El Hedonista El original y único desde 2011

“Mi vida ha estado llena de terribles desgracias, la mayoría de las cuales nunca sucedieron.”. Michel de Montaigne

Menu abrir sidebar

Tecno&Motor

También visitamos la exposición de TutankamonProbamos el Peugeot 208 PureTech 130 GT Line: inimitable

Tras conocerlo hace meses, el nuevo Peugeot 208 ha sido testado en profundidad para demostrarnos que estamos ante un futuro líder que, incluso, nos ha trasladado en el tiempo.

Desde su nacimiento en 1984 la familia 200 de Peugeot ha cautivado el corazón de innumerables conductores, muchos de los cuales se han estrenado en esto de la conducción bien con un 205, un 206 o un 207. Hace una década, la saga alcanzaba el número 208 y hoy, con un panorama dominado por los SUV, aparece la segunda generación del 208 para hacernos ver que hay vida más allá de esas tres siglas.

Perfección visual

Quien ve por primera vez el nuevo Peugeot 208 acaba enamorado. Durante la prueba perdimos la cuenta del número de veces que un viandante se detenía y giraba el cuello a nuestro paso. Un chaval, incluso, se quedó varios segundos señalándonos alucinando ya que nuestra unidad era idéntica a la que publicitaba una parada de autobús.

No es para menos, ataviado con el acabado más deportivo y sugerente de la gama, el nuevo Peugeot 208 entra directamente por los ojos. En sus poco más de 4,05 metros de largo, ofrece un sinfín de detalles que cautivan, muchos de los cuales además sirven de homenaje a los Peugeot históricos. Entre ellos están el logo GT Line en el pilar C o los pasos de rueda ensanchados y rematados en negro, reminiscencia de los 205 GTI; así como el logo 208 en el comienzo del capó, claro guiño a los Peugeot 504, los mismos que pudimos probar durante una preciosa ruta por la campiña francesa.

El resto de detalles que confeccionan la personalidad del Peugeot 208 se centran en la parrilla invertida cromada, las luces de conducción diurna LED en forma de colmillos de morsa, llantas de 17 pulgadas, la firma lumínica trasera en forma de garra envuelta en una moldura negra similar a la que emplean los 3008 o 5008 y entre los elementos exclusivos del acabado GT Line: el difusor de generosas dimensiones en negro, la doble salida de escape y el pequeño alerón sobre el portón.

El virtual cockpit se vuelve 3D

De puertas para dentro, la sensación que tenemos es la de entrar en un 508 compacto. Creador del concepto i-Cockpit, la segunda generación del Peugeot 208 lo evoluciona para ofrecernos un i-Cockpit 3D. Sí, ahora esa instrumentación colocada en una posición elevada además de ser 100% digital ofrece un visionado de los menús en 3D. Vistosa y, según la marca, más intuitiva, nos gusta (sobre todo al activar la navegación), pero no habría estado de más que el cambio de menús hubiera sido más fluido y rápido.

El volante, más grueso y firme, mantiene sus pequeñas dimensiones y ahora se achata en su parte superior para facilitar el visionado del cuadro. La pantalla central táctil de 10 pulgadas completa este i-Cockpit 3D con un sistema que es más intuitivo y con acceso rápido a algunos menús mediante los comandos físicos en forma de tecla de piano, sigue integrando funciones como el climatizador, siendo poco seguro de manejar en marcha.

Sólido en su construcción, con materiales de gran calidad tanto visual como al tacto, incrementa su espíritu ‘techie’ con la inclusión de un cargador inductivo, de la sincronización móvil mediante Apple CarPlay y Android Auto (ambos por cable) o gracias a un equipo de sonido Premium firmado por Focal.

Con un confort de marcha sensacional gracias a sus asientos de corte deportivo (exclusivos del GT Line), el nuevo Peugeot 208 sería un producto redondo si fuese un poco más amplio de lo que es. Porque la zona trasera es algo justa para acomodar a adultos de más de 1,80 metros y los 309 litros de maletero le colocan tras sus más inmediatos rivales, volumen que incluso se reduce hasta los 265 litros si equipamos la rueda de repuesto.

