El Hedonista El original y único desde 2011

“¡Si uno conociera lo que tiene, con tanta claridad como conoce lo que le falta!”. Mario Benedetti

Menu abrir sidebar

Tecno&Motor

NX 300h Luxury 4WDProbamos el Lexus NX 300h: Único en su especie

Nos ponemos al volante de uno de esos SUV que no sólo llaman la atención por su aspecto, sino por lo que esconde bajo su capó. ¿Nos acompañas?

Llegar a destacar en cualquier faceta de la vida es un trabajo que lleva tras de sí mucho esfuerzo, dedicación y tiempo. Lexus supo jugar con el tiempo y, pese a tardar más de la cuenta en poner en liza su primer SUV compacto, ha sabido aprovechar al máximo esos años de aprendizaje para acabar teniendo un producto único e inigualable. Así es el NX 300h y esas son nuestras impresiones tras probarlo en profundidad.

Reza el refranero popular que “en la diferencia está el gusto” y, como ya sabrás querido Hedonista, si hay un fabricante de vehículos al que le gusta ser diferente ese es a Lexus. Para una marca de lujo, no es fácil sobresalir por encima del resto, más aún si en tu lucha por destacar tienes que, además, enfrentarte a pesos pesados que tienen el respaldo de la historia para seguir vendiendo sus modelos.

Sin embargo, el fabricante de lujo del Grupo Toyota ha sabido siempre estar a la altura de las circunstancias para enfrentarse de tú a tú con los Audi, Mercedes o BMW, por citar tres de sus principales rivales. Así te lo hemos ido contando en las pruebas del GS, IS o LS. Sin embargo, si hay un segmento en el que la marca nipona ha sabido destacar es en el de los SUV.

Primero lo hizo en 1997 con el RX, el todocamino más grande de su gama, y tras 17 años de soledad, la marca de lujo decidió que ya era hora de acompañarle con otro modelo que, además, supusiera su irrupción en el segmento de los SUV compactos. Bien es cierto que Lexus llegó un lustro tarde si lo comparamos con sus principales rivales pero, para paliar esa tardanza, nos puso sobre la mesa un producto diferente a la par que atractivo: el NX.

Fiel a su filosofía

Una diferencia que, como no podía ser de otra forma, ha venido determinada por apostar (o arriesgarse si vemos el vaso medio vacío) únicamente por una variante híbrida, la 300h. Un modelo que emplea el mismo planteamiento que el del RX 450h, es decir, combinar un bloque de combustión con dos motores eléctricos. El resultado es un vehículo con tracción total (e-Four) y con posibilidad de funcionar únicamente con el empuje de los dos propulsores eléctricos situados, uno junto al de gasolina, que es el mismo que impulsa a los IS 300h y GS 300h, es decir, el 2.5 litros de 155 CV; y otro, en el eje posterior que mueve las ruedas traseras y que sólo entra en funcionamiento si el vehículo detecta una pérdida de tracción.

Ahora bien, tener una mayor presencia eléctrica no se traduce en una mayor autonomía en este modo, ya que el todocamino Premium mantiene sus 2 kilómetros de recorrido, limitados a 50 km/h… es decir, como cualquier otro Lexus que ya haya pasado por nuestras manos. Esto se debe a que los dos motores eléctricos ‘toman’ la energía del mismo conjunto de baterías y una centralita electrónica se encarga de repartirla entre ambos. Cuando las celdas están llenas de energía y queramos movernos en modo eléctrico, sólo habrá que pulsar el botón EV situado en la consola central o dejar que el coche lo haga automáticamente.

Se hace notar

Durante el trayecto urbano estaremos sentados en un vehículo suave y muy confortable ya que el ruido mecánico es casi inapreciable (nulo cuando vamos en modo EV). Además, a diferencia de sus rivales, el NX 300h es capaz de registrar un consumo más que razonable, de 6 litros reales medidos durante nuestra prueba, un registro que es del orden de un litro o 1,5 litros inferior a los de otros modelos que compiten directamente con él como el Audi Q5 o el BMW X3.

Eso sí, una vez salgamos de la metrópolis, comenzaremos a ver los primeros signos de debilidad. Una debilidad que está relacionada, otra vez, con su conjunto mecánico. Sí, cierto es que al trabajar los tres propulsores de forma conjunta, la potencia final aumenta hasta los 197 CV, pero al estar subidos en él no da la sensación de tener un empuje propio de dicha cifra de potencia. De hecho, en lo que a prestaciones se refiere, si le comparamos con el Q5 o con el X3, ambos en sus variantes de gasolina con 180 y 184 CV, respectivamente, y con tracción total, vemos como los datos de aceleración y de velocidad máxima son muy superiores a los de nuestro protagonista. La dupla alemana necesita un segundo menos para llegar a los 100 km/h desde parado, mientras que pueden alcanzar una velocidad máxima de 210 km/h frente a los 180 del NX.

