El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Tecno&Motor

Yard Built XV950 “Son of Time” de Numbnut MotorcyclesYamaha “Son Of Time”, precisión holandesa

Desde los Países Bajos los chicos de Numbnut Motorcycles nos presentan su última creación en colaboración con la relojera TW Steel, la “Son of Time”, una cruiser reconvertida en todo un dragster.

La “Son of Time” es una transformación hecha a partir de una Yamaha XV950 dentro del espacio creativo Yard Built, una iniciativa donde los mejores talleres de transformación de motos trabajan con modelos Yamaha.

La alta relojería y el mundo del motor han compartido campañas de marketing en numerosas ocasiones, es muy común ver los logotipos de las grandes firmas en carenados de motos y coches, así como patrocinando grandes eventos deportivos. Hoy nos vamos a ocupar de una apuesta diferente, que ha unido a la relojera holandesa TW Steel con sus compatriotas del taller Numbnut Motorcycles, y en la que se ha decidido crear una moto como parte de la campaña de lanzamiento de la nueva colección de cronógrafos automáticos de TW Steel: “Son of Time”.

TW Steel lleva tiempo apostando por el mundo del motor, con iconos como Emerson Fittipaldi, David Coulthard, Mick Doohan o Valentino Rossi como imagen de la marca. Incluso han creado una colección con los colores del equipo Yamaha de MotoGp. Quizás, esta última colaboración haya influido en la decisión de Roderock Seibert (Numbnut Motorcycles) de tomar una moto de la marca de los diapasones como moto donante para este proyecto: la Yamaha XV950, una cruiser limpia y musculosa, con aspecto de bobber, que se desmontó por completo en este taller de Amsterdam para crear la “Son of Time”.

De la XV950 se ha aprovechado su motor bicilíndrico de 942 cc, calado a 60 grados, que entrega unos aprovechables 80 Nm a 3000 vueltas en su versión estándar; parte del chasis, que fue alargado y bajado; y el basculante que fue estirado 60 mm y donde la doble amortiguación dio paso a una sola unidad. Todo ello para que fuera el punto de partida para crear un elegante dragster. Sobre esta base, el equipo del Numbnuts Motorcycles, formado por Roderock Seibert y los hermanos Cobelens, Ton y Jordy, fabricaron una serie de piezas artesanales como: su largo y plano depósito de gasolina, unas nuevas tomas de aire, las tapas del motor con su logotipo y un evocador conjunto de asiento/colín que nos traslada a las competiciones de antaño.

Junto a este exquisito trabajo manual, se instalaron piezas de algunos de los mejores proveedores para hacer de la cómoda y tranquila XV950 una deportiva acorde a la imagen de la nuevos relojes de TW Steel. Para ello, se optó para las suspensiones por un equipo completamente regulable de K-Tech, compuesto de una horquilla invertida con barras de 43 mm de diámetro y un amortiguador con depósito independiente, que actúan sobre unos pegajosos neumáticos Pirelli Diablo Supercorsa montados sobre unas ligerísimas llantas lenticulares de carbono firmadas por Dymag. El importante apartado de la frenada fue cubierto por la empresa líder del mercado, Brembo, con un par de pinzas radiales delante, para discos de 320 mm, y bomba radial de caudal variable RCS-19, accionada, como en el caso del embrague, por una maneta regulable de la empresa checa PP Tuning, que también proveyeron los mandos retrasados para los pies y los semi-manillares.

Si bien se ha mantenido el motor original, se ha mejorado incorporando una centralita Power Commander y un cambio rápido, Quick Shifter, ambos de Dynojet, lo que unido a un escape artesanal de los también holandeses Nozem le dan un poco más de pimienta a este honesto propulsor.

En cuanto a los detalles estéticos tenemos que mencionar su personalizado tacómetro Motogadget Pro, que simula un reloj de TW Steel; sus puños Bitwell Kungfu, que le dan un toque de la vieja escuela; su funcional óptica delantera a base leds, de la californiana Baja Designs, especialistas en soluciones para el off-road; y como no, el sobrio y elegante trabajo de pintura que luce, combinando el gris y el rojo con el logo de TW Steel. En resumen, una impactante moto artesanal que combina a la perfección deportividad y tradición… Como el cronógrafo del mismo nombre.

1828384858687888scroll down

Tecno&Motor

Tecno&Motor

Probamos el Porsche Panamera 4S Sport Turismo: aires de familia

Karam El Shenawy

Porsche consigue algo que hace décadas parecía quimérico, tener una berlina familiar. Basado en el Panamera, añade el apellido Sport Turismo para ofrecer una zaga redondeada, un maletero más capaz y una configuración interna para cinco ocupantes. Nosotros lo hemos probado en su versión 4S. leer

Tecno&Motor

Probamos el Alfa Romeo Stelvio: SUV de principio a fin

Karam El Shenawy

El SUV de Alfa Romeo, el Stelvio consigue lo que muy pocos rivales son capaces de lograr: enamorar en un tramo por curvas. El perfecto trabajo realizado a nivel de chasis combinado con un motor de gran potencia le convierten en el todocamino más emocional de cuantos existen en el mercado actualmente. leer

Tecno&Motor

Probamos el SEAT Leon CUPRA ST 300: diversión familiar

Karam El Shenawy

Quien piense que aunar deportividad con disfrute familiar es una quimera es porque aún no ha tenido la oportunidad de conducir el SEAT León CUPRA ST 300. Un auténtico bólido de competición pensado para el día a día y que nosotros hemos probado en profundidad. leer

Todo esto
y mucho más
en Tecno&Motor
+