cierto, envuelto en un conjunto que no desmerece en lo que a tamaño se refiere y coloca a este Peugeot 2008 a la cabeza del resto de todocaminos urbanos. Y es que con 14 cm más de longitud, pasa a medir 4,30 metros de largo, cota que le acerca más al segmento de los C-SUV (un SEAT Ateca mide 4,36 metros) que al de los urbanos. Para completarlo, una anchura de 1,77 metros y una altura de 1,54 metros.

Con i-cockpit 3D

De puertas para dentro, lo más interesante es sin duda la mejora en confort y habitabilidad. Con 2,60 metros de distancia entre ejes, la zona trasera es perfectamente apta para adultos de 1,80 metros de alto, mientras que el maletero ahora cubica 434 litros. Cifra que le sitúa como uno de los más capaces de su categoría y que logra gracias a los 29 litros que se incluyen en un doble fondo. Zona que se torna especialmente útil en la versión eléctrica e-2008 pues será perfecta para guardar los cables de carga.

Por lo demás, el puesto de conducción de este Peugeot 2008 poco o nada tiene de novedoso… si ya estás familiarizado con el 208. Si no, además de irte ahora mismo a leer la prueba del utilitario, hay que destacar el uso del nuevo Peugeot i-Cockpit 3D. En él, además de mantener esa configuración de volante pequeño (achatado por las dos partes en este caso), pantalla central táctil con los menos botones posibles y cuadro de instrumentos digital en posición elevada, la gran novedad es que este último incorpora gráficos en 3D.

Según la marca, el uso de esta tecnología aumenta la capacidad de reacción del conductor, al tiempo que resulta extremadamente visual. Ahora bien, corroboramos lo dicho con anterioridad en su funcionamiento y quizá la transición entre menús resulta algo lenta.

Por lo demás, la calidad  percibida ha dado varios saltos, con materiales blandos y de tacto muy noble tanto en el salpicadero como en los paneles de las puertas. Los asientos, de corte deportivo en esta versión GT, ofrecen un perfecto compromiso entre deportividad y confort, sujetando a la perfección cualquier contorno que se acomode en ellos.

Lo conducimos

Durante la toma de contacto realizada tanto por las afueras de Marsella como por Vigo, pues este Peugeot 2008 se fabrica de la planta de PSA en Vigo para exportarse a más de 90 países, las sensaciones al volante no pudieron ser más gratificantes. Quizá no es el más dinámico pero sí ofrece un perfecto equilibrio entre confort y estabilidad que sorprenderá a todos los que se pongan a su volante.

Comparado con su predecesor parece un auténtico bólido de carreras, pues la plataforma CMP sobre la que se sostiene le confiere un rodar muy aplomado y una pisada más contundente que antes. La dirección es bastante comunicativa, sobre todo en el modo Sport que nos brindan las versiones más deportivas, mientras que la suspensión ofrece un tarado perfecto, sin durezas excesivas ni demasiados balanceos en zonas reviradas.

El gran aliado de este chasis es, sin duda, una gama mecánica que combina prestaciones con ahorro y suavidad. Dado que la mayor parte de la conducción la realizamos con los motores más potentes, los PureTech de 130 y 155 CV, así como el BlueHDI de 130 CV, todos asociados a la caja automática EAT8 de ocho relaciones, esperaremos a tener el vehículo para poder probar las versiones gasolina y diésel de 100 CV. No obstante, por lo comprobado, el perfecto maridaje se lo lleva cualquiera de las versiones de 130 CV. En gasolina por sus prestaciones y en diésel, por su consumo, cifrado en 4,8 l/100 km. Una auténtica pasada.

Quienes busquen algo más de picante, han de poner sus miras en el 155 CV que animaba la versión GT que condujimos durante más tiempo. Por sonoridad, respuesta y empuje, hará las delicias de quienes busquen un todocamino urbano con mucha garra.

También el eléctrico

Ahora bien, la gran baza de esta nueva generación del 2008 es, sin lugar a dudas, la posibilidad de elegir una versión 100% eléctrica bautizada como e-2008 que, eso sí, llegará al mercado en primavera. En este caso, de nuevo, si estás familiarizado con el 208, puedes dejar de leer; pero si no, he de decirte que monta el mismo conjunto mecánico que su hermano pequeño.

El motor es un eléctrico síncrono de imanes permanentes que entrega 136 CV y 260 Nm (aunque ofrece picos hasta de 300 Nm) el cual se alimenta de una batería de iones de litio de 50 kWh de capacidad situada en el fondo plano (por eso el maletero no ve afectada su capacidad). Con la carga a tope, la autonomía total oscilará entre los 320 y los 350 km, una vez que Peugeot homologue por completo sus especificaciones ya que las unidades que condujimos eran aún pre-serie. Quizá por ello, el consumo medio de los 50 km recorridos no bajó de los 26 kWh/100 km, un valor muy alto que no daría para más de 200 kilómetros.

En cuanto a los tiempos de carga, Peugeot habla de entre 17 horas si se conecta a una toma doméstica o solo 30 minutos para obtener el 80% enchufándola a una toma rápida de 50 kW. En caso de disponer de un Wallbox, los tiempos oscilarán entre las 5 y las 7,5 horas en función de la potencia.

En marcha, apenas notamos diferencias respecto al modelo de combustión, más allá de sentir que el eje trasero es algo más rudo, quizá por emplear un eje rígido en lugar del multibrazo. Situación que quizá se deba para mitigar los 280 kilos de sobrepeso que luce en la báscula frente a un Peugeot 2008 PureTech 130 CV.

Dinámicamente tampoco hay variaciones pero sí se percibe un empuje más directo al pisar el acelerador, sobre todo en el programa Sport el único en el que tendremos a nuestra disposición los 136 CV de los que hace gala. En caso de circular en modo Normal, haremos uso de unos 107 CV (80 kW) mientras que si activamos el modo ECO la potencia bajará a los 80 CV (60 kW).

Sea como fuere, la apuesta para liderar el segmento B de Peugeot es fuerte, primero con el 208 y ahora con este 2008 que ya está disponible en los concesionarios a elegir entre los niveles de acabado Active, Allure, GT Line y GT por un precio que parte, sin descuentos, de los 21.150 € para los gasolina, los 22.850 € para los diésel y 36.050 € para el eléctrico.

Tecno&Motor

Tecno&Motor

MV Agusta Superveloce 800: una “clásica” deportiva

Manel Hospido

Presentada en 2018 como ejercicio de estilo y después como “Serie Oro”, ha sido durante el pasado Eicma 2019 cuando veíamos por primera vez la versión estándar de la MV Agusta Superveloce. Una auténtica deportiva de 148 caballos de potencia disfrazada de nostalgia. leer

Tecno&Motor

Conducimos el Peugeot 2008: el rey león

Karam El Shenawy

Si el 208 se alzó como uno de los lanzamientos del año, este Peugeot 2008 corrobora la apuesta de la firma francesa por volver a liderar el segmento B. Nosotros lo hemos conducido… incluyendo el eléctrico. leer

Tecno&Motor

Bolt Motor Company, La Joya 30 LT

Manel Hospido

Esta transformación de una BMW R100RT de 1982, es un ejemplo más del saber hacer de Bolt Motor Company. Un taller valenciano donde excelencia mecánica y buen gusto siempre van de la mano. leer

Todo esto
y mucho más
en Tecno&Motor
+