El Hedonista El original y único desde 2011

“ Yo sé que la poesía es imprescindible, pero no sé para qué.”. Jean Cocteau

Menu abrir sidebar

Para él

Los zapatos que todo hombre debería tener en su armario5 modelos imprescindibles de zapato masculino

Desde el Oxford al Blucher inglés, pasando por el botín o el mocasín. El fondo de armario del hombre del siglo XXI.

El zapato, ese reluciente objeto de deseo. El complemento más cercano al suelo, el que nos conecta, literalmente, con el mundo que recorremos cada día, y con una tradición de artesanía que nos hace saber, o más bien recordar, que los mejores productos siempre tienen las huellas de unas manos sabias y expertas.

Oxford: el zapato formal por excelencia. Popularizado en el S.XIX por los estudiantes de la Universidad que le da nombre, se distingue del resto porque los laterales de las palas se encuentran cosidas interiormente al zapato. Suelen tener cinco pares de agujeros para los cordones y existen diversos grados de formalidad en función de su “decoración”, aunque siempre serán de cuero. El más elegante es el Oxford liso negro, el compañero ideal del traje y del chaqué. Sus versiones semi brogue o full brogue incluyen perforaciones, que le aportan un toque de informalidad, haciéndolos aptos para lucir con conjuntos semi formales, no solo con traje. Dichas perforaciones tienen su origen en los granjeros irlandeses, que les hacían agujeros a los zapatos para facilitar su secado.

Derby Americano o Blucher Inglés: menos formal que el Oxford, no es apto para lucir con chaqué. Sus palas laterales están cosidas por fuera, teniendo esa forma de “orejas”, y puede estar realizado en cuero o ante. Aunque el Oxford permite jugar con colores, sobre todo en sus versiones más informales semi brogue y full brogue, es el Blucher el que permite al hombre que lo viste lucirlo con mayor número de opciones, siendo la chaqueta de tweed uno de sus muchos maridajes perfectos.

Monk o Monkstrap: fáciles de reconocer, gracias a sus hebillas. Su nombre tiene su origen en las que los monjes utilizaban para abrochar sus sandalias. Pueden ser usados, como en el caso de los Blucher, con trajes en el día a día, pero en ningún caso para eventos formales, ni con chaqués. De hecho, según el estricto protocolo inglés, solo unos Oxford negros serán siempre correctos para este tipo de estilismos.

Mocasín: su uso está restringido al ámbito informal, no siendo aptos para combinar, en ningún caso, con traje. Admiten elevado número de materiales, colores y adornos. De borlas, de cordones, de piel o de ante.

Botín: aborrecido y adorado, la realidad es que es utilizado en climas fríos y húmedos por su practicidad. Hay distintos tipos, que abarcan el espectro completo de ocasiones formales e informales. En un extremo, la bota Balmoral. Su elegancia permite que el caballero las combine con un traje formal e incluso con chaqué. En el extremo más casual, las siempre sporty Panama Jack.

Estos son los cinco básicos, que hay que elegir y cuidar con sumo esmero. Huelga decir que, al menos una vez en la vida, o más si las circunstancias favorables lo permiten, uno ha de darse el lujo de hacerse un zapato a medida.

Para finalizar, mi recomendación personal en cuanto a marcas según el modelo. Unos Oxford negros lisos de John Lobb, unos Blucher de Church´s, unos Monk de Carmina, unos mocasines de Tods, y unos botines de Meermin. Y un consejo, date el gusto de salir del binomio negro y marrón, y decantarte por modelos burdeos.

___________________________________________

* Texto: © Laura Velasco para ElHedonista.es
* Ilustraciones: © Blanca Rabena para ElHedonista.es

Para él

Todo esto
y mucho más
en Para él
+