El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Tecno&Motor

Yamaha R1-M, el regreso del Samurai

Yamaha sube el listón de las superdeportivas de litro hasta cotas que hace unos años eran impensables, con la nueva R1-M.

Con la presentación de su nueva R1-M, la marca de los diapasones vuelve a subir el listón de las superdeportivas de litro hasta cotas que hace unos años eran impensables. Todo gracias a la combinación de una buena dosis de electrónica, un aumento de la potencia y una eficiente parte ciclo.

Ya han pasado muchos años desde la presentación en el Eicma de 1998 de la primera Yamaha YZF-R1. Aquella moto supuso un punto y aparte en cuanto a lo que se debía esperar de una hypersport, entregaba 150 caballos de potencia para tan solo 177 kg lo que unido a un aspecto 100% racing, donde se primaba la efectividad sobre el confort, la convirtió rápidamente en un objeto de culto para generaciones de motoristas. Desde entonces, Yamaha ha ido introduciendo nuevas versiones para mantener su privilegiada posición en el mercado y seguir siendo competitiva en los distintos campeonatos en los que ha brillado con pilotos  como Noriyuki Haga, Troy Corser y Ben Spies, quien consiguió el título de SBK en el año 2009.

Para este 2015, la marca de Iwata ha decidido fabricar una moto totalmente nueva, que solo mantiene de los modelos anteriores el nombre y su espíritu. Hoy os presentamos su versión más extrema, la R1-M, una serie limitada que solo se puede adquirir bajo pedido y que está especialmente recomendada para asiduos a los circuitos, equipos profesionales y porqué no, también para sibaritas de las dos ruedas.

La magia de los bits
Buena parte de la culpa del renacer de las superbikes de calle ha sido la incorporación de una cada vez más eficiente electrónica en la gestión de sus prestaciones. Sin ella sería imposible conducir con un mínimo de seguridad estas bestias si no somos Rossi, Márquez o Lorenzo. Es precisamente aquí, en MotoGP, donde se ha desarrollado la mayoría de la electrónica que incorpora la nueva R1.

Una de las principales novedades que incorpora esta YZF es el sensor de medición de inercia de seis ejes con detección de movimiento tridimensional (IMU), éste trabaja junto a los demás sensores instalados en el motor y el chasis para proporcionar, en tiempo real, toda la información necesaria para el correcto funcionamiento de los sistemas de control de tracción y derrape (SCS); el asistente de salidas (LCS) ; el anti-wheelie (LIF); el cambio rápido (QSS) y el sistema de freno unificado con ABS, todo en pos de la seguridad y la efectividad frente al cronómetro.

Otra ayuda que no podía faltar en una moto de este nivel son los modos de potencia (PWR), que en este caso son cuatro,  que combinados con los cuatro grupos de ajuste que nos ofrece su innovador sistema de control de conducción (YRC) nos permitirán adaptar el carácter de la moto a nuestras necesidades.

Para terminar con al derroche tecnológico que supone esta Yamaha, la versión que hoy nos ocupa (R1-M) incluye además dos delicatessen: una es la unidad de control de comunicaciones (CCU), con registro de datos y conexión Wi-Fi, con la que nos podremos descargar en nuestra tablet un sinfín de datos para mejorar nuestros tiempos en el circuito a la vez que ajustar de forma inalámbrica el sistema YRC y otra es su suspensión electrónica Öhlins (ERS) que es gestionada por su propia centralita (SCU), que puede trabajar en modo automático o manual con tres posibilidades de ajuste para cada uno.

Más potencia
Esta joya de la tecnología incorpora un nuevo motor tetracilíndrico de 998 cc con cigüeñal crossplane que consigue una relación de transmisión permanente de 1:1 lo que permite sacarle el máximo partido a los 200 cv que entrega. Esta potencia se ha conseguido gracias a un profundo trabajo en el motor que ha incluido una nueva culata; unas válvulas de admisión y escape de mayor diámetro; unas bielas de magnesio, que pesan un 40% menos respecto a las del modelo precedente; unos resistentes pistones de aluminio forjado, fabricados en su parte inferior usando la técnica bridge-box; unos nuevos taqués para el accionamiento de las válvulas, con recubrimiento antifricción DLC; y una sobredimensionada caja para el filtro de aire (10,5 litros) que se combina con un sistema de control de admisión de aire por circuito integrado (YCC-I), que adapta su caudal al régimen en que gira el motor.

