El Hedonista El original y único desde 2011

“¡Si uno conociera lo que tiene, con tanta claridad como conoce lo que le falta!”. Mario Benedetti

Menu abrir sidebar

Tecno&Motor

El único de su segmento en hibridarProbamos el Toyota Yaris Hybrid: la ciudad, a sus pies

En un momento especialmente tenso en lo que a contaminación urbana se refiere, da gusto poder conducir un coche limpio que, además, no tenga que depender de enchufes y nos permita incluso divertirnos cuando salimos de la metrópolis. ¿Quién ha conseguido tal combinación? Toyota con este mejorado Yaris Hybrid que te traemos en esta prueba.

Restricciones, cortes y una boina que no deja casi ver el horizonte. Este es el panorama al que nos enfrentamos actualmente los ciudadanos de las grandes urbes del mundo, en general, y de España en particular. De aquí en adelante, el término “protocolo anticontaminación” comenzará a ser tan conocido como, o más, que el Despacito de Luis Fonsi.

Un protocolo que señala y afecta, principalmente, a los vehículos… Pero no a todos. Porque ante el escenario de prohibiciones y restricciones, si circulas con el protagonista de estas líneas, podrás campar a tus anchas por cualquier rincón de la ciudad, ahorrando dinero en el aparcamiento y circulando sin ningún tipo de limitación. En efecto, nos referimos al Toyota Yaris Hybrid, o lo que es lo mismo, la variante híbrida del urbano japonés.

Único en su especie

Dentro de la categoría de los utilitarios, el Yaris Hybrid se mantiene como el único modelo en ofertar una variante híbrida. Una apuesta no solo medioambiental, sino también comercial, ya que tras dar carpetazo a las motorizaciones diésel, la idea de Toyota es que de aquí a un par de años, el apellido Hybrid suponga más del 70% de las ventas del modelo. De momento, durante el 2016, casi la mitad de Yaris ya estaba impulsado por el sistema híbrido situándole, al mismo tiempo, dentro del Top 5 del segmento B.

Bajo el capó, una combinación ganadora. Por un lado, el motor de gasolina VVT-i de 1.5 litros y 75 CV que se combina con un módulo eléctrico de 61 CV para generar conjuntamente 100 CV. Sin embargo, prestacionalmente, puede que el Yaris Hybrid no sea un cohete, porque le cuesta ganar velocidad (acelera de 0 a 100 km/h en 11,8 segundos), pero si entendemos que su máxima prioridad es priorizar el consumo, no nos importará tardar algo más en salir de los semáforos.

A hurtadillas

Sí, porque los 4,5 l/100 km que medimos en ciudad dan gala de todo su potencial. Solo necesitamos pulsar el botón EV colocado en el túnel central -algo a desmano al situarse bajo el freno de mano-, y comenzar a rodar de forma total y absolutamente silenciosa. Porque esta es una de las grandes ventajas del Yaris Hybrid: la posibilidad de rodar durante algo más de 3 kilómetros sin emitir un solo ruido ni partícula contaminante. El coche únicamente te pide una cosa, que seas delicado con el acelerador porque si no enseguida hará acto de aparición el bloque de gasolina. De esta forma, la velocidad máxima a la que podremos circular en modo EV serán 50 km/h, más que suficiente para movernos por las calles de cualquier ciudad.

Puede parecer una autonomía escasa, pero una vez se acaba la energía almacenada en la batería, el motor eléctrico no se para, sino que siempre está ahí para asistir al de combustión y conseguir el gasto antes mencionado, inalcanzable por cualquiera de sus rivales. Además, las celdas de níquel hidruro metálico se irán recargando en las fases de frenada, bien cuando pisamos el pedal o si levantamos el acelerador.

Ahora bien, si queremos algo más de brío, solo tendremos que hundir un poco el pie en el pedal derecho para que los 100 CV hagan aparición. Lo bueno es que ni con todo el potencial desplegado, el Yaris da muestras de ser un coche ruidoso. Aquí hay que alabar el buen hacer de los ingenieros nipones, quienes han centrado sus esfuerzos para que el conjunto motor cuente con una menor intromisión sonora dentro del habitáculo. Para lograrlo, se ha implantado un extenso abanico de medidas, como la instalación de soportes para el motor, un mayor limitador del desplazamiento del motor, nuevos ejes de transmisión delanteros, un bastidor auxiliar delantero, un sistema de admisión de aire modificado y un sistema de escape ajustado con un nuevo silenciador auxiliar. El resultado, un vehículo ciertamente más sigiloso.

