El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Estreno

Una violenta y brillante recreación del clásico de ShakespeareUn Macbeth sorprendentemente nuevo y cinematográfico

Michael Fassbender y Marion Cotillard despliegan todo su talento.

La enésima revisión para el cine del inmortal drama shakesperiano Macbeth llega de la mano del casi desconocido realizador australiano Justin Kurzel y precedida por las magnificas recreaciones de esta obra que en el siglo XX hicieron grandes directores como Orson Welles, Roman Polanski o Akira Kurosawa, que trasladó la historia al Japón feudal en Trono de sangre. Sorprende y mucho que, a pesar de estos precedentes, Kurzel haya sido capaz de distanciarse lo suficiente como para hacer algo realmente diferente y, al mismo tiempo, casi a la altura de tanto talento. Su Macbeth es visceral y brutal, un filme de acción con estética del siglo XXI pero sumamente fiel a la obra de teatro que traslada a imágenes y que sabe traducir ejemplarmente a un lenguaje puramente cinematográfico. Kurzel cuenta además cos dos actores magníficos, Michael Fassbender y Marion Cotillard, que supuran talento por los poros de su piel en sus dos antológicas recreaciones del usurpador del trono de Escocia y su pérfida esposa.

Justin Kurzel hace una adaptación de Macbeth original, atrevida, explícitamente violenta y tan impactante como hermosa. Poseedora de un estilo visual estilizado hasta en la coreografía de las batallas, Kurzel dota a su criatura de una inusual elegancia y de una vistosidad que deslumbra. Su oscura visión transcurre en la época y en los escenarios en los que Shakespeare situó realmente la historia, la Escocia del siglo XI. Tanto los exteriores como los interiores son naturales. Es decir, no se ha recreado escenario alguno en un plató y el filme se ha rodado en localizaciones históricas como la catedral de Ely, en Inglaterra, o la fortaleza de Bamburgh, a medio camino entre Edimburgo y Newcastle. Pero Kurzel no solo acierta en la forma. Su Macbeth también funciona desde un punto de vista dramático gracias a lo mucho que el realizador se aleja del lenguaje teatral para acercar esta tragedia al cine. Sus personajes son, digamos, más humanos, más reales, más de carne y hueso. La locura de Lady Macbeth no desemboca en un alarde de gestualidad, sino más bien en todo lo contrario. Y los monólogos, limados para ajustar necesariamente el metraje de la película, están matizados con imágenes y movimientos de cámara que los convierten en algo realmente dinámico.

Kurzel introduce otras variantes a la obra de Shakespeare, como que las brujas no sean ancianas, sino mujeres jóvenes, una de ellas es incluso una niña, o que el bosque que falsamente se acerca al castillo y que confunde a un Macbeth ya completamente embriagado por la locura se resuelva aquí con un incendio. Y como colofón a este despliegue de recursos y a esta brillante relectura de un clásico, dos interpretaciones que merecen todos los premios del mundo. Michael Fassbender desprende energía, carisma y borda la evolutiva locura de un personaje envuelto literalmente en sangre. A su lado, la francesa Marion Cotillard llena de credibilidad y matices a esta manipuladora, ambiciosa y cruel mujer que conduce a su marido hasta un destino fatal y a la que la culpa impide seguir viviendo cuando el monstruo que ella misma ha creado escapa de su control. Un nuevo Macbeth, en definitiva, que sorprenderá a quienes conozcan la obra y que será un magnífico punto de encuentro para quienes apenas sepan algo de ella.

Estreno

Estreno

Blade Runner 2049 (2017): las secuelas de ‘la Secuela’

Gabriel Domenech

La tan esperada como temida continuación de ‘Blade Runner’, la mítica película de Ridley Scott, ha aterrizado en nuestras pantallas. Las críticas y alabanzas al trabajo de su director, Denis Villeneuve, probablemente soslayen lo verdaderamente interesante del producto, su carácter de ‘secuela con pedigrí’. leer

Todo esto
y mucho más
en Estreno
+

Hallazgos

Todo esto
y mucho más
en Hallazgos
+