El Hedonista El original y único desde 2011

“Todos los que parecen estúpidos, lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen.”. Francisco de Quevedo

Menu abrir sidebar

Gadgets

Cuesta 1.100 eurosProbamos el Peugeot e-Kick: conquista urbana

Peugeot busca revolucionar la movilidad sostenible con una apuesta chic y muy entretenida: el Peugeot e-Kick, o lo que es lo mismo, el patinete plegable con asistencia eléctrica. Nosotros no solo lo hemos probado, sino que lo hemos comparado contra uno de sus rivales más directos.

Por suerte, un servidor no tiene que lidiar con el estrés diario que suponen los atascos o el transporte público. Sin embargo, soy consciente de que si tuviera que hacerlo, mi fiel compañero de viaje sería el pequeño ‘juguetito’ que he tenido la oportunidad de probar.

Se llama e-Kick y se trata del patinete que Peugeot ha sacado a la venta, el cual, además, se ofrece como equipamiento opcional de los nuevos 3008 y 5008. Sí, la firma del león no solo se limita a desarrollar coches, sino que como te hemos contado en innumerables ocasiones también toca diferentes ‘palos’, como la relojería, las bicis… Eso sí, para el desarrollo de este gadget ha contado con la inestimable ayuda de Micro, quien también lo oferta en su catálogo.

Sin esfuerzo

Como digo, el Peugeot e-Kick se convierte en una práctica solución que nos permite movernos de forma sencilla, y casi sin esfuerzo, por las estrechas calles de las ciudades. Cabe perfectamente en el maletero de nuestro coche, ya que puede plegarse con facilidad, ocupando el mínimo espacio.

Una vez hayamos aparcado el coche en una zona sin regulación, solo tenemos que realizar cuatro sencillos pasos: desanclar el pilar central de la base, tirar de la palanca azul delantera, ajustarla para que quede bien sujeto y desplegar el manillar. A partir de ahí, solo tendrás que comenzar a moverte.

Ahora bien, aunque Peugeot y Micro digan que se trata de un “patinete eléctrico”, él no puede desplazarte de forma autónoma, como un Hoverboard. Para moverse, necesitará de cierta tracción animal, es decir, de nosotros mismos. Eso sí, gracias a su pequeño motor eléctrico instalado en la rueda trasera y en conjunción con la batería de iones de litio, desarrollados ambos por Micro, el e-Kick te asistirá para así reducir nuestra fatiga.

Vuela

De esta forma, si con una ‘pedalada’ de un patinete normal avanzaríamos, por ejemplo, 5 metros, con el Peugeot e-Kick esta distancia se duplica. Es decir, que para hacer el mismo recorrido necesitamos la mitad de nuestra energía, lo cual no está nada mal si no queremos llegar sudando al punto de encuentro.

Y no solo eso, sino que es capaz de alcanzar una velocidad máxima de 25 km/h, cifra que únicamente obtendremos si activamos el modo Sport. Sí, has leído bien, pulsando tres veces el pedal del freno trasero, que además se encarga de rellenar la batería cuando frenamos, activaremos dicho modo. Con él, la asistencia aumenta y para conseguir dicha velocidad, además de ‘traccionar’ más insistentemente, durante la prueba comprobamos que echando el cuerpo hacia atrás el Peugeot e-Kick adquiría más impulso.

Ahora bien, dado que este modo ejerce una potencia de fuerza de 500 Watios, la autonomía final se reduce considerablemente, pasando de los 15 kilómetros que registra en modo normal a unos 10… Una vez que la batería se ha agotado, solo tendremos que conectarlo a la red y esperar algo más de una hora para tenerlo lleno de nuevo. Además, si tienes un 3008 o un 5008, mientras lo dejas guardado en el maletero, podrás ir cargándolo en la dockstation que puedes instalar en dicho lugar.

Uno no tarda en acostumbrarse a la postura y en poco tiempo el freno trasero se convierte en un perfecto aliado para reducir la velocidad –al tiempo que evitaremos destrozar nuestra suela, como ocurre en los patinetes convencionales-. Para conseguir un confort de marcha más alto, conviene circular por zonas con pavimento liso, ya que en zonas empedradas o con adoquines, la incomodidad aumenta considerablemente.

En cuanto al manejo, todo ventajas. Los giros son rápidos e intuitivos. Si aumentamos el nivel, incluso podremos simular estar en una mini moto al sacar el pie para ganar en estabilidad y coger la siguiente curva. Eso sí, una vez el divertimento ha terminado y volvemos a plegarlo, aparece una de sus principales desventajas: el peso. Aunque su plegado le deja casi en la mínima expresión, sus 8,5 kilos de peso pueden resultar excesivos si somos nosotros los que tenemos que mover a él.

