El Hedonista El original y único desde 2011

“Para ser realmente grande, hay que estar con la gente, no por encima de ella.”. Montesquieu

Menu abrir sidebar

Tecno&Motor

Probamos la nueva Triumph Bonneville T120 Black7 días en la Triumph T120 Black, tradición puesta al día

La T120 Black incorpora nuevos motores con refrigeración líquida y ayudas electrónicas, todo ello manteniendo su estética vintage.

La Triumph Bonneville T120 black es una versión sin cromados y “oscura” de las T120. Unas motos que rinden homenaje al mítico modelo de la firma británica del mismo nombre y que ofrecen una conducción cómoda y fácil, adaptada nuestros días.

Para todos aquellos motoristas a los que les gusta la estética retro, las Triumph Bonneville han sido siempre una opción. Motos que mantienen las líneas de la época dorada de la industria inglesa de las dos ruedas y que han supuesto un auténtico filón para Triumph. Pero como se suele decir: “renovarse o morir” y eso debieron pensar en Hinckley cuando decidieron incorporar una nueva línea de motores con refrigeración líquida y ayudas a la conducción en las Bonneville. Los nuevos motores se dividen en tres opciones: 900 y 1200 “High Torque”; y 1200 “High Power”, perfectamente adaptados a los distintos usos que pueden darle a este tipo de motos sus propietarios.

La T120 Black, monta la versión “High Torque” de 1.200 cc, que incluye control de tracción, embrague anti-rebote y acelerador electrónico. Un bicilíndrico que entrega unos buenos 80 caballos de potencia a 6.550 vueltas, lo que unido a un impresionante par de 105 Nm la convierten en una excelente opción para aquellos que quieren una moto de línea atemporal con un mínimo de prestaciones. Durante la prueba, pude disfrutar de su entrega lineal y contundente a bajos y medias vueltas, quizás demasiado contundente en las reducciones en marchas cortas, pero que vas a esperar de un dos cilindros en línea con semejante par… es su carácter.

Siguiendo con el propulsor, este te permite realizar una conducción fácil y relajada, encontrado la suficiente potencia en los adelantamientos y un nivel de vibraciones casi inexistente a velocidades de crucero altas. Lo que unido al ronroneo de su clásico sistema de escape de doble salida, convierte la experiencia en un momento realmente agradable.

Pero no todo es motor en esta Bonnie, el eficiente trabajo realizado en su nuevo chasis, tipo doble cuna, ayuda a transmitir todas esas sensaciones que hemos mencionado al puesto de conducción, consiguiendo un alto nivel de confort en marcha tanto solo como acompañado, gracias por un lado a su elegante y cómodo asiento de cuero marrón, que combina a la perfección sobre cualquiera de las dos opciones de color existentes, negro o gris grafito; y por otro, a una amortiguación acorde al conjunto, compuesta de dos amortiguadores, con posibilidad de ajuste en la precarga, y una horquilla telescópica con barras de 41 mm de diámetro, firmados ambos trenes por la japonesa Kayaba, que funcionan realmente bien, lo que pude comprobar en mi zona de curvas preferidas, donde esta versión se comporta bastante mejor que la anterior.

Para acabar con la parte ciclo, hay que detenerse en su sistema de frenos con ABS, que incluye dos discos delanteros de 310 mm, mordidos por pinzas Nissin de dos pistones, accionadas por una bomba axial, con maneta regulable en extensión; y un único disco de 255 mm y pinza también de dos pistones detrás, más que suficiente para este tipo de moto.

Volviendo a las sensaciones, buena parte de lo agradable de su uso se lo debe a su posición de conducción y cotas. En la T120 Black tomas una postura clásica, nada forzada, con los pies centrados y las manos colocadas horizontalmente, desde la que acceder a todos los instrumentos fácilmente, entre los que hay que mencionar el activador de los puños calefactables y los modos de conducción (road y rain). Además lo bajo de su altura desde el asiento (785 mm) y su peso (224 Kg) la hacen apta para casi cualquier usuario con un mínimo de experiencia (Triumph tiene otras opciones de iniciación).

Pero no todo son cifras y sensaciones en esta moto, tras la gama Bonneville existe toda una sub-cultura, siendo motos utilizadas por muchos de los transformadores más influyentes del momento. Buenos ejemplos son los italianos Mr. Martini, la gente de Deus ex Machina o el mismo Marcus Walz. En sintonía con esta tendencia, desde Triumph ofrecen una larga lista de accesorios para que personalicemos nuestra moto. Así que si compartes el gusto por lo vintage, no te van los cromados, te gusta distinguirte de los demás y dispones de algo más de 12.000 €, no dejes de pasarte por cualquiera de los concesionarios que tiene la marca y solicita una prueba… Seguro que te sorprenderá.

Tecno&Motor

Tecno&Motor

Probamos el Toyota Yaris Hybrid: la ciudad, a sus pies

Karam El Shenawy

En un momento especialmente tenso en lo que a contaminación urbana se refiere, da gusto poder conducir un coche limpio que, además, no tenga que depender de enchufes y nos permita incluso divertirnos cuando salimos de la metrópolis. ¿Quién ha conseguido tal combinación? Toyota con este mejorado Yaris Hybrid que te traemos en esta prueba. leer

Tecno&Motor

Aprilia RSV4 RF, el “coco” de la pista

Manel Hospido

Heredera de las motos ganadoras del Mundial de Superbikes a manos de Max Biaggi y Silvain Guintoli, la nueva Aprilia RSV4 RF se ha adaptado a la nueva norma anti-contaminante Euro-4 sin perder un ápice de efectividad. leer

Tecno&Motor

Conducimos el Porsche Panamera Sport Turismo: nuevos horizontes

Karam El Shenawy

Porsche consigue algo que hace décadas parecía quimérico, tener una berlina familiar. Basado en el Panamera, añade el apellido Sport Turismo para ofrecer una zaga redondeada, un maletero más capaz y una configuración interna para cinco ocupantes. Nosotros nos hemos ido hasta Portugal para probarlo. leer

Tecno&Motor

Probamos el Audi R8 Spyder: a las puertas del Nirvana

Karam El Shenawy

¿Puede haber algo más exclusivo que un superdeportivo de 540 CV, con motor atmosférico y un aullido que hubiera puesto los pelos de punta hasta el mismísimo Félix Rodríguez de la fuente? La respuesta es un rotundo sí, tal y como demuestra el Audi R8 Spyder que probamos en profundidad en las siguientes líneas. leer

Todo esto
y mucho más
en Tecno&Motor
+