El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Estreno

Rampling compone su papel a base de miradas, de gestos, de reaccionesUna actriz inmensa llamada Charlotte Rampling

La intérprete británica protagoniza ’45 años’, el nuevo y magnífico filme del director de ‘Weekend’, Andrew Haigh.

Un matrimonio sin hijos. Una vida en común tranquila y feliz que se ha prolongado durante cuarenta y cinco años. Él es más mayor y su salud más débil. Ella lo cuida con mimo mientras ultima los preparativos de una celebración de aniversario que no pudo ser cuando realmente tocaba, hace cinco años. Los hilos del inmenso amor que une a estas dos personas se hacen visibles en sus miradas. Pero la felicidad es una copa de cristal tan frágil que la menor sacudida puede hacerla añicos. Una carta que desentierra el pasado amenaza tantos años de estabilidad. El cuerpo del primer amor del marido ha aparecido, congelado e intacto, en el glaciar de los Alpes suizos donde desapareció hace cincuenta años. Mientras él duda sobre la conveniencia de viajar hasta allí, ella comienza a preguntarse si realmente hay motivos para celebrar un 45 aniversario. Este es el leve y genial argumento de 45 años, la nueva película del realizador británico Andrew Haigh, que en 2011 ya nos sorprendió con la magnética Weekend. Si en aquella narraba casi en tiempo real el inicio de una relación sentimental entre dos hombres alumbrada en una noche de juerga, ahora nos traslada hasta el ocaso de ese fascinante viaje llamado amor.

Andrew Haigh vuelve a confirmarse con 45 años como el rey de la levedad. Poco puede desvelarse de sus argumentos porque poco hay realmente que contar. El milagro de este talentoso director reside en su capacidad para atrapar un pedazo de la vida y sumergirnos en él de una forma tan sencilla y a la vez tan sincera, honesta y apasionante. En esta ocasión, Haigh se sirve de un relato corto de su compatriota David Constantine titulado In Another Country para indagar en la fragilidad de los sentimientos. Su cámara sigue con detalle a estos dos seres humanos que se aman, se hieren y dudan. Andrew Haigh nos lo cuenta todo con delicadeza, con elegancia, con tacto; mirando a los ojos de sus protagonistas y obligándonos a ver a través de ellos todo el miedo y el dolor que experimentan cuando el suelo sobre el que han construido su existencia amenaza con venirse abajo.

Y lógicamente, de poco serviría tanta elegancia, contención y veracidad si Haigh no contara con la complicidad de dos intérpretes capaces de insuflar de vida y autenticidad a sus personajes. El veterano Tom Courtenay está, sin duda, magnífico como el marido desbordado por un pasado que creía enterrado. Pero la palma se la lleva Charlotte Rampling como la esposa amante y fiel que ve amenazados tantos años de relación por una mujer muerta y conservada eternamente joven. Rampling, que acaba de ser justamente reconocida como la mejor actriz por esta película en los Premios del Cine Europeo, compone su papel a base de miradas, de gestos, de reacciones. Su Kate es tan real como la vida misma y no hay en ella atisbo alguno de sobreactuación. La actriz inglesa nos desarma sin apenas mover un músculo, con todo el poder, la fuerza y la sabiduría de un rostro que sigue siendo, pese a los años, uno de los más hermosos del cine. Solo por contemplar como esta mujer inmensa construye el tormento interior de esa esposa, a la que una carta llegada desde otro país y escrita en otro idioma obliga a replantearse toda su vida, merece la pena ver 45 años.

Estreno

Estreno

Blade Runner 2049 (2017): las secuelas de ‘la Secuela’

Gabriel Domenech

La tan esperada como temida continuación de ‘Blade Runner’, la mítica película de Ridley Scott, ha aterrizado en nuestras pantallas. Las críticas y alabanzas al trabajo de su director, Denis Villeneuve, probablemente soslayen lo verdaderamente interesante del producto, su carácter de ‘secuela con pedigrí’. leer

Todo esto
y mucho más
en Estreno
+

Hallazgos

Tecno&Motor

Probamos el Jaguar F-PACE: agilidad felina

Karam El Shenawy

Dicen que para todo hay una primera vez. Pues bien, el F-PACE no solo ha supuesto la primera incursión de Jaguar en el mundo de los todoterrenos, sino que además se atreve a hacerlo con un motor de gasolina pequeño, potente y con un gran carácter deportivo. Aquí tienes la prueba completa. leer

Todo esto
y mucho más
en Hallazgos
+