Madurado

Puntos negativos fáciles de olvidar una vez conectamos el encendido. Sabedores de que el grueso de las ventas irá a para al gasolina intermedio (PureTech 100 CV con caja manual), el PureTech 130 EAT8 asociado a este GT Line es sin duda la elección más emocional… con el permiso del e-208 100% eléctrico y con 320 km de autonomía.

Enérgico en cualquier rango de revoluciones y con una sonoridad que cautiva pese a tratarse de un tres cilindros, encuentra como socios de lujo tanto a la transmisión automática EAT8 de ocho relaciones (rápida y con posibilidad de funcionar manualmente mediante unas levas fijas) como al chasis.

La nueva plataforma CMP sobre la que se sostiene CMP le confiere una mayor estabilidad y un mayor aplomo en cualquier contexto. Ágil en ciudad, cómodo en carretera y aplomado en tramos revirados. Su personalidad cambia mucho dependiendo del programa de conducción escogido, Eco para ajustar el consumo al mínimo y Sport para desmelenarnos por completo y dibujar una sonrisa en nuestro rostro.

Antes de finalizar solo nos queda avisar que el acabado GT Line es costoso, sí, pero está dotado de un amplísimo equipamiento que justifica los 22.800 € de los que parte. Sólido y con  materiales nobles solo echamos en falta que algunas de sus opciones se añadiesen al equipamiento estándar, tales como el navegador, el cargador inalámbrico, la sincronización móvil o los asistentes de seguridad.

El Peugeot 208 nos lleva hasta la tumba de Tutankamon

Dada su condición de urbanita, el Peugeot 208 es el perfecto compañero de viaje para pasar una jornada en la ciudad. Su escueto tamaño le permite aparcar casi en cualquier y tras degustar una exquisita comida en Madame Sushita, su enérgico motor de 130 CV que nos catapulta en los semáforos, nos trasladó más de 3.000 años atrás para descubrir la tumba del faraón por excelencia: Tutankamon.

Hasta el próximo 19 de abril (permaneciendo cerrado hasta el 25 de marzo por el COVID-19), en Ifema está desplegada la exhibición que resume uno de los descubrimientos que marcaron el siglo XX: la tumba de Tutankamon a manos de Howard Carter. En esta exposición, colindante por cierto a la de Juego de Tronos, podrás sentirte uno más del equipo del arqueólogo británico e, incluso, hacer que los más pequeños disfruten de la experiencia.

Aviso a exploradores, llévate un pañuelo y haz ejercicios bucales, porque desde que entras hasta que sales el gesto de asombró quedará fijado. Fascinación por ver la cámara secreta, las capas del propio sarcófago, la máscara de El Faraón, o todas las reliquias que le acompañaron en su vida eterna.

Con tarifas que oscilan entre los 9,50 € para niños (de 4 a 12, los de 0 a 3 entran gratis) y los 16,50 € para adultos a los que se suma un pack familiar de 10,25 € (válido para dos adultos y dos niños o un adulto y tres niños), no hace falta que seas un enamorado de Egipto para maravillarte y estar a escasos centímetros de auténticas joyas de la historia de la humanidad.

Tecno&Motor

Tecno&Motor

7 días con la Triumph Speed Twin 1200

Manel Hospido

La Triumph Speed Twin se sitúa en la parte alta de la gama Modern Classic de la firma británica. Una moto que combina el reconocible ADN de las Bonneville con un potente motor similar al montado en las Thruxton. leer

Tecno&Motor

MV Agusta Superveloce 800: una “clásica” deportiva

Manel Hospido

Presentada en 2018 como ejercicio de estilo y después como “Serie Oro”, ha sido durante el pasado Eicma 2019 cuando veíamos por primera vez la versión estándar de la MV Agusta Superveloce. Una auténtica deportiva de 148 caballos de potencia disfrazada de nostalgia. leer

Tecno&Motor

Conducimos el Peugeot 2008: el rey león

Karam El Shenawy

Si el 208 se alzó como uno de los lanzamientos del año, este Peugeot 2008 corrobora la apuesta de la firma francesa por volver a liderar el segmento B. Nosotros lo hemos conducido… incluyendo el eléctrico. leer

Todo esto
y mucho más
en Tecno&Motor
+