El Hedonista El original y único desde 2011

“Todo lo que de vos quisiera es tan poco en el fondo porque en el fondo es todo.”. Julio Cortázar

Menu abrir sidebar

Tecno&Motor

Probamos el Skoda Scout: todo un aventurero

Con este Scout, Skoda añade un ingrediente más al ya de por sí excelente cóctel del Octavia: la aventura. Nosotros ya lo hemos probado, ¿te unes?

Si el Octavia se erige como el modelo más equilibrado de Skoda en cuanto a calidad/precio, con el Scout, la marca checa añade un ingrediente más a la mezcla: la aventura. Así, gracias a su sistema de tracción total, el Scout te permitirá explorar los rincones más inhóspitos. 

Solemos tener la impresión que el mercado, sin importar el ámbito en el que nos movamos, es un fiel reflejo de la sociedad en la que nos encontramos. Si extrapolamos dicho pensamiento al mundo del automóvil, veremos que los grandes triunfadores son, ahora mismo, los denominados crossover. Modelos que no sólo cautivan por su imagen distintiva, sino que son verdaderamente apreciados por su dinamismo y que se sustenta en la posibilidad de circular con ellos tanto por asfalto como por fuera de él.

Muchos son los vehículos de esta categoría que han ido apareciendo en los últimos años, cada uno con una imagen y con una carrocería específica. Sin embargo, de todos ellos, hay uno, que sobresale por encima del resto. Y lo hace con la simpleza que supone llevar en su nombre el término exacto para calificar a este tipo de vehículos: explorador. Bien es cierto que, así en frío (y en español), esta palabra no te evoque ningún vehículo, pero si coges un diccionario de español-inglés-español y la buscas, la primera palabra que verás será la de Scout… ¿a que ahora sí te viene un coche a la cabeza o, al menos, una marca?

Efectivamente, el modelo checo es, junto con los Subaru Outback y Forester, los únicos crossover que, con su nombre, hacen alusión directa al campo, sin necesidad de añadir complementos como Alltrack, Allroad, Country Tourer, etc.

Deriva del Octavia Combi

Pero en este mejunje de traducciones y términos, no se nos puede escapar uno, el de crossover, el cual, en nuestro idioma no significa otra cosa que “mezcla de estilos”, concepto que, en nuestro caso, se ajusta a la perfección. Sí, porque el Skoda Scout deriva directamente del Octavia Combi, la versión familiar de la berlina media de la marca checa (aquí tienes la prueba completa del Octavia Laurin&Klement) que se transforma ligeramente para ser más capaz fuera del asfalto.

Para ello emplea diferentes soluciones tanto estéticas como dinámicas. Así, a simple vista se distingue por añadir una protección inferior de plástico a lo largo de todo el perímetro inferior de la carrocería, montar unos neumáticos de mayor perfil de los que más adelante hablaremos) o aumentar la distancia libre al suelo hasta los 17,1 cm para así poder atravesar zonas más complicadas. No obstante, el principal cambio reside en el montaje de un sistema de tracción total que funciona mediante un embrague multidisco Haldex que reparte el par entre las cuatro ruedas de forma automática dependiendo del terreno en el que nos encontremos.

Así, si en condiciones normales la tracción será siempre delantera, cuando entremos en una zona de mínima adherencia (como barro, nieve, tierra), en el momento en el que el sistema detecte un deslizamiento excesivo de las ruedas delanteras (que empiecen a patinar), desviará parte de la fuerza a las traseras para así tener la máxima tracción y poder seguir circulando con total seguridad.

Durante nuestra prueba, este sistema nos sorprendió por su eficacia, sobre todo a la hora de subir tramos llenos de jaras y con el suelo roto por las lluvias. Únicamente ejerciendo ligera fuerza sobre el acelerador, el coche subía con total facilidad (en este sentido, el contar con el cambio automático DSG fue toda una ventaja ya que sólo tuvimos que preocuparnos de un pedal), mientras que el motor, el más potente de toda la gama, el 2.0 TDI de 184 CV empujaba con fuerza, y control, los 4,69 metros de carrocería y los 1.559 kilos de peso.

