El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Tecno&Motor

En su versión de 340 CVProbamos el BMW Serie 6 GT: perfecta bipolaridad

Es uno de los modelos más sorprendentes de la actualidad. En 5,09 metros es capaz de aglutinar todo el lujo de una berlina de representación, con el tacto deportivo de un cupé. En las siguientes líneas ponemos a prueba el nuevo BMW Serie 6 GT en su versión 640i impulsada por un bloque de gasolina de 340 CV. ¿El resultado? Lo sabrás al seguir leyendo.

Hay que tener mucha destreza para saber combinar dos conceptos que, a priori, pueden resultar opuestos. Lujo y deportividad no suelen ir de la mano, a no ser que seas una marca alemana y te llames BMW. Porque la firma bávara ha acabado por convertirse en toda una experta en lo que a fusión de conceptos se refiere.

La prueba clara es el amplio listado de modelos con numeración par que se sacaron de la chistera hace varios años cuando presentaron el primer X6. A él, le sucedieron el X4, el Serie 4 Gran Coupé, el Serie 6 Gran Coupé y el X2, recién estrenado. Sin embargo, la saga Gran Turismo (GT) es la que se lleva la palma. Una familia que comenzó con el sorprendente Serie 5 GT y que ahora se redondea con el Serie 6 GT que probamos en elhedonista.

Un modelo que se coloca justo entre medias de las Serie 5 y la Serie 7, satisfaciendo así los gustos de los clientes más inclasificables de BMW. Sí, porque el conductor que busca el Serie 6 GT no solo ama el lujo y la exclusividad, sino que también le gusta ser observado. Hecho, este último, que conseguirá incluso cuando el vehículo se encuentre totalmente parado.

Fino estilista

Porque los diseñadores alemanes han cogido los trazos de su predecesor y los han mejorado, dando lugar a una berlina de representación con tintes deportivos, como ninguna otra en el mercado. Respecto al Serie 5 GT, crece nada menos que 8,5 centímetros a lo largo, por lo que sus actuales 5,09 metros le sitúan a la par que el Serie 7, dando buena muestra de lo lujoso que puede llegar a ser.

Sin embargo, los dibujantes bávaros también han querido jugar con el concepto de deportividad, para lo cual no solo han rebajado la altura del conjunto en 2,1 centímetros, hasta los 1,53 metros, sino que la zona trasera, punto neurálgico de todas las miradas, se ha reducido en 6,5 centímetros. Zona en la que, además, se ha recortado el voladizo para integrarlo de forma más armónica en el conjunto. Porque seamos claros, el Serie 5 GT sorprendió por su diseño, sí, pero la zaga quizá era demasiado exagerada, todo lo contrario que en este Serie 6 GT.

Unas ventanillas sin marco o un pequeño alerón posterior escamoteable situado sobre el portón y desplegable a partir de 120 km/h para generar más carga aerodinámica, son algunos de los detalles adicionales que denotan su carácter Racing. Por su parte, aunque no se vea, el empleo de nuevos materiales, sobre todo aceros de alta resistencia, han conseguido que este coche, haya reducido el peso en unos 160 kilos en relación al anterior Serie 5 GT.

Comodidad absoluta

Eso por fuera. Pero una vez accedemos al interior, lo primero que observamos es esa similitud con el Serie 7 que, de nuevo, nos confirma que este Serie 6 GT está destinado a un público de alto standing, que cuida las apariencias. Percepción que se incrementará al pasar a la zona trasera, donde los asientos exteriores se aproximan de nuevo al buque insignia tanto por comodidad y recogimiento, como por espacio disponible.

Son extremadamente anchos y su mullido permite realizar cientos de kilómetros sin que aparezca la fatiga. Además, gozan de un espacio excelente, tanto para las piernas como para la cabeza. Sí, porque pese a la pronunciada caída del techo que se observa en el exterior, un adulto de mi estatura, 1,79 metros, todavía gozará de 8 centímetros extra para tocar con el techo. Las rodillas, por su parte, ofrecen un hueco amplísimo, de nada menos que 19 centímetros. Opcionalmente, por 665 €, se puede añadir el ajuste eléctrico para el respaldo, permitiéndonos reclinarlo en seis grados para ganar algo de confort.

Como buena berlina de representación, no faltan detalles exclusivos, de pago eso sí, como el climatizador de cuatro zonas o el llamativo sistema de entretenimiento trasero con dos pantallas individuales de 10,2 pulgadas que nos permitirán elegir nuestra música, navegar por Internet o visualizar una película de manera individual.

En cuanto al maletero, este Serie 6 GT también puede ser catalogado como la versión más práctica del Serie 7. Primero porque en lugar de montar una tapa, cuenta con un portón eléctrico de amplia apertura (ojo con los parkings bajos), y segundo porque una vez abierto, dan como resultado 610 litros, es decir, 95 más que el Serie 7 y 110 litros más que su predecesor. Ofrece unas formas muy regulares y su capacidad se puede ampliar hasta los 1.800 litros si se abate la segunda fila.