Y por si eso fuera poco, el confort de marcha de nuestro protagonista se reduce considerablemente cuando circulamos en carretera abierta porque el motor de gasolina se oye mucho cuando la demanda de potencia es elevada, revolucionándose en exceso. Parte de culpa la tiene la transmisión automática que intenta hacer las veces de un variador continuo pero que en realidad se trata de un engranaje planetario de infinitas velocidades. El resultado: tener que ‘aguantar’ un ruido excesivamente molesto cuando aceleramos fuertemente o al estar subiendo una pendiente muy pronunciada. Circunstancia que nos indica que el SUV japonés está hecho para ser llevado de forma tranquila y relajada, disfrutando de la conducción.

No pasa desapercibido

Un exceso de ruido que, como decimos, reduce el confort de marcha pero que no consigue desmerecer un conjunto que sobresale a nivel estético. Sí, porque todo lo que puede perder el NX a nivel mecánico, que tampoco es mucho si sabes llevarlo con suavidad, lo recupera una vez ponemos nuestra vista en él. Y es que Lexus ha conseguido que su todocamino compacto sea el modelo más atractivo de su segmento.

El principal responsable, un diseño exterior atrevido a la par que deportivo, en donde destaca un afilado frontal, con una parrilla voluminosa y unas luces diurnas en forma de flecha (al estilo IS) y que viene acompañado por una línea lateral muy aerodinámica y por una zaga voluminosa. En conjunto, estamos ante un coche muy bien trabajado que consigue entrar por los ojos desde el primer momento.

Algo parecido ocurre con el interior. Bien es cierto que a primera vista puede parecer algo caótico dada la gran cantidad de botones que se agrupan en su consola central, pero sólo harán falta unos pocos minutos para saber para qué sirve cada uno. La pantalla superior se podrá manejar a través de un pad  que simula el ratón de los ordenadores portátiles y que es bastante rápido a nuestras órdenes. El único pero que le podríamos sacar sería el empeño de la marca en seguir utilizando algunos comandos heredados de los Toyota más básicos que, lejos de ser malos, sí que desmerecen un poco el aspecto final.

Por lo demás, en lo que respecta al equipamiento, el NX es capaz de montar todo lo que uno puede imaginar y/o necesitar. Nuestra unidad correspondía con el acabado más alto de la gama, el Luxury, y que cuesta 65.000 euros, es decir, 19.390 euros más que un Q5 2.0 TFSI Offroad edition 180 CV quattro y 22.800 euros más que un X3 xDrive 20i. Ahora bien, el japonés, en ese precio ya cuenta con carga inalámbrica de para el smartphone (fue el primero en estrenarla), cámara de visión periférica, faros delanteros Full LED con iluminación activa en curva, acceso y arranque sin llave, espejos exteriores antideslumbrantes, asientos delanteros eléctricos, con memoria, calefactados y ventilados, lunas traseras sobretintadas, apertura eléctrica del portón del maletero, volante con ajuste eléctrico, techo solar eléctrico, navegador, radio digital, equipo de sonido de alta calidad firmado por Mark Levinson, alarma antirrobo o un paquete de medidas de seguridad que incluye el control de velocidad adaptativo, alerta por cambio involuntario de carril, Head-Up Display, sistema pre-colisión o airbags de rodilla. Si todo ese equipamiento lo montáramos tanto en el Audi como en el BMW (y teniendo en cuenta que hay algunos elementos que no están disponibles), la factura de estos dos modelos ascendería hasta los 63.500 y los 65.600 euros, respectivamente…

Tecno&Motor

Tecno&Motor

Porsche abre su primera Pop Up Store

Karam El Shenawy

Seas o no cliente o apasionado de Porsche, si quieres conocer más acerca de la firma de deportivos más laureada del mundo, no debes dejar de visitar el nuevo espacio que la firma ha abierto, por tiempo limitado, en Madrid. leer

#Hedofoodies

El Citroën C3 Aircross se queda helado

Karam El Shenawy

La mejor pareja de reposteros del mundo, formada por Jordi Roca y su mujer, Alejandra Rivas, se ha unido a Citroën para desarrollar una gama de helados basada en el nuevo SUV urbano francés, el C3 Aircross. Pero corre, porque solo estarán un tiempo limitado. leer

Tecno&Motor

Probamos el Toyota Yaris Hybrid: la ciudad, a sus pies

Karam El Shenawy

En un momento especialmente tenso en lo que a contaminación urbana se refiere, da gusto poder conducir un coche limpio que, además, no tenga que depender de enchufes y nos permita incluso divertirnos cuando salimos de la metrópolis. ¿Quién ha conseguido tal combinación? Toyota con este mejorado Yaris Hybrid que te traemos en esta prueba. leer

Tecno&Motor

Aprilia RSV4 RF, el “coco” de la pista

Manel Hospido

Heredera de las motos ganadoras del Mundial de Superbikes a manos de Max Biaggi y Silvain Guintoli, la nueva Aprilia RSV4 RF se ha adaptado a la nueva norma anti-contaminante Euro-4 sin perder un ápice de efectividad. leer

Todo esto
y mucho más
en Tecno&Motor
+