El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Tecno&Motor

Probamos el Mercedes Clase A: ha nacido una estrella

Ponemos a prueba el nuevo Clase A para comprobar cómo este modelo ha pasado casi del anonimato al estrellato.

Es el máximo exponente del cambio del que pregona Mercedes en sus anuncios comerciales -recuerdas el lema ‘Algo está pasando en Mercedes’- y ¡vaya si ha cambiado!, pues la segunda generación del Clase A no tiene absolutamente nada que ver con su predecesor. Nosotros ya lo hemos probado y aquí te contamos todo lo bueno que trae.

Como toda estrella que se plazca, este Mercedes Clase A ha pasado por el bisturí para seguir estando de moda. Y es que no solo estamos hablando de un cambio estético, sino incluso de segmento. Mientras que el protagonista de estas líneas se enmarca dentro del segmento de los compactos Premium, su predecesor hacía lo propio como monovolumen compacto. Y como todo cambio en esta vida, tiene sus pros y sus contras. Sí, porque la anterior generación  del Clase A no contaba con rival alguno dentro de las marcas que, se presupone, rivalizan con Mercedes: Audi, Volvo, Volkswagen o BMW -aunque estas dos últimas ya cuenten con el Golf Sportsvan (antes conocido como Plus) y con el Serie 2 Active Tourer, respectivamente-; mientras que nuestro Clase A tiene que vérselas con pesos pesados como el A3, el V40, el BMW Serie 1 o el Golf.

Pero hasta ahí quedarían enunciados los inconvenientes, ya que el nuevo Clase A es un coche de más calidad, más atractivo a la vista y, sobre todo, más Mercedes. Bien es cierto que, en comparación, ha subido de precio ligeramente -en torno a los 8.000 euros-, pero ello lo merece si eso significa tener un coche como el que aquí probamos.

Deportivo y de calidad
La verdad es que cuanto más me pongo delante de él, más me cautiva. No sé si es por el paquete AMG que incluye esta unidad, y que cuesta más de 2.000 euros, o porque realmente los diseñadores alemanes han sabido dar con la tecla en lo que a dinamismo y deportividad se refiere. Me llama la atención lo alargado de su morro en comparación con su zaga, bastante más achatada que provoca que la longitud total del vehículo no supere los 4,3 metros y que le colocan en la media de sus competidores.

El interior también destaca por ofrecer una consola central de mayor calidad, con una pantalla central fija que, aunque destaca, quizá hubiera sido más acertado que fuera retráctil. La postura de conducción es bastante buena, con unos asientos de corte deportivo -tienen los reposacabezas integrados- que sujetan a la perfección. En la zona trasera, el espacio está algo más limitado, sobre todo en la zona de la cabeza. El maletero, por su parte, cubica unos aceptables 341 litros que resultan inferiores a los del A3, Golf y BMW Serie 1, pero que sí supera a la capacidad del Volvo V40. Eso sí, al abatir los asientos tendremos 1.157 litros.

Pero si por algo destaca este nuevo Clase A es por su comportamiento dinámico que, obviamente, nada tiene que ver con el de su predecesor. Estamos ante un coche mucho más aplomado que nos transmite una gran seguridad cuando queremos circular por carreteras muy viradas a velocidades un poco más altas de lo normal. Ahora bien, tenemos que tener en cuenta que estamos ante uno de los pocos Mercedes cuya fuerza se transmite a las ruedas delanteras -al igual que en el Clase B-.

Al equipar la línea AMG antes mencionada, obligatoriamente estamos ante un coche más duro de suspensión lo que perjudica el confort de marcha. No obstante, una cosa está clara, el Clase A responde con nota a las órdenes del conductor. Sí, la dirección podría ser algo más precisa y el cambio automático 7G-DCT de siete marchas podría ser algo más rápido en las recuperaciones, pero lo cierto es que si te planteas las cosas con filosofía acabarás enamorado de este Clase A, tanto a nivel prestacional como mecánico. Porque el motor que aquí probamos, el 2.2 CDI de 170 CV casa a la perfección con la idea deportiva de este modelo. Responde bien al acelerador y si quieres, puedes ir muy rápido con él sin, además, gastar demasiado. El único pero que resulta demasiado ruidoso.

Una respuesta a Probamos el Mercedes Clase A: ha nacido una estrella

  1. Pingback: Probamos el Mercedes-Benz Clase E Coupé: belleza áurea - El Hedonista

Tecno&Motor

Tecno&Motor

Probamos el Jaguar F-PACE: agilidad felina

Karam El Shenawy

Dicen que para todo hay una primera vez. Pues bien, el F-PACE no solo ha supuesto la primera incursión de Jaguar en el mundo de los todoterrenos, sino que además se atreve a hacerlo con un motor de gasolina pequeño, potente y con un gran carácter deportivo. Aquí tienes la prueba completa. leer

Tecno&Motor

Probamos el BMW Serie 6 GT: perfecta bipolaridad

Karam El Shenawy

Es uno de los modelos más sorprendentes de la actualidad. En 5,09 metros es capaz de aglutinar todo el lujo de una berlina de representación, con el tacto deportivo de un cupé. En las siguientes líneas ponemos a prueba el nuevo BMW Serie 6 GT en su versión 640i impulsada por un bloque de gasolina de 340 CV. ¿El resultado? Lo sabrás al seguir leyendo. leer

Todo esto
y mucho más
en Tecno&Motor
+