El Hedonista El original y único desde 2011

“¡Si uno conociera lo que tiene, con tanta claridad como conoce lo que le falta!”. Mario Benedetti

Menu abrir sidebar

Citas

Givenchy en el Thyssen

El gran modisto francés expone en Madrid un centenar de vestidos de alta costura que son historia.

A sus 87 años, el Conde Hubert James Marcel Taffin de Givenchy, una de las leyendas vivas de la alta costura, ha ideado personalmente la retrospectiva con que la Museo Thyssen-Bornemisza se estrena en el mundo de la moda. El gran diseñador francés recorre en esta exposición una larga carrera desarrollada a lo largo de casi medio siglo, desde la apertura en 1952 en París de la Maison Givenchy hasta su retirada profesional en 1996. La muestra, que podrá verse hasta el 18 de enero de 2015, incluye una selección de un centenar de vestidos, procedentes de museos y colecciones privadas de todo el mundo, que dialogan con obras de Zurbarán, Rothko, Sargent, Miró, Robert y Sonia Delaunay o Georgia O’Keeffe. No en vano, Givenchy es un gran coleccionista de arte y ha reconocido en numerosas ocasiones la influencia de la pintura en sus creaciones.

El recorrido comienza con un primer espacio dedicado a mostrar los comienzos de la Maison Givenchy, en el que pueden contemplarse piezas de su primera colección, como la famosa blusa Bettina, llamada así en honor de una modelo de la época. Esta camisa blanca de inspiración masculina confeccionada en algodón, con cuello abierto y mangas adornadas con bordado inglés, fue el primer éxito del modisto. A la blusa Bettina le siguieron otras creaciones surgidas de una imaginación adelantada a su tiempo, como sus vestidos de noche con el cuerpo suelto Separates, que podían llevarse con falda o con pantalón. Una selección de vestidos cortos, piezas en piel y trajes de seda y lamé ocupan las salas siguientes para mostrar la principal enseñanza de su maestro Balenciaga: la importancia de los tejidos. Esta parte del recorrido termina con una muestra de vestidos en blanco y negro que introdujeron la que sería una de las mayores señas de identidad de Givenchy: la maestría en el trabajo con el color negro.

La exposición dedica un capítulo muy especial a la relación profesional y personal que unió a Givenchy con clientas como la duquesa de Windsor, Grace de Mónaco, Jacqueline Kennedy y muy especialmente Audrey Hepburn. Varias piezas exhibidas, como el vestido tubo de satén negro que Audrey Hepburn lució en Desayuno con diamantes o el vestido que llevó Jackie Kennedy en la recepción que dio el general De Gaulle durante la visita oficial a Francia de John Fitzgerald Kennedy, forman parte de la historia del cine y de la memoria visual del siglo XX. Después, el recorrido de la exposición avanza a través de una selección de trajes que muestran el trabajo preciosista y artesanal de Givenchy en bordados y muselinas, hasta llegar a otra de las señas de identidad del estilo del diseñador galo: la elegancia en el uso del color. Es aquí donde más se puede apreciar la influencia en sus diseños de los grandes pintores de la historia.

Los trajes de novia y los vestidos de noche protagonizan el siguiente espacio, que cuenta con un interesante montaje escenográfico. Frente al blanco inmaculado de los trajes de boda, el negro de las creaciones para la noche. Givenchy es seguramente el creador que más y mejor ha trabajado el color negro. Y una buena muestra de ello es su famoso little black dress, un vestido de aparente sencillez, en el que se aprecia la pureza de líneas y volúmenes con que Givenchy dotaba a sus creaciones, siempre bajo la permanente influencia del gran maestro Balenciaga. Ante la atenta mirada de las grandes top models de los años ochenta, fotografiadas por Joe Gaffney, el recorrido termina con unos glamurosos trajes de aquella época, sin duda uno de los últimos grandes momentos de la historia reciente de la moda.

Citas

Citas

10 Corso Como

Estefania Ruilope

Está en Milán y es uno de los multi-espacios con más prestigio en arte y moda de Europa. leer

Todo esto
y mucho más
en Citas
+