Un diseño que cautiva

Más allá de la diversión que supone el ‘conducirlo’, el e-Kick cautiva a nivel estético. Ofrece un diseño minimalista, en el que el Peugeot Design Lab ha aportado su granito de arena. Mantiene los colores corporativos de Peugeot y tanto el logo de la marca francesa como el de Micro preside la columna central. Los materiales empleados son resistentes y con un tacto exquisito, muy al estilo Premium que está adoptando el fabricante galo. La zona de apoyo es cómoda y en ningún momento los pies se resienten. Además, cuenta con una práctica pata de cabra que nos permite dejarlo aparcado de pie. Quizá echamos en falta algún tipo de regulación del propio manillar, sobre todo si el que lo ‘conduce’ sobrepasa los 1,90 centímetros de estatura.

Lo enfrentamos al Hoverboard

Para comprobar sus virtudes, lo enfrentamos a otro de los gadgets que han llegado con fuerza en el último año: el Hoverboard. Frente a este, las ventajas del Peugeot e-Kick son claras: una estabilidad mayor, un peso más reducido (cifra casi 20 kilos) y una facilidad de manejo superior. Para hacerse con el Hoverboard, hacen falta horas de práctica para evitar caídas hacia atrás o pérdidas de equilibrio. Además, en lo que a velocidad se refiere, ambos andan bastante parejos, aunque la sensación de estabilidad es mucho mayor en el producto de Peugeot y Micro. Eso sí, la gran ventaja de su rival reside, primero en la autonomía, cercana a los 20 kilómetros, y segundo, en el precio, ya que mientras que el Peugeot e-Kick tiene una tarifa de 1.100 euros, puedes encontrar un Hoverboard más o menos decente por unos 200 euros.

Gadgets

Gadgets

Probamos el Peugeot e-Kick: conquista urbana

Karam El Shenawy

Peugeot busca revolucionar la movilidad sostenible con una apuesta chic y muy entretenida: el Peugeot e-Kick, o lo que es lo mismo, el patinete plegable con asistencia eléctrica. Nosotros no solo lo hemos probado, sino que lo hemos comparado contra uno de sus rivales más directos. leer

Todo esto
y mucho más
en Gadgets
+

Tecno&Motor

Tecno&Motor

Probamos el Volkswagen Passat Variant GTE: conciencia familiar

Karam El Shenawy

¿Puede un híbrido ser capaz de circular como un eléctrico puro y, al mismo, tiempo emocionarte como un deportivo? La respuesta es sí. Nosotros lo hemos comprobado exprimiendo al máximo al Volkswagen Passat Variant GTE, el híbrido enchufable de la marca alemana que pasa de ser el Dr. Jekyll a Mr. Hyde con sólo pulsar un botón. leer

Tecno&Motor

Harley Davidson Softail, gama 2018

Manel Hospido

El gigante americano no es muy dado a realizar grandes cambios en su catálogo, pero las ventas mandan y por ello se han puesto manos a la obra, empezando con sus motos custom de gran cilindrada, las Harley Davidson Softail. leer

Tecno&Motor

Probamos el Volvo V90: regreso a lo grande

Karam El Shenawy

Tras casi haber ‘desaparecido’ del segmento de las berlinas de representación familiares, Volvo vuelve a la carga con este V90 un producto atractivo, confortable y que se supera tanto en calidad como en tecnología y seguridad. leer

Tecno&Motor

Probamos el Porsche 911 Carrera 4S: ‘turbo era’

Karam El Shenawy

Porsche rompe con el tradicionalismo dotando al clásico 911 Carrera de un motor turboalimentado. Pero la renovada versión de acceso a la familia Nueveonce esconde un sinfín de secretos que nosotros hemos descubierto en esta prueba. Si quieres saber cuáles son… sigue leyendo. leer

Tecno&Motor

Probamos el Toyota GT86: pura diversión

Karam El Shenawy

En plena era digital, Toyota nos propone un producto como los de ‘antaño’. El GT86 tiene todo lo que se demanda en un deportivo: diseño, sencillez y un conjunto motor-chasis que consigue una cosa: que nos divirtamos al volante… Y todo ello por un precio de derribo. Nosotros lo hemos probado y nos ha dado mucha pena tener que devolverlo. leer

Todo esto
y mucho más
en Tecno&Motor
+