El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Tecno&Motor

Probamos el Lexus IS 300h: jaque al diesel

Ponemos a prueba el IS 300h, la berlina híbrida de Lexus que hará temblar a los modelos alemanes.

Lujo, deportividad y… ecología. Estas son las cartas de presentación de la berlina más eficiente del mercado, el Lexus IS 300h. Un modelo que muchos catalogan como el peón de la partida pero que, casi sin hacer ruido, empieza a meter miedo a las berlinas alemanas diesel, grandes dominadoras del segmento. En ElHedonista lo hemos probado a fondo. ¿Completará su jugada maestra?

Cuando en 1933 Citroën creó el primer motor diesel (basándose en los principios de Rudolf Diesel, inventor de estos propulsores), la mayoría tacharon de locura dicha osadía. Más de 80 años después, en el mercado español se venden un 70% de vehículos diesel. Siguiendo la premisa del fabricante francés, Toyota, en 1997, decidió arriesgar con su Toyota Prius, el primer vehículo híbrido comercializado a gran escala. Casi dos décadas después, el Grupo nipón ha logrado vender más de siete millones de vehículos híbridos… y sigue en aumento.

Gran parte de su éxito ha de agradecérselo a su marca de lujo, Lexus, quien lleva más de diez años realizando una exhaustiva labor en lo que a la difusión de la hibridación se refiere. Tal es así, que su gama actual está compuesta al 99% por modelos híbridos. Y es que, curiosamente, el único modelo que aún puede escogerse con un combustible ‘tradicional’ es el IS; en concreto su variante 250, impulsada por un motor V6 de gasolina que entrega 208 CV… pero que consume 8,6 l/100 km.

Cifras que se escapan del objetivo de Lexus: reducir del consumo, que empezó a materializarse con la llegada del CT 200h y que mantiene la línea con la nueva generación del IS, protagonista de esta prueba. Sí, porque hasta entonces, los 445 CV de modelos como el LS 600h no lograban unas cifras de consumo tan exiguas como las que en principio aseguraban.

Lucha de poderes
Con la llegada del nuevo IS, Lexus demostró que puede llegar a esa lógica híbrida de una forma elegante y deportiva. Ha dejado atrás los derrochadores V6 y V8 y los ha sustituido por un cuatro cilindros de 2.5 litros, más compacto y ahorrador, pero con una excelente relación entre potencia y consumo, de 223 CV y, según datos oficiales, 4,3 l/100 km, respectivamente, ideal para luchar contra las todopoderosas berlinas diesel alemanas.

En cambio, tras probar en profundidad el IS 300h aún parece quedarle un punto para igualarse con los mejores diesel. Si lo comparamos con los Audi A4 TDI, BMW Serie 3 d o Mercedes Clase C CDI, los 7,5 l/100 km que nosotros medios durante el test pueden llegar a ser una losa en la mente del futuro comprador. Primero, porque quedan muy lejos de esos 4,3 l/100 km oficiales y, segundo, porque la terna germana no sube de los 6 l/100 km en condiciones normales.

Ahora bien, si miramos el bolsillo, los 35.900 euros del acabado ECO suponen 4.600 euros menos que un BMW 325d de 218 CV, 6.700 euros menos de lo que vale un Audi A4 3.0 TDI de 204 CV y 10.500 euros menos de lo que cuesta un Mercedes C 250 BlueTEC de 204 CV. Cifras que se reducen en comparación con sus variantes gasolina, entre 2.500 y 6.300 euros más caras que el 300h, y que se disparan si lo comparamos con otros híbridos similares como el Infiniti Q50 Hybrid o el BMW ActiveHybrid 3, 18.000 y 22.400 euros más caros, respectivamente; eso sí, con motores 100 CV más potentes pero con unos valores de emisiones y de consumo, inalcanzables.

Como en una limusina
No obstante, se añade la característica definitoria de todos los Lexus: su calidad de rodadura. Y es que nuestro protagonista es extremadamente sigiloso, hecho que los más exigentes agradecerán, que sólo se ven empañada por acoplar una transmisión ruidosa y poco eficaz. Si bien el IS 300h es un vehículo hecho para devorar kilómetros, mejor que estos pasen sin tener que utilizar mucho la caja de cambios. El Grupo Toyota sigue fiel al engranaje planetario que se acopla perfectamente con su idea híbrida pero que pierde eficacia.

Uno de sus principales problemas llega a la hora de acelerar bruscamente. El motor se revoluciona en exceso y el ruido aumenta hasta el punto de ser incómodo. Además, ni siquiera está ligado con un aumento del empuje, pues el IS 300h mantiene su ‘vaguería’ para coger velocidad y su capacidad de aceleración resulta bastante pobre para un coche de 223 CV. Para colmo, las levas del volante no son una herramienta para mejorar la rapidez del giro del motor, sólo para retenerlo, ya que desde que se pisa el acelerador hasta que el coche responde, pasan unas cuantas décimas.

Si te gusta circular sosegada y cómodamente, este es tu coche. La suspensión filtra perfectamente las irregularidades del asfalto; en el paso por curva apenas hay balanceos y la dirección está bien resuelta, con un tacto rápido y directo, sobre todo en el modo Sport+.

Dicha calidad de rodadura se complementa con un interior bien acabado y con presencia. El cuero y el aluminio dan ese aspecto señorial, aunque se echa en falta un poco más de refinamiento en el tacto de algunos mandos y en la presencia de algunos botones… muchos de ellos heredados de otros modelos de Toyota menos exclusivos; y que restan vistosidad. La tecnología también está muy presente con unos mandos de la climatización táctiles y con un comando del navegador que se asemeja al de un ratón de ordenador.

La postura de conducción es de las mejores, con un amplio reglaje del asiento; mientras que en la parte trasera el hueco para las piernas, pese a ser menor que el de un Audi A4 (el líder en su categoría), es idóneo para que lo ocupe una persona de 185 cm. A lo ancho, tres adultos de complexión normal podrán viajar sin problemas.

En definitiva, Lexus ha dado un paso importante a la hora de desarrollar este IS 300h y, pese a estar todavía en ligera desventaja para plantarle cara a las berlinas diesel, sí que se convierte en su alternativa más realista.

Una respuesta a Probamos el Lexus IS 300h: jaque al diesel

  1. Pingback: Lexus: 10 años de hibridación - El Hedonista - El Hedonista

Tecno&Motor

Tecno&Motor

Probamos el Porsche Panamera 4S Sport Turismo: aires de familia

Karam El Shenawy

Porsche consigue algo que hace décadas parecía quimérico, tener una berlina familiar. Basado en el Panamera, añade el apellido Sport Turismo para ofrecer una zaga redondeada, un maletero más capaz y una configuración interna para cinco ocupantes. Nosotros lo hemos probado en su versión 4S. leer

Tecno&Motor

Probamos el Alfa Romeo Stelvio: SUV de principio a fin

Karam El Shenawy

El SUV de Alfa Romeo, el Stelvio consigue lo que muy pocos rivales son capaces de lograr: enamorar en un tramo por curvas. El perfecto trabajo realizado a nivel de chasis combinado con un motor de gran potencia le convierten en el todocamino más emocional de cuantos existen en el mercado actualmente. leer

Tecno&Motor

Probamos el SEAT Leon CUPRA ST 300: diversión familiar

Karam El Shenawy

Quien piense que aunar deportividad con disfrute familiar es una quimera es porque aún no ha tenido la oportunidad de conducir el SEAT León CUPRA ST 300. Un auténtico bólido de competición pensado para el día a día y que nosotros hemos probado en profundidad. leer

Todo esto
y mucho más
en Tecno&Motor
+