El Hedonista El original y único desde 2011

“El hombre sufre tan terriblemente en el mundo que se ha visto obligado a inventar la risa”. Friedrich Nietzsche

Menu abrir sidebar

Complementos

Julieta Álvarez, en manos de la intuición

Es una digna representante de su generación: creadores finos, cultos y que saben lo que quieren.

La inmensidad del cosmos inspiró su colección Cosmic Love. Quiso atraparla y encerrarla en piezas escultóricas. Ahí es nada, si bien la belleza de cada una es incontestable. Tiene 31 años, se llama Julieta Álvarez y realiza cada una de sus creaciones de manera artesanal. Con ella hablamos sobre diversas disciplinas artísticas, de las vías para buscarse la vida y del mal humor que le provoca tener hambre.

¿Quién es Julieta Álvarez?
Soy una diseñadora de Madrid, un pequeña empresaria a la que le fascina trabajar con barro y pensar en combinaciones de colores.

De todas las facetas artísticas que desarrollas, ¿cuál te apasiona más?
Ahora mismo la cerámica, especialmente la parte de modelado, también es una de las cosas que me producen más calma. Desde hace unos meses he comenzado a colaborar con Anticafé, un espacio festivo lleno de gente linda donde gestiono los eventos culturales y las exposiciones, la última, maravillosa: Les Souvenirs Géométriques de Mar Moseguí. Esta faceta me apasiona también.

¿Qué significa ser artista en 2014?
Muchas gracias por lo de artista, es todo un halago. Entiendo el proceso artístico como un lugar que, hoy en día, nos permite desbloquear la conexión con la parte más sensible de lo humano.

Actualmente, ¿cómo se busca la vida un artista?
No es fácil, por lo menos para mí. Afortunadamente llevo un tiempito viviendo de lo que hago, que es algo que llevaba soñando mucho tiempo. Ahora mismo estoy procurando aumentar las líneas de distribución, en tiendas, ferias, venta online. Y me da la impresión de que la clave está en externalizar el producto. Por otro lado, creo que es muy interesante la colaboración con gente grande del diseño. Estoy empezando la segunda colección conjuntamente con Ángel Schlesser y es una pasada lo que se aprende con profesionales como él.

¿Cómo surgió lo de colaborar con Schlesser?
La primera fue gracias a que Mayte de la Iglesia, ella fue el vínculo. Ella trabaja como modelo para la marca y un día llevaba un collar mío, que a él le gustó y preguntó de quién era. Para la colección Primavera-Verano adaptamos el colorido de la colección Cosmic Love e hicimos algunos modelos especiales. Más tarde fue toda una sorpresa cuando aceptaron la propuesta de plantear un joyería para la pasarela Mercedes Benz Fashion Week, hacía tiempo que no veía collares en sus desfiles. Ángel me comentó algunas ideas y desarrollamos una serie que, a mi parecer, conjuga muy bien el alma de las dos firmas.

¿Quiénes son tus referencias y fuentes de inspiración?
Hay dos artistas que he descubierto hace poco: la ceramista Lucie Rie y Ruth Asawa. Otras referencias muy importantes para mi son Pina Bausch, Alexander Calder, Elsa Schiaparelli, David Lynch, Picasso o René Magritte, entre otros.

Moda, joyería… ¿y el estilo de Julieta cómo es?
Creo que es un estilo bastante básico, donde las formas son imperfectas aunque procuren lo contrario. El color es esencial. Al final la joyería es una excusa, lo que me importa es la pieza, lo puedo colgar de una cadena y que sea un collar, o colgarlo de un hilo y que sea un móvil para el hogar, una pieza hueca puede servir como servilletero. No me importa la función, la función es una consecuencia, me importa la pieza.

¿Proyectos a la vista?
Lanzar la próxima colección, que será tanto para chica como para chico, participar en la feria de París, Who’s Next?, e inaugurar el nuevo estudio.

¿Tu generación de creadores tiene un nuevo lenguaje?
Sí, a menudo oigo que ya no se hace nada nuevo, que ésta es una generación vacía y me da mucha rabia. Me parece que los creadores de hoy son, por lo general, gente muy fina, culta, gente que sabe lo que hace.

¿Fijarías tu atención en algún nombre en particular?
Hay una amiga, Hélène Picard, es pintora, performancer, una gran creadora. Su trabajo tiene una poética súper sensible. Soy muy fan del trabajo que está realizando Diana Kunst. Y admiro la fotografía de Synchrodogs.

¿Te repites algún mantra a la hora de crear?
Procuro despejar la mente, estar tranquila y a gusto y dejarme llevar por la intuición. Muchas veces me parece que las manos conocen mejor los pasos que hay que ir dando.

¿Qué te saca de tus casillas?
Cuando tengo hambre me pongo de muy mal humor.

¿Y qué te produce calma?
El chocolate.

Complementos

Todo esto
y mucho más
en Complementos
+