El Hedonista El original y único desde 2011

“Todos los que parecen estúpidos, lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen.”. Francisco de Quevedo

Menu abrir sidebar

Tecno&Motor

Paraíso naturalDescubriendo Galicia y las Islas Cíes con el Peugeot 5008

El nuevo integrante SUV de Peugeot, el 5008, nos lleva hasta un lugar paradisiaco y poco conocido por los propios españoles: las Islas Cíes. Un paraje natural que te dejará con la boca abierta… casi tanto como la excelente dinámica y tecnología del 5008.

Los destinos paradisíacos multiplican su población durante los periodos estivales. Atraídos por el relax, las aguas cristalinas y las playas de arena fina, cientos de miles de turistas se embarcan en vuelos interminables rumbo a paraísos isleños como Mauricio, Santo Domingo, Punta Cana, Maldivas, Seychelles… e incluso Hawaii o Fiji –para los más pudientes-.

Sin embargo, muchos desconocen que a 14,5 kilómetros de la Ría de Vigo se esconde un paraíso natural, declarado Parque Natural que entraña un aura especial y lleno de naturaleza. En efecto, nos referimos a las Islas Cíes. Un pequeño archipiélago formado por tres islas: Monteagudo o Illa Norte, la isla Do Faro o Illa do Medio y la de San Martiño o Illa Sur, siendo uno de los lugares más hermosos de nuestra geografía. No en vano, según el medio inglés The Guardian, la playa de Rodas –aquella que conecta las dos primeras islas-, fue catalogada como la mejor playa del mundo.

Sin embargo, en este relato, el protagonista es otra playa, la única que se enmarca dentro la isla San Martiño y que adopta el mismo nombre. Costa a la que únicamente se puede llegar en embarcación privada, previa autorización a la Xunta de Galicia. Y es que de las tres, San Martiño es una reserva protegida completamente virgen. Un servidor tuvo la fortuna no solo de conocerla, sino de charlar con el dueño de la casa que allí habita, Paco, quien nos abrió las puertas de su casa para ofrecernos los manjares de la tierra… o mejor dicho del mar.

León marino

Una experiencia única organizada por Peugeot con motivo del lanzamiento de su último modelo, el 5008. Un vehículo que pudimos probar en profundidad el día anterior, desplazándonos hasta a innumerables rincones de la costa atlántica viguesa, como el Monte de Santa Tecla, desde donde se observa la desembocadura del río Miño, el Océano Atlántico y los montes de Portugal y Galicia. Un lugar mágico, envuelto por el misticismo de las Meigas y por la historia del Castro de Santa Trega, donde se descubrieron petroglifos con más de 2.000 años de anitigüedad.

En nuestro caso, la unidad elegida correspondía con el motor 1.6 THP de 165 CV asociado al cambio automático con convertidor de par EAT6 de seis relaciones. Una combinación silenciosa, agradable, con un empuje y una fuerza excepcionales que nos permitirá transportar hasta siete ocupantes sin ningún tipo de problema. Sí, porque pese a haber cambiado de traje, el 5008 ahora luce un atuendo más SUV, mantiene su modularidad interior propia de un monovolumen, determinada por una segunda fila con tres asientos individuales a los que se añaden dos butacas finales para albergar hasta siete pasajeros. Plazas, estas últimas, que además son totalmente extraíbles, permitiéndonos aprovechar al máximo la capacidad del maletero, que con 780 litros es el más capaz de su segmento.

Rompe con lo tradicional

La salida rumbo a las Cíes se realizó desde el puerto de Baiona, lugar al que arribó la Carabela Pinta, con la noticia del Descubrimiento de América, situado a los pies del Parador, ubicado justo en la cima de la fortaleza, desde donde se observa tanto la ciudad como, al fondo –en un día soleado- las Islas Cíes. Un rincón con historia y tradición que contrasta con la modernidad de la que hace gala el nuevo Peugeot 5008. Y es que más allá de la apariencia todoterrenera, destaca sobre todo el salpicadero. Una zona minimalista en la que Peugeot ha cuidado hasta el último detalle para brindar a los ocupantes una zona de relax y tecnología. Denominado i-Cockpit, representa una evolución del puesto de conducción presentado en el 2008 y caracterizado por un volante de pequeñas dimensiones, un cuadro de instrumentos elevado y una pantalla central de 8 pulgadas. Todo ello aderezado con elementos prácticos los comandos al estilo teclas de piano, el Head-up Display a color o el cuadro de instrumentos digital.

En definitiva, una experiencia única llevada a cabo por Peugeot en una clara muestra de que su nuevo 5008 te puede transportar hasta donde quieras… sin necesidad de tener que salir de tu país.

Tecno&Motor

Tecno&Motor

Probamos el Volkswagen Passat Variant GTE: conciencia familiar

Karam El Shenawy

¿Puede un híbrido ser capaz de circular como un eléctrico puro y, al mismo, tiempo emocionarte como un deportivo? La respuesta es sí. Nosotros lo hemos comprobado exprimiendo al máximo al Volkswagen Passat Variant GTE, el híbrido enchufable de la marca alemana que pasa de ser el Dr. Jekyll a Mr. Hyde con sólo pulsar un botón. leer

Tecno&Motor

Harley Davidson Softail, gama 2018

Manel Hospido

El gigante americano no es muy dado a realizar grandes cambios en su catálogo, pero las ventas mandan y por ello se han puesto manos a la obra, empezando con sus motos custom de gran cilindrada, las Harley Davidson Softail. leer

Tecno&Motor

Probamos el Volvo V90: regreso a lo grande

Karam El Shenawy

Tras casi haber ‘desaparecido’ del segmento de las berlinas de representación familiares, Volvo vuelve a la carga con este V90 un producto atractivo, confortable y que se supera tanto en calidad como en tecnología y seguridad. leer

Tecno&Motor

Probamos el Porsche 911 Carrera 4S: ‘turbo era’

Karam El Shenawy

Porsche rompe con el tradicionalismo dotando al clásico 911 Carrera de un motor turboalimentado. Pero la renovada versión de acceso a la familia Nueveonce esconde un sinfín de secretos que nosotros hemos descubierto en esta prueba. Si quieres saber cuáles son… sigue leyendo. leer

Tecno&Motor

Probamos el Toyota GT86: pura diversión

Karam El Shenawy

En plena era digital, Toyota nos propone un producto como los de ‘antaño’. El GT86 tiene todo lo que se demanda en un deportivo: diseño, sencillez y un conjunto motor-chasis que consigue una cosa: que nos divirtamos al volante… Y todo ello por un precio de derribo. Nosotros lo hemos probado y nos ha dado mucha pena tener que devolverlo. leer

Todo esto
y mucho más
en Tecno&Motor
+