Con el pie ‘a tabla’, la aguja del diagrama híbrido al límite del ‘Power’ y la velocidad subiendo progresivamente, no notaremos un sonido excesivamente desagradable. Sí, el motor suena, como es normal, pero mucho menos que en la generación precedente, donde parecía que el bloque iba a salir despedido por delante del capó.

Si además eres del tipo de conductor que quiere ir a por dato de consumo, además de conseguir un nivel de sonoridad extremadamente bajo, podrás incluso reducir la cifra del ordenador de a bordo y llegar a marcar un más que satisfactorio 3,8 l/100, rozando incluso el homologado (3,3 litros). Y es que la labor del motor eléctrico aquí se vuelve determinante. Tanto, que la marca, acorde a un estudio realizado, ha estipulado que el 37% de la distancia que cubre el cliente de un Yaris Hybrid, la realiza en modo eléctrico, valor que irá en aumento cuanto mayor sea el uso urbano que le des.

Ágil y dinámico

Si decides salir del núcleo metropolitano, el utilitario japonés sigue respondiendo con solvencia. Como decíamos antes, quizá la respuesta del conjunto mecánico sea algo menor a causa de la menor incidencia del bloque eléctrico, reduciéndose además el confort sonoro y aumentando ligeramente el consumo, pero el Yaris Hybrid sabe paliar estas carencias proponiendo una dinámica de conducción más que notable. Si bien donde realmente se desenvuelve con soltura es en ciudad, si circulamos por carreteras secundarias, también sabrá ‘portarse’ bien.

Los ingenieros también han dedicado varias horas a mejorar la puesta a punto del chasis. La suspensión, sin ser excesivamente blanda, filtra perfectamente las irregularidades del terreno sosteniendo al mismo tiempo la carrocería; mientras que la dirección, con asistencia eléctrica, transmite mucha más información que antes, convirtiéndole en un vehículo más ágil y directo. Las 2,1 vueltas entre topes también ayudan en este sentido, pero limitan el radio de giro en un vehículo con tintes puramente urbanos.

Elementos que forman parte de los más de 900 nuevos componentes que dan forma al Yaris Hybrid y que casi permitirían hablar de una nueva generación, aunque lo correcto es citarlo como restyling, el segundo que sufre.

Gana en atractivo…

Uno de esos puntos que se han revisado y que, actualmente, se convierte en el más importante a la hora de adquirir un coche ha sido el diseño. Aquí, el utilitario nipón se acerca ligeramente a sus hermanos de gama, Prius o Aygo, al incorporar una nueva parrilla más afilada (con forma de panal en los acabados más altos, como el nuestro), luces antiniebla más grandes o unos faros delanteros más estilizados en los que se integra una nueva firma luminosa diurna de tipo LED que parece prolongarse hasta el logo gracias a las molduras cromadas.

Detrás, esta tecnología también está presente en los grupos ópticos, que cambian su forma para abrazar un portón de nueva factura. Los paragolpes también son de estreno, con un aspecto más voluminoso que consigue aumentar la sensación de anchura que la marca ha querido transmitir.  El conjunto externo se completa con unos embellecedores laterales inferiores, que en nuestro acabado estaban terminados en negro brillante, llantas de aleación de 16 pulgadas en negro o una carrocería bicolor pintada en el nuevo Rojo Tokio con el techo en negro.

… y en conectividad

Un envoltorio exterior completamente revisado que, como decimos, aumenta su atractivo sin alterar ni un milímetro sus cotas, que siguen estando cifradas en los 3,94 metros de longitud, 1,69 de anchura y 1,51 de altura, situándole en el corazón del segmento B.

En el habitáculo, Toyota ha querido dar un toque de modernidad al conjunto, cambiando determinados elementos como el las tomas de aire o el volante, heredado del C-HR. Igualmente, la parte central del salpicadero, los paneles de las puertas y parte de la tapicería se ha coloreado del mismo matiz que la carrocería.

