El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Tecno&Motor

Un tributo a las motos que luchaban contra el cronómetro sobre la sal en las pruebas de BonnevilleIndian Black Bullet Scout, sal y velocidad

Su chasis rígido y su carrocería totalmente artesanales que no van a dejar a nadie indiferente.

Alrededor del motor de una Indian Scout, se ha fabricado un chasis rígido y una carrocería totalmente artesanales que no van a dejar a nadie indiferente. Este “Boardtraker” del siglo XXI está creado por el fabricante de “Hot Rods” Jeb Scolman. Se trata de un tributo a las motos que luchaban contra el cronómetro sobre la sal en las pruebas de Bonneville allá por los cincuenta.

La Black Bullet ha sido presentada al gran público durante la 75 edición de la madre de todas las concentraciones de motos de los Estados Unidos: Sturgis. Un evento que nació de una pequeña reunión de propietarios de motocicletas Indian a la sombra de las Black Hills, las montañas sagradas de los Lakota, y que en esta última edición, celebrada a principios de agosto, ha reunido cerca de medio millón de motoristas de todas partes del mundo.

Para la realización de esta moto, los responsables de Indian decidieron dar carta blanca al señor Scolman. Puede parecer un exceso de confianza, pero tiene su explicación por el increíble trabajo que en 2014 realizó con “The Spirit of Munro”, una moto que sirvió para presentar al mundo el motor que llevaría la nueva generación de Indian, el Thunder Stroke 111. Desde entonces, la decana de las marcas americanas ha hecho un gran esfuerzo para recuperar el tiempo perdido, presentando distintos modelos con esa plataforma motriz y lanzando, hace unos meses, una nueva moto de entrada, la Scout, que lleva un nuevo motor refrigerado por agua de 1.133cc, entrega una potencia de 100 caballos y un par de 98Nm a unas 5.900 vueltas. Este mismo propulsor, sin apenas cambios, ha sido el elegido para la Black Bullet Scout.

Todo en esta moto ha sido pensando para conseguir la menor resistencia al viento y arañar el máximo tiempo al cronómetro. Su impactante carenado, consistente en una sobredimensionada cúpula con forma de bala, le da el nombre y parte de la personalidad. En consonancia con esta, se ha fabricado la tapa del radiador del agua y su largo depósito de gasolina, sobre el que se apoyará el piloto mientras se agarra a los semi-manillares, situados muy abajo, y coloca sus pies en unas retrasadísimas estriberas, montadas directamente sobre el eje de la rueda trasera, todo para conseguir una línea lo más aerodinámica posible. En cuanto al elegante conjunto asiento/colín, también va montado muy atrás y pegado al neumático gracias su chasis rígido, un doble cuna fabricado con tubos de sección circular de acero, largo y muy bajito que soporta todo el conjunto.

Para finalizar, debemos destacar algunos detalles y rarezas propias de una moto destinada al Bonneville Salt Flats, como son el sistema de escape, que monta solo unos bonitos y cortos colectores, sin silenciosos… para que ponerlos; su único freno, situado en la rueda trasera, más que suficiente para una prueba de aceleración en la que no hay obstáculos o por lo menos eso se espera; y por último, el necesario amortiguador de dirección, sin el cual podrían aparecer las temidas vibraciones en el tren delantero. En resumen, una auténtica joya hecha con mucho mimo, destinada a mantener viva la tradición de la marca del Jefe en el desierto de Utah.

Tecno&Motor

Tecno&Motor

Probamos el Jaguar F-PACE: agilidad felina

Karam El Shenawy

Dicen que para todo hay una primera vez. Pues bien, el F-PACE no solo ha supuesto la primera incursión de Jaguar en el mundo de los todoterrenos, sino que además se atreve a hacerlo con un motor de gasolina pequeño, potente y con un gran carácter deportivo. Aquí tienes la prueba completa. leer

Tecno&Motor

Probamos el BMW Serie 6 GT: perfecta bipolaridad

Karam El Shenawy

Es uno de los modelos más sorprendentes de la actualidad. En 5,09 metros es capaz de aglutinar todo el lujo de una berlina de representación, con el tacto deportivo de un cupé. En las siguientes líneas ponemos a prueba el nuevo BMW Serie 6 GT en su versión 640i impulsada por un bloque de gasolina de 340 CV. ¿El resultado? Lo sabrás al seguir leyendo. leer

Todo esto
y mucho más
en Tecno&Motor
+