Otro cambio fácilmente reconocible respecto al modelo anterior es el nuevo escape 4-2-1. Este nuevo equipo esta fabricado principalmente en titanio e incluye una válvula controlada por un servomotor que entra en funcionamiento a altas revoluciones, ayudando a proporcionar una entrega de potencia contundente y lineal.

Además, las elevadas prestaciones de esta superdeportiva ha obligado al diseño de un nuevo embrague, más ligero y compacto, denominado A&S (assist and slipper) que ofrece un mejor acople en las aceleraciones, una reducción de la presión en las reducciones y una eficiente acción anti-rebote para las situaciones más extremas, aquellas en las que se puede arañar alguna décima al cronómetro.

Lucha contra la báscula
Lo primero que llama la atención de esta nueva R1 es su aspecto compacto, muy similar al de las YZF-M1 de MotoGp, un diseño que busca la máxima integración entre piloto y máquina. Prueba de ello es su corta distancia entre ejes, 1.045mm, y su contenido peso, 199Kg en orden de marcha.

Su parte ciclo se ha mantenido fiel a la tradición y monta un chasis tipo Deltabox con un basculante de doble brazo, ambos fabricados en aluminio, en los que se han incluido distintos componentes de fundición por gravedad para conseguir la máxima resistencia y ligereza. En cambio, para el subchasis y las llantas se ha optado por el aún más liviano y caro magnesio. Éstas últimas son de 10 palos, van pintadas de azul y acogen unos neumáticos de alto rendimiento, creados específicamente por Bridgestone, dos discos de freno de 320 mm en el tren delantero y uno de 220 mm en el trasero.

Siguiendo con la premisa de aligerar el conjunto, se ha utilizado la fibra de carbono para el carenado, donde se alternan áreas simplemente lacadas, en las que el material queda a la vista, con otras pintadas en plata con filetes azules, que combinan con el aluminio pulido del depósito de gasolina y el azul de las llantas.

Otro detalle a destacar y que diferencia estéticamente a esta moto es su frontal, donde conviven su conducto de aire central y su minimalista sistema de  iluminación a base de led con dos faros situados en los extremos del carenado. Para finalizar, hay que mencionar que los 25.900 € que cuesta este sueño tecnológico incluye una invitación al Yamaha Racing Experience que se celebrará durante el mes de julio en 4 circuitos europeos, donde hombres y máquinas, junto a invitados VIP, podrán entrar en pista mientras reciben la supervisión de entrenadores y mecánicos de la marca. ¿Te apuntas?

Una respuesta a Yamaha R1-M, el regreso del Samurai

  1. Gracias por las explicaciones detalladas, muy interesante! Anna

Tecno&Motor

Tecno&Motor

Probamos el Jaguar F-PACE: agilidad felina

Karam El Shenawy

Dicen que para todo hay una primera vez. Pues bien, el F-PACE no solo ha supuesto la primera incursión de Jaguar en el mundo de los todoterrenos, sino que además se atreve a hacerlo con un motor de gasolina pequeño, potente y con un gran carácter deportivo. Aquí tienes la prueba completa. leer

Tecno&Motor

Probamos el BMW Serie 6 GT: perfecta bipolaridad

Karam El Shenawy

Es uno de los modelos más sorprendentes de la actualidad. En 5,09 metros es capaz de aglutinar todo el lujo de una berlina de representación, con el tacto deportivo de un cupé. En las siguientes líneas ponemos a prueba el nuevo BMW Serie 6 GT en su versión 640i impulsada por un bloque de gasolina de 340 CV. ¿El resultado? Lo sabrás al seguir leyendo. leer

Todo esto
y mucho más
en Tecno&Motor
+