Las versiones más equipadas, como la nuestra, apuestan por un ordenador de a bordo a color, con una pantalla TFT de 4,2 pulgadas idéntico al del C-HR en donde podemos visualizar los datos relativos a la navegación, la radio, el esquema de energía eléctrico… La consola central está presidida por una pantalla táctil de buena resolución pero colocada en una posición algo alejada de la vista del conductor y con un funcionamiento que nos ha parecido algo más lento a lo que la marca nos tiene acostumbrados. Si nos centramos en las terminaciones, lo cierto es que la calidad general del vehículo parece haber ido en aumento. Aún se abusa de plásticos duros, más aún con las molduras bicolor, pero lo cierto es que el ajuste de todos es bastante bueno, muy por encima del empleado en algunos de sus rivales.

Por lo demás, el habitáculo no varía ni un ápice en lo que a habitabilidad se refiere, pues mantiene los 2,51 metros de batalla, que resulta suficiente para transportar sin ningún problema a cuatro adultos que ronden los 1,80 metros de altura. En cuanto al maletero, los 286 litros que ofrece, se alejan de los estándares actualmente impuestos, donde competidores como el SEAT Ibiza o el Volkswagen Polo ya rozan los 350 litros, una capacidad más propia de un compacto que de un utilitario.

A tope con la seguridad

El actualizado Yaris Hybrid respeta rigurosamente la tarifa de precios del modelo saliente ofreciendo, eso sí, un nivel de equipamiento mucho mayor –con climatizador, elevalunas eléctricos, luces de conducción diurna, ESP, Bluetooth…-. Como punto destacado, se encuentra el paquete de asistentes a la seguridad Toyota Safety Sense, compuesto por el sistema de alerta ante colisiones inminentes, el avisador de cambio involuntario de carril, el lector de señales de tráfico y el asistente de luz de carretera. Un elenco al que se suman los siete airbags de serie, siendo el único modelo de su categoría con tal cantidad de airbags.

Con todo, si quieres adquirir  este Yaris Hybrid con el acabado Feel! has de preparar cerca de 20.950 € para obtenerlo, sumando eso sí, 600 € por montar el navegador y 800 € por contar con la carrocería bicolor, que ofrece combinaciones mucho más llamativas que la de nuestra unidad. Lo bueno, que la firma asiática te ofrece un descuento de 4.300 € para llevártelo.

Pero aparte de eso lo cierto es que Toyota vuelve a despuntar con un modelo híbrido, el no solo por ser el único de su segmento, sino por haber conseguido corregir esas pequeñas carencias y, al mismo tiempo, mejorar algunas de sus virtudes.

Tecno&Motor

Tecno&Motor

Porsche abre su primera Pop Up Store

Karam El Shenawy

Seas o no cliente o apasionado de Porsche, si quieres conocer más acerca de la firma de deportivos más laureada del mundo, no debes dejar de visitar el nuevo espacio que la firma ha abierto, por tiempo limitado, en Madrid. leer

#Hedofoodies

El Citroën C3 Aircross se queda helado

Karam El Shenawy

La mejor pareja de reposteros del mundo, formada por Jordi Roca y su mujer, Alejandra Rivas, se ha unido a Citroën para desarrollar una gama de helados basada en el nuevo SUV urbano francés, el C3 Aircross. Pero corre, porque solo estarán un tiempo limitado. leer

Tecno&Motor

Probamos el Toyota Yaris Hybrid: la ciudad, a sus pies

Karam El Shenawy

En un momento especialmente tenso en lo que a contaminación urbana se refiere, da gusto poder conducir un coche limpio que, además, no tenga que depender de enchufes y nos permita incluso divertirnos cuando salimos de la metrópolis. ¿Quién ha conseguido tal combinación? Toyota con este mejorado Yaris Hybrid que te traemos en esta prueba. leer

Tecno&Motor

Aprilia RSV4 RF, el “coco” de la pista

Manel Hospido

Heredera de las motos ganadoras del Mundial de Superbikes a manos de Max Biaggi y Silvain Guintoli, la nueva Aprilia RSV4 RF se ha adaptado a la nueva norma anti-contaminante Euro-4 sin perder un ápice de efectividad. leer

Todo esto
y mucho más
en Tecno&Motor
+