Ahora bien, podría ser mucho más eficaz si simplemente estuviera acoplado a un sistema de control de descenso de pendientes o a unos neumáticos más aptos para la circulación off-road. Y es que pese a que las gomas cuentan con un mayor perfil (tienen una medida de 225/50 en lugar de los 225/45 que monta el Octavia Combi), siguen siendo más ‘asfálticos’ que ‘todoterreneros’, pudiendo erigirse los causantes de ese deslizamiento antes comentado.

Cómodo y elegante

Más allá del campo, este Scout se torna como un vehículo más cómodo inclusive que el Octavia ‘normal’; circunstancia que se debe al hecho de montar de una suspensión con un tarado más blando. Gracias a ello, los viajes por autopista se realizarán de forma más confortable ya que las irregularidades del asfalto se absorben mucho mejor; pero además, cuando circulamos por carreteras más reviradas, el comportamiento del coche sigue siendo excepcional, sin balanceos ni inercias de la carrocería.

Por si eso fuera poco, al igual que sucedía con el Octavia, este Scout sobresale por tener una suavidad y un silencio de marcha digna de las mejores berlinas de representación. Y eso que dada la transformación estética que sufre, nuestro protagonista pierde cierta elegancia externa. No así en el habitáculo, con un salpicadero que nos vuelve a demostrar el salto de calidad que ha pegado Skoda en sus nuevos vehículos y en donde no sólo se emplean materiales blandos sino que todos están ajustados de forma extraordinario. Todo ello se complementa con un amplio equipamiento de serie (climatizador bizona, Bluetooth, sensores de lluvia y luces, radio CD Mp3, control de velocidad…) que, a base de talonario, podrá ser completado con innumerables opciones, tanto de entretenimiento y confort (navegador con pantalla táctil de 8 pulgadas y disco duro de 64 Gb, asientos de cuero, eléctricos y calefactados, techo solar, portón eléctrico del maletero…), como de seguridad (asistente de aparcamiento, avisador de cambio involuntario de carril, detector de fatiga, faros bi-xenón, lector de señales de tráfico…).

Un sinfín de opciones que, quizá, se conviertan en el talón de Aquiles de este Scout por el sobreprecio al que se le somete si queremos elegirlas todas. Y es que con el motor de nuestra unidad, el precio queda cifrado en 33.050 euros (sin incluir descuentos), que pueden aumentar hasta los 46.600 euros si lo equipamos al máximo. Un valor que es incluso 1.900 euros superior al de un Audi A4 Allroad, con la salvedad de que, por ese precio, estaremos empezando a configurar el alemán, mientras que con el Scout iremos ‘cargados hasta los dientes’ de opciones.

Tecno&Motor

Tecno&Motor

Probamos el Volkswagen Passat Variant GTE: conciencia familiar

Karam El Shenawy

¿Puede un híbrido ser capaz de circular como un eléctrico puro y, al mismo, tiempo emocionarte como un deportivo? La respuesta es sí. Nosotros lo hemos comprobado exprimiendo al máximo al Volkswagen Passat Variant GTE, el híbrido enchufable de la marca alemana que pasa de ser el Dr. Jekyll a Mr. Hyde con sólo pulsar un botón. leer

Tecno&Motor

Harley Davidson Softail, gama 2018

Manel Hospido

El gigante americano no es muy dado a realizar grandes cambios en su catálogo, pero las ventas mandan y por ello se han puesto manos a la obra, empezando con sus motos custom de gran cilindrada, las Harley Davidson Softail. leer

Tecno&Motor

Probamos el Volvo V90: regreso a lo grande

Karam El Shenawy

Tras casi haber ‘desaparecido’ del segmento de las berlinas de representación familiares, Volvo vuelve a la carga con este V90 un producto atractivo, confortable y que se supera tanto en calidad como en tecnología y seguridad. leer

Tecno&Motor

Probamos el Porsche 911 Carrera 4S: ‘turbo era’

Karam El Shenawy

Porsche rompe con el tradicionalismo dotando al clásico 911 Carrera de un motor turboalimentado. Pero la renovada versión de acceso a la familia Nueveonce esconde un sinfín de secretos que nosotros hemos descubierto en esta prueba. Si quieres saber cuáles son… sigue leyendo. leer

Todo esto
y mucho más
en Tecno&Motor
+