El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Tecno&Motor

Analizamos los mejores coches de James BondMi nombre es Martin… Aston Martin

Más allá de los Vodka-Martini, de Q, de M, de Moneypenny y de Su Majestad, Bond, James Bond, es una apasionado de los coches. Aquí te traemos una lista de los mejores.

La 24ª película de la saga del agente secreto más famoso de la historia ya está entre nosotros y para rendirle nuestro especial homenaje aquí te dejamos una lista de los vehículos más emblemáticos que ha conducido 007 a lo largo de sus 53 años de vida.

Hablar de Bond, de James Bond, no sólo es hacerlo de uno de los agentes secretos (ficticios) más intrépidos de la historia, o del héroe del Imperio Británico, sino que también es hacerlo de la elegancia personificada, de la seducción en su máxima expresión y… de un amante de los buenos coches. Parafraseando a Quevedo, Bond, James Bond “es un hombre pegado a un Aston Martin”.

Sí, porque todos sabemos del amor que 007 profesa por la marca británica pero… ¿y si te dijéramos que Ian Fleming, su ‘padre’ y creador, se imaginó a Bond subido al volante de un Bentley? Te suena raro, ¿verdad? Y es que no sería hasta el séptimo libro, Goldfinger, cuando James se pusiera a los mandos de un modelo de su marca fetiche: el DB Mark III.

Independientes

En cambio, si nos centramos en las películas la historia cambia por completo. Como sabréis, el mundo del cine no ha seguido la cronología de Fleming sino que ha ido sacando títulos de forma completamente aleatoria. Gracias a ello, el público tardó menos en ver a Bond subido a los mandos de un Aston Martin y, aunque sí se respetó el título, Goldfinger fue la tercera película de la saga un cambio insignificante que vino acompañado de otro que cambaría el devenir de toda la saga pues 007 aparcó el DB Mark III que comentábamos con anterioridad por un DB5, el vehículo que, a la postre, acabaría convirtiéndose en el coche de sus amores.

Un romance que debemos agradecer a dos personas: los productores Albert “Cubby” Broccoli y Harry Saltzman, quienes, durante la adaptación de Goldfinger a la gran pantalla, decidieron emplear el DB5 sólo porque era el modelo más actual de la marca. ¡Gracias señores! Porque Bond no sería Bond sin su DB5, ni el DB5 sería lo que es sin Bond. 

Desde entonces, el agente ‘Doble 0’ nos ha hecho disfrutar, emocionarnos y reír en multitud de modelos. Aquí te dejamos una breve selección de los que, para nosotros, han sido los más representativos. Aquí te traemos una lista “agitada, pero no revuelta”.

Aston Martin DB5: Tanto Pierce Brosnan como Daniel Craig han tenido el privilegio de ser dos de los tres actores que han podido conducir esta joya fabricada por Aston Martin. Y pese al porte de ambos actores, ninguno de los dos ha sabido ‘llevar’ al coupé inglés con la elegancia de Sean Connery. En 2010, la misma unidad que se pudo tanto en Goldfinger como en Thunderball fue subastada, con gadgets incluidos, por 3,6 millones de euros.

Lotus Espirit S1: Aunque la marca inglesa no sea demasiado conocida por su escasez de modelos, lo cierto es que en 1977, gracias a su aparición en La Espía que me amó, su popularidad subió como la espuma. El causante, el Lotus Espirit S1, un vehículo que habría pasado desapercibido sino hubiera sido porque en dicho largometraje, el agente secreto al servicio de Su Majestad se metía, literalmente, dentro del agua con él para protagonizar una de las secuencias más extravagantes de toda la saga: emerger del agua por una playa y seguir circulando por la carretera como si nada hubiera pasado. En 1981, Lotus volvió a ser la marca que movilizó a 007 en Sólo para sus ojos, aunque esta vez con una evolución del Espirit S1 que pasó a denominarse Turbo y que montaba un motor de 2.2 de 210 CV. Los fans de la saga recordarán a Rooger Moore (actor que también protagonizó la “salida acuática) circular por las carreteras nevadas de montaña a los mandos de un vehículo negro con los esquíes en el techo.

Aston Martin DBS: Ha heredado la importancia del DB5, al menos en lo que a número de apariciones se refiere. Sí, porque el DBS ha sido protagonista de cuatro películas, ya fuera en su versión clásica, protagonizando los largometrajes de Al Servicio de Su Majestad (1969) y Diamantes para la Eternidad (1971), como en su versión moderna, ya con Daniel Craig como 007 siendo el ‘coche oficial’ de Casino Royale (2006) y Quantum of Solace (2008), también protagonizada por Daniel Craig. Entre sus curiosidades está que, Adam Kirley, el especialista encargado de conducirlo en una de las persecuciones de Casino Royale, lograse batir un Record Guinness al dar hasta siete vueltas de campana

BMW Z8 y 750Li: De momento, la marca alemana ha sido la única que ha sabido hacerle la competencia a las británicas. Estuvo presente en tres películas gracias a la aparición de modelos como el Z3 pero sobre todo del Z8 y del 750Li. El primero es uno de los biplazas más exclusivos y deportivos que ha fabricado la firma bávara (con permiso del actual i8). Apareció en El mundo nunca es suficiente (1999) conducido por Pierce Brosnan. La pena es que no pudimos verlo demasiado ya que acabada partido en dos a causa de una sierra.

