El Hedonista El original y único desde 2011

“Para ser realmente grande, hay que estar con la gente, no por encima de ella.”. Montesquieu

Menu abrir sidebar

Tecno&Motor

520 CV de puro lujoProbamos el Audi S8: El señor de los anillos

Pocos modelos saben reunir, igual de bien que lo hace este Audi S8, todas las esencias del lujo, la seguridad, la eficiencia, el confort y la deportividad. Nosotros lo ponemos a prueba para deleite de todos nuestros sentidos.

Pocos modelos saben reunir, igual de bien que lo hace este Audi S8, todas las esencias del lujo, la seguridad, la eficiencia, el confort y la deportividad. Sí, muchos de estos conceptos son opuestos, pero si J.R.R.Tolkien fue capaz de crear “un anillo para gobernarlos a todos”, imaginaos lo que puede llegar a hacer nuestro protagonista, que va sobrado, pues en su frontal cuenta con hasta cuatro.

Estamos frente al Audi S8, o lo que es lo mismo, la versión más radical de la berlina de representación de la marca alemana que, sin embargo, pasa desapercibido para muchos. No sólo económicamente (sus 133.000 euros no son accesibles para todos los bolsillos), sino también estéticamente. Unas enormes llantas (de 20”) y el empleo de un mayor número de elementos cromados en su exterior, son sus únicos rasgos destacados… bueno, eso, y los emblemas S8 que hay colocados tanto en la parrilla delantera como en el portón trasero.

Pero lo realmente fascinante se esconde en su interior… en todo su interior. El habitáculo desprende ese halo de calidad y refinamiento que sólo consiguen modelos como el Mercedes Clase S, el Jaguar XJ, el Porsche Panamera, el Lexus LS o el BMW Serie 7. Sin embargo, si al realizar la prueba de este último, nos surgía una duda (si quieres saberla, lo mejor es que te leas el artículo), en este Audi S8 las cosas están más claras: sí o sí nos está llamando para que nos pongamos a su volante.

Y eso que su zona trasera está hecha para que viajes sin ningún tipo de problema de espacio, con tu sistema de climatización independiente y en unos asientos que parecen haber sido fabricados para tu cuerpo. Pero si eres de los que te gustan las emociones fuertes, lo mejor será que te bajes de tu palacio, te pongas el mono de competición y conectes el motor.

Sobrado
Una vez te hayas posicionado, tendrás entre tus manos una de esas obras de ingeniería que poco necesitan para salir volando. Puede que te sientas un poco sobrecogido ante a la multitud de botones y comandos que se aglutinan sobre la, excelentemente trabajada, consola central, pero lo cierto es que en menos de lo que tarda el motor en ponerse en marcha, ya te habrás hecho con las riendas.

Una vez has pulsado el botón de arranque, al interior se filtra uno de esos ‘brmmm’ de competición que tanto nos gustan a los amantes de los automóviles. La tentación te llevará incluso a pisar el acelerador un par de veces, en una acción un tanto macarra, sí, pero gratificante. Y es que resulta complicado no querer hacer sonar los 8 cilindros en V de ese descomunal motor de 4.0 litros capaz de entregar nada menos que 520 CV.

Ahora bien, de nuestra cabeza sale ese punto racional que nos dice ¿son necesarios tantos caballos? También es cierto que para mover los 2.065 kilos de peso se necesita un aporte extra de vitaminas, pero quizá este S8 esté un tanto dopado. Afortunadamente, la parte emocional de nuestro cerebro sale a la palestra negando inmediatamente toda duda sobre la potencia de este vehículo con la siguiente afirmación: si sabes exprimirlos a fondo… sí que son necesarios.

Afirmación que se corrobora a los pocos kilómetros de ir rodando con él cuando el mismo tramo de recta que, a veces, parece ser interminable al intentar adelantar con un coche ‘convencional’, con este S8 pasa a ser un visto y no visto. Pocos coches pueden presumir de pasar de 80 a 120 km/h en poco más de dos segundos, o lo que es lo mismo, un nivel de recuperación que nos evitará más de un susto… Una aceleración que, además, dejará nuestra espalda pegada al respaldo y nuestra cabeza apoyada al reposacabezas al tiempo que nuestros oídos se deleitarán con el sonido ronco de nuestro V8 biturbo.

