El Hedonista El original y único desde 2011

“Todos los que parecen estúpidos, lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen.”. Francisco de Quevedo

Menu abrir sidebar

Tecno&Motor

La Hesketh Sonnet es un Café Racer con un motor de 2.100 ccHesketh Sonnet, “Made in England”

La Hesketh Sonnet combina el británico estilo Café Racer con un inmenso bicilíndrico americano fabricado por S&S.

En su primera etapa, Hesketh solo logró fabricar 139 unidades de su V1000 antes de cerrar en 1984. En 2014, la marca vuelve a la fabricación de motos, presentando un nuevo modelo al que seguirá en julio de 2017 la moto que hoy nos ocupa, la Sonnet.

Presentada durante la última edición del Tourist Trophy de la Isla de Man, la Sonnet es el segundo modelo creado por Hesketh Motorcycles Limited, una marca británica reflotada hace un par de años y que volvió a la vida con el modelo 24, un guiño al coche en el que el Barón Hesketh subió al díscolo James Hunt en los años 70 y con el que consiguió la última victoria para un equipo privado de Fórmula 1. Volviendo a la Sonnet, si a la 24 se la puede considerar una Muscle Bike, la Sonnet es sin duda un auténtico Café Racer, una moto que, a pesar de sus 235 Kg en seco, emana deportividad por los cuatro costados, con el aspecto de moto de carreras artesanal que tanto éxito tuvo en los sesenta entre los jóvenes ingleses y que hoy en día ha vuelto a ponerse de moda, como vemos en esta Hesketh.

Para empezar, la Sonnet es una moto de corte clásico, que mantiene un chasis similar al de su hermana: un doble cuna hecho en acero al cromo molibdeno. Sin embargo, en este modelo, cambia el proveedor de la amortiguación, pasando de la firma sueca Öhlins a la británica K-Tech, montando en su parte trasera dos amortiguadores modelo Bullit, que prescinden de los muelles externos y que van cargados de nitrógeno; y confiando para el tren delantero en una horquilla invertida, totalmente regulable, sujeta por una impresionante tija de aluminio con tres puntos de anclaje en su parte inferior. También cambia el suministrador de los frenos, ahora son unas efectivas pinzas radiales monobloque de Brembo delante y una pinza axial Nissin detrás las encargadas de detener sus ligerísimas llantas Dymag de 17 pulgadas, elaboradas en fibra de carbono y calzadas con neumáticos Pirelli Diablo Rosso II, de medidas 120/70 y 190/55.

En cuanto a la estética de esta moto inglesa, destaca el exquisito trabajo que se ha realizado en su carrocería, sobre todo en el conjunto depósito/colín, que están fabricados artesanalmente en aluminio y que lucen un impactante acabado en metal pulido con numerosos remaches dando al conjunto una preciosa estética de deportiva de antes. Además, para acentuar su estilo retro, el depósito de gasolina se sujeta mediante una tira de cuero con cierre metálico con dos tapones tipo Monza a ambos lados. Aprovechando el mismo tipo de cuero se ha confeccionado su elegante asiento monoplaza, una auténtica obra de arte.

Junto a lo anterior, como no podía ser de otra manera en un Café Racer, además de llevar el clásico “cupolino”, tras el que se esconde una escueta instrumentación formada por un velocímetro analógico con una pequeña pantalla; se montan un par de semi-manillares, firmados por la alemana Magura, la misma marca que se encarga de proporcionar las exquisitas manetas de freno y embrague, ambas de accionamiento radial, y los mandos retrasados de los pies.

Pero la Hesketh Sonnet no es solo imagen, y para que su comportamiento en la carretera esté a la altura, se ha instalado un motor proveniente del fabricante número uno de bicilíndricos americanos, S&S. Más concretamente, un modelo X-Wedge refrigerado por aire, que cubica unos intimidantes de 2.100 cc. ¿Sus prestaciones?: 145 cv de potencia a tan solo 6.000 vueltas, con un par similar al de un tractor de 210 Nm a 3.000 rpm, una auténtica animalada que expulsa sus gases a través de un sistema de escape 2-1-2, con una salida por cada lado de la moto, hecho en acero inoxidable y con un acabado de aspecto muy artesanal en sus silenciosos, en los que se ven las distintas secciones de tubo usadas en su fabricación con sus soldaduras. Por último, para sacarle el máximo partido a tan magno propulsor, se monta una caja de cambios de seis velocidades de la californiana Rivera Primo, responsable también de su eficiente sistema de embrague con accionamiento hidráulico, y de la primaria, modelo Brute Extreme.

En cuanto al precio de este exclusivo Café Racer, estará en torno a las 25.000 libras y se pondrá a la venta en el verano del 2017, siendo el número de unidades a fabricar un misterio: intuimos que pocas, si atendemos a las 24 unidades que se están fabricando del modelo anterior (Hesketh 24). Así que si te gusta esta deportiva urbana “Made in England” no esperes demasiado.

Tecno&Motor

Tecno&Motor

Probamos el Volkswagen Passat Variant GTE: conciencia familiar

Karam El Shenawy

¿Puede un híbrido ser capaz de circular como un eléctrico puro y, al mismo, tiempo emocionarte como un deportivo? La respuesta es sí. Nosotros lo hemos comprobado exprimiendo al máximo al Volkswagen Passat Variant GTE, el híbrido enchufable de la marca alemana que pasa de ser el Dr. Jekyll a Mr. Hyde con sólo pulsar un botón. leer

Tecno&Motor

Harley Davidson Softail, gama 2018

Manel Hospido

El gigante americano no es muy dado a realizar grandes cambios en su catálogo, pero las ventas mandan y por ello se han puesto manos a la obra, empezando con sus motos custom de gran cilindrada, las Harley Davidson Softail. leer

Tecno&Motor

Probamos el Volvo V90: regreso a lo grande

Karam El Shenawy

Tras casi haber ‘desaparecido’ del segmento de las berlinas de representación familiares, Volvo vuelve a la carga con este V90 un producto atractivo, confortable y que se supera tanto en calidad como en tecnología y seguridad. leer

Tecno&Motor

Probamos el Porsche 911 Carrera 4S: ‘turbo era’

Karam El Shenawy

Porsche rompe con el tradicionalismo dotando al clásico 911 Carrera de un motor turboalimentado. Pero la renovada versión de acceso a la familia Nueveonce esconde un sinfín de secretos que nosotros hemos descubierto en esta prueba. Si quieres saber cuáles son… sigue leyendo. leer

Tecno&Motor

Probamos el Toyota GT86: pura diversión

Karam El Shenawy

En plena era digital, Toyota nos propone un producto como los de ‘antaño’. El GT86 tiene todo lo que se demanda en un deportivo: diseño, sencillez y un conjunto motor-chasis que consigue una cosa: que nos divirtamos al volante… Y todo ello por un precio de derribo. Nosotros lo hemos probado y nos ha dado mucha pena tener que devolverlo. leer

Todo esto
y mucho más
en Tecno&Motor
+