Por su parte, ya sabemos que la 7 es la Serie más lujosa de BMW, como te pudimos mostrar en la prueba del 730d xDrive pero lo que en su momento no nos pensábamos es que pudiéramos ver al mastodonte germano en El mañana nunca muere (1997) moverse con una agilidad pasmosa por el interior de un aparcamiento mientras Brosnan lo conducía… ¡desde el teléfono móvil!

Toyota 2000 GT: Se realizaron dos versiones en exclusiva de este descapotable para Sólo se vive dos veces (1967). La penúltima de las entregas con Sean Connery como James Bond contó con una versión especial del deportivo nipón, que hacía gala de un sistema de telecomunicaciones con el que la protagonista femenina, Akiko Wakabayashi, solicitaba ayuda siendo perseguida por los malos de la película.

Bentley Mark IV: Con anterioridad te hemos comentado como en las primeras novelas de Ian Fleming, el escritor retrató a Bond conduciendo un Bentley. Pues bien, dado que en ningún momento se hacía referencia al modelo, cuando decidieron adaptar la película Desde Rusia con amor (1963) se basaron en que Fleming había citado un vehículo del año 1933. Así es como los productores se inventaron el apelativo de Mark IV para hacer referencia al Benlety 3 ½.

Chevrolet Bel-Air Convertible: Éste es otro de los casos en los que el cine y las películas poco tienen que ver. Y decimos esto porque este modelo clásico fue el primer coche que James Bond (interpretado por Sean Connery) condujo en la gran pantalla. Fue en 1962 con el estreno de la primera película de la saga, Dr. No, un título que, en cambio, en las novelas se correspondía con el sexto volumen, justo antes de que Bond condujera el primer DB5 e inmediatamente después de que Fleming nos hubiera presentado al Bentley.

Aston Martin DB10: Que sea el último no quiere decir nada. Simplemente que el Aston Martin DB10 es el último modelo de Aston que conducirá, de momento, James Bond. Sí, porque el deportivo inglés, sucesor del DB9, será el gran protagonista, junto con Daniel Craig, de la película Spectre (2015). Se trata de un prototipo fabricado en exclusiva para la película, de hecho hay únicamente 10 unidades y ya sabemos que algunas no acabaron del todo bien, del que tendremos más impresiones al ver la película.

Estos son sólo unos pocos vehículos seleccionados pero en estos 53 años de historia y en las 24 películas que se han estrenado, el agente secreto no sólo ha podido conducir una gran variedad de vehículos (Citroën 2CV, Aston Martin Vanquish y Vantage, Land Rover Defender, Ford Mustang Match I, Rolls Royce Phantom…); sino que también ha tenido que bregar contra los super deportivos que sus archienemigos pilotaban y que, por vicisitudes del destino, ha querido que la mayoría fueran Jaguar, desde el XJ8 hasta el XKR pasando por el más espectacular de todos y que veremos precisamente en Spectre, el C-X75

Tecno&Motor

Tecno&Motor

Probamos el Porsche Panamera 4S Sport Turismo: aires de familia

Karam El Shenawy

Porsche consigue algo que hace décadas parecía quimérico, tener una berlina familiar. Basado en el Panamera, añade el apellido Sport Turismo para ofrecer una zaga redondeada, un maletero más capaz y una configuración interna para cinco ocupantes. Nosotros lo hemos probado en su versión 4S. leer

Tecno&Motor

Probamos el Alfa Romeo Stelvio: SUV de principio a fin

Karam El Shenawy

El SUV de Alfa Romeo, el Stelvio consigue lo que muy pocos rivales son capaces de lograr: enamorar en un tramo por curvas. El perfecto trabajo realizado a nivel de chasis combinado con un motor de gran potencia le convierten en el todocamino más emocional de cuantos existen en el mercado actualmente. leer

Tecno&Motor

Probamos el SEAT Leon CUPRA ST 300: diversión familiar

Karam El Shenawy

Quien piense que aunar deportividad con disfrute familiar es una quimera es porque aún no ha tenido la oportunidad de conducir el SEAT León CUPRA ST 300. Un auténtico bólido de competición pensado para el día a día y que nosotros hemos probado en profundidad. leer

Todo esto
y mucho más
en Tecno&Motor
+