Agilidad máxima

Pasando al puesto de conducción, no solo nos acomodaremos en unas butacas perfectas, con un mullido perfecto que se ajustan extremadamente bien a la fisonomía de cada conductor, sino que además estaremos rodeados de lo último en tecnología y exclusividad. Además del nuevo sistema multimedia con pantalla táctil y función gestual, o del cuadro de instrumentos digital, destaca sobre todo el cuidado puesto en la elección de materiales y el perfecto ajuste que presentan estos, sin fisuras, digno del status que se le presupone.

Llama la atención lo bajo que podemos llegar a situar el asiento delantero y que enfatiza más ese carácter picante que desprende esta berlina. Una cualidad que se corrobora al afrontar la primera carretera de curvas.

Porque el Serie 6 GT, pese a medir más de cinco metros y pesar 1.845 kilos, se desenvuelve con la soltura propia de un compacto. Parte de culpa la tiene, por un lado, el eje trasero direccional capaz de mover las ruedas traseras en el mismo sentido de las delanteras cuando circulamos a más de 60 km/h para aumentar la agilidad.

A él se suma una puesta a punto del chasis perfecta, gracias a los ajustes derivados del acabado ‘M’ de nuestra unidad y en los que se incluyen unos frenos deportivos M más grandes y con pinzas en color azul, una transmisión deportiva Steptronic de ocho velocidades, más rápido y reactiva, o por el paquete aerodinámico M.

Adicionalmente, previo paso por caja (como sucedía en nuestra unidad) se puede completar con la suspensión neumática adaptativa y el sistema Executive Drive con estabilización electromecánica del balanceo para reducir al mínimo la inclinación de la carrocería en las curvas y sobre superficies irregulares. Un compendio de sistemas que nos permiten gozar de un vehículo ágil y estable en curva, con alguna que otra tendencia al subviraje pero con un comportamiento sobresaliente.

Devorador de kilómetros

Ahora bien, donde realmente da la nota este Serie 6 GT es en carretera. A velocidad de crucero, tendremos la sensación de ir sobre una alfombra, con una estabilidad perfecta, el mínimo ruido aerodinámico y con una comodidad exquisita. La guinda la pone un conjunto mecánico excelente, protagonizado por el bloque gasolina de seis cilindros en línea con tecnología TwinPower Turbo como es el 3.0 litros de 340 CV que da nombre a la versión 640i de nuestra unidad.

Un bloque contundente, con un respuesta casi inmediata que, además, será constante gracias a que sus 450 Nm de par están disponibles desde solo las 1.380 rpm y se mantienen constantes hasta las 5.200. Propulsor que, igualmente, le permite gozar de unas prestaciones realmente emocionantes, como son los escasos 5,4 segundos que necesita para pasar de 0 a 100 km/h o los 250 km/h de velocidad máxima, autolimitada, que cataloga. Todo ello gestionado a través de la comentada caja de cambios automática Steptronic de 8 relaciones, rápida e intuitiva, que se encarga de enviar toda la fuerza directamente al eje trasero, aunque la tracción total xDrive también está disponible previo pago de 2.700 €.

Sale caro

Como te hemos ido mencionando a lo largo de esta prueba, este Serie 6 GT no es apto para todos los bolsillos. Al derivar directamente del Serie 7, hereda buena parte de su equipamiento, lo que implica que también habrá que pasar por caja. En el caso de nuestra unidad, a los 80.900 € que ya cuesta de serie, hubo que añadirle cerca de 37.856 € en extras. Porque puestos a tener una berlina de representación deportiva, mejor hacerlo con una que traiga prácticamente de todo ¿no?

Tecno&Motor

Tecno&Motor

Probamos el Alfa Romeo Stelvio: SUV de principio a fin

Karam El Shenawy

El SUV de Alfa Romeo, el Stelvio consigue lo que muy pocos rivales son capaces de lograr: enamorar en un tramo por curvas. El perfecto trabajo realizado a nivel de chasis combinado con un motor de gran potencia le convierten en el todocamino más emocional de cuantos existen en el mercado actualmente. leer

Tecno&Motor

Probamos el SEAT Leon CUPRA ST 300: diversión familiar

Karam El Shenawy

Quien piense que aunar deportividad con disfrute familiar es una quimera es porque aún no ha tenido la oportunidad de conducir el SEAT León CUPRA ST 300. Un auténtico bólido de competición pensado para el día a día y que nosotros hemos probado en profundidad. leer

Tecno&Motor

Probamos el Jaguar F-PACE: agilidad felina

Karam El Shenawy

Dicen que para todo hay una primera vez. Pues bien, el F-PACE no solo ha supuesto la primera incursión de Jaguar en el mundo de los todoterrenos, sino que además se atreve a hacerlo con un motor de gasolina pequeño, potente y con un gran carácter deportivo. Aquí tienes la prueba completa. leer

Tecno&Motor

Probamos el BMW Serie 6 GT: perfecta bipolaridad

Karam El Shenawy

Es uno de los modelos más sorprendentes de la actualidad. En 5,09 metros es capaz de aglutinar todo el lujo de una berlina de representación, con el tacto deportivo de un cupé. En las siguientes líneas ponemos a prueba el nuevo BMW Serie 6 GT en su versión 640i impulsada por un bloque de gasolina de 340 CV. ¿El resultado? Lo sabrás al seguir leyendo. leer

Todo esto
y mucho más
en Tecno&Motor
+