Pegado al asfalto
La ruta sigue y las simbiosis con el vehículo cada vez es mayor. Poco a poco vamos cambiando el comportamiento del mismo gracias al sistema elección de conducción Audi Drive Select. Elegimos la opción más deportiva, Dymanic, donde todos los parámetros del coche (dirección, gestión del cambio, del motor, dureza de la suspensión) cambian para ofrecer una respuesta extremadamente deportiva. Es en este momento donde la concentración ha de ser mayor y donde más a fondo podremos exprimir todo su potencial.

En este sentido, la tracción total Quattro que incorpora de serie, nos da un plus de confianza pues aunque en aceleraciones bruscas notemos cómo se levanta el morro, lo cierto es que los 5,15 metros de coche y las más de 2 toneladas de peso están pegados al suelo… y no sólo en recta. En zonas viradas se comporta como un deportivo más. Aquí de nuevo juega un papel importantísimo la tracción total, que permite al S8 entrar en curva de forma rápida y plana, sin notar deslizamiento de ninguno de sus dos ejes. Si hay que ponerle alguna pega, quizá la dirección transmita algo menos de información de la que nos gustaría.

¿Y del consumo? Mejor ni lo nombramos, porque en este tipo de condiciones, podremos estar marcando un gasto medio cercano a los 18 l/100 km, una cifra descomunal que hará que gastemos los 82 litros de combustible en poco más de 400 kilómetros. Ahora bien, si lo que buscas es un coche eficiente… ¡este S8 también lo es! Una de las principales virtudes de este mastodonte es que su motor V8 cuenta con el sistema de desconexión de cilindros CoD (Cylinder on Demand), que apaga cuatro de los ocho cilindros cuando no se requiere un régimen de potencia excesivo, como por ejemplo al circular a velocidad constante por autovía, para reducir el consumo hasta tal punto que, en dicha circunstancia, podremos alcanzar valores e 8,5 l/100 km.

Un sistema que no tiene sobrecargo alguno sobre los ya de por sí desmesurados 133.000 euros que cuesta de serie a los que, como ocurría en nuestra unidad, se pueden añadir otros 43.000 euros en extras casi sin pestañear si decidimos montar elementos como la pintura Audi Exclusive (4.000 euros), los frenos carbocerámicos (10.880 euros) que si bien permiten frenar al vehículo en menos de 30 metros, están más pensados para circuito; el revestimiento del techo en Alcantara (5.670 euros); el sistema de sonido Bang&Olufsen Advanced (7.000 euros) o los diferentes asistentes de ayuda a la conducción (4.445 euros), entre otros.

Tecno&Motor

Tecno&Motor

Probamos el Toyota Yaris Hybrid: la ciudad, a sus pies

Karam El Shenawy

En un momento especialmente tenso en lo que a contaminación urbana se refiere, da gusto poder conducir un coche limpio que, además, no tenga que depender de enchufes y nos permita incluso divertirnos cuando salimos de la metrópolis. ¿Quién ha conseguido tal combinación? Toyota con este mejorado Yaris Hybrid que te traemos en esta prueba. leer

Tecno&Motor

Aprilia RSV4 RF, el “coco” de la pista

Manel Hospido

Heredera de las motos ganadoras del Mundial de Superbikes a manos de Max Biaggi y Silvain Guintoli, la nueva Aprilia RSV4 RF se ha adaptado a la nueva norma anti-contaminante Euro-4 sin perder un ápice de efectividad. leer

Tecno&Motor

Conducimos el Porsche Panamera Sport Turismo: nuevos horizontes

Karam El Shenawy

Porsche consigue algo que hace décadas parecía quimérico, tener una berlina familiar. Basado en el Panamera, añade el apellido Sport Turismo para ofrecer una zaga redondeada, un maletero más capaz y una configuración interna para cinco ocupantes. Nosotros nos hemos ido hasta Portugal para probarlo. leer

Tecno&Motor

Probamos el Audi R8 Spyder: a las puertas del Nirvana

Karam El Shenawy

¿Puede haber algo más exclusivo que un superdeportivo de 540 CV, con motor atmosférico y un aullido que hubiera puesto los pelos de punta hasta el mismísimo Félix Rodríguez de la fuente? La respuesta es un rotundo sí, tal y como demuestra el Audi R8 Spyder que probamos en profundidad en las siguientes líneas. leer

Todo esto
y mucho más
en Tecno&Motor
+