El Hedonista El original y único desde 2011

“ Yo sé que la poesía es imprescindible, pero no sé para qué.”. Jean Cocteau

Menu abrir sidebar

Para él

Andrés Velencoso forma parte del equipo como asesor e imagen oficialThe Brubaker, algo más que un logo

La firma de camisas The Brubaker, que diseña y fabrica íntegramente en España, nació con el objetivo de reinventar los básicos. Te contamos cómo.

The Brubaker, que diseña y fabrica íntegramente en España, nació con el objetivo de reinventar los básicos, surgiendo como respuesta a una necesidad en el mercado. No dispuestos a pagar 80 euros en que no lo valen, buscaron una alternativa a las marcas ya implantadas, pero no fue tan fácil. Los hoy socios fundadores de The Brubaker, Manuel de Timoteo y Antonio Robert, se dieron cuenta de que no existía ninguna marca actual que ofreciera productos de gama alta con precio asequibles. Estando dispuestos a pagar por calidad que no por un logo, no encontraron nada que les satisficiera. Productos buenos con precios justos. Aquí empezó la aventura.

La compañía que de momento se centra en la camisería, utiliza patrones propios, busca prendas de carácter atemporal y corte clásico, y huye de logos. The Brubaker no vende marca, vende producto y calidad. Quieren que se les identifique por sus tejidos, no utilizan mezclas sintéticas, ofrecen materia prima en estado puro: 100% algodón, 100% lino, 100% cashmere entre otras. Compran tejidos de lujo a fábricas pioneras a nivel internacional como Canclini, Albiate y Somelos, pioneros en tejido oxford y popelin, compartiendo proveedores con firmas de gama alta, como Hackett en Europa o J.Crew en EEUU.

Hace unos mees se sumó al equipo Andrés Velencoso quien es además de asesor, la imagen oficial de la marca

The Brubaker surge como respuesta a una necesidad en el mercado. No dispuestos a pagar 80 euros en El Corte Inglés por camisas que no lo valen, buscaron una alternativa a las marcas ya implantadas, pero no fue tan fácil. Los hoy socios fundadores de The Brubaker, Manuel de Timoteo y Antonio Robert, se dieron cuenta de que no existía ninguna marca actual que ofreciera productos de gama alta con precio asequibles. Estando dispuestos a pagar por calidad que no por un LOGO, no encontraron nada que les satisficiera. Así dieron con la necesidad no resuelta. Productos buenos con precios justos. Aquí empezó la aventura.

Inspirados por la película de Robert Redford que cuenta como un alcaide de una prisión quiere cambiar el sistema penitenciario desde dentro simulando ser un preso más cuando acaba de llegar, su filosofía y estilo, The Brubaker quiere cambiar las normas seguidas hasta ahora, buscando ofrecer a sus clientes básicos de lujo, la mejor calidad a un precio imposible. ¿Cómo? La compañía apuesta por la venta online en exclusiva eliminando intermediarios para ahorrar costes. Al fabricar íntegramente en España reduce a mínimos los gastos de distribución. El producto va directo de la fábrica a casa. El éxito reside en la agilización de procesos de producción y un software de previsión de la demanda, así como otros de gestión avanzada del inventario que reduce a mínimos el stock.

Lo que empezó siendo una start-up ha crecido un 400% en facturación el último año y no tiene previsto dejar de hacerlo. El pasado noviembre se sumó al equipo Andrés Velencoso quien es además de asesor, la imagen oficial de la marca. El modelo español apostó por The Brubaker “por ser una compañía española que está haciendo las cosas de un modo diferente.” No tardó en decidir formar parte del proyecto por dos razones simples. Le gustó el producto y le atrajo el modelo empresarial.

El éxito de The Brubaker reside en la agilización de procesos de producción y un software de previsión de la demanda que reduce a mínimos el stock. Gracias al manejo del BIG DATA y a la optimización de la información proporcionada por Internet, The Brubaker consigue satisfacer la demanda del cliente. Ofrecen sus productos a los clientes adecuados en el momento indicado. Una estrategia de marketing pensada al milímetro en la que Google y Redes Sociales son el centro de todo movimiento.

La otra barrera que han logrado sobrepasar ha sido la eficiente gestión de stock. Al combinar la información que recoge el programa de previsión de la demanda, pueden conocer casi a la perfección las unidades que van a venderse, y las que tienen que reponer. El resultado es que, uniéndolo al proceso de producción de 21 días, la rotación del stock es altísima. Dicho de forma simple, no necesitan acumular referencias para vender más.

The Brubaker se caracteriza por fabricar íntegramente en España, por cuidar el mínimo detalle y por la exigencia en los controles de calidad.

 La compañía que de momento se centra en la camisería, utiliza patrones propios, busca prendas de carácter atemporal y corte clásico. Lo que más llama la atención es que huye de LOGOS. The Brubaker no vende marca, vende producto y calidad. Quieren que se les identifique por sus tejidos, su forma de hacer las cosas. No utilizan mezclas sintéticas, ofrecen materia prima en estado puro: 100% algodón, 100% lino, 100% cashmere entre otras. Compran tejidos de lujo a fábricas pioneras a nivel internacional como Canclini, Albiate y Somelos, pioneros en tejido oxford y popelin, compartiendo proveedores con firmas de gama alta, como Hackett en Europa, J.Crew en EEUU o incluso sastres muy reconocidos.

El origen español de The Brubaker se mantiene en todos los procesos de creación y es parte del ADN de la firma. Las fábricas están situadas en España (Ciudad Real, Lugo, Albacete, Mataró…), buscando siempre fábricas especialistas en los tejidos con los que se trabaja.

Cada colección se desarrolla en función de los gustos y demandas de los clientes con los que están en constante contacto. Nadie mejor que ellos para decidir qué productos fabricar.

Dentro de The Brubaker hay tres líneas diferentes. La línea business con camisas de popelín y Oxford Italiano, camisas de continuidad esenciales en todo armario. Camisas de temporada, innovando en tejidos y estampados. En la colección otoño invierno están presentes la sarga, el micro piqué, la micropana y villela, además de los cuadros Scot. Y finalmente la línea circular el Hit de The Brubaker: poleras y camisas de piqué, polos y jersey de tonalidades propias. No hay que olvidar los jerseys de cashmere o los de lana hechos con la mejor calidad en merino que hay actualmente en el mercado. Prueba de esa apuesta por la calidad es el impresionante ratio de repetición de sus clientes, ya que más del 75% de los que han comprado alguna vez han repetido con otra adquisición de la enseña española.

Esta temporada ha sido decisiva, un cambio

Cada temporada la intención es actualizar y reinventar los clásicos, mejorar nuestros best-sellers e innovar con nuevos tejidos y materiales poco utilizados en España. Mantenemos nuestros patrones y estilo, pero incorporando nuevas tendencias, sin olvidarnos de la utilidad de nuestras prendas. Por primera vez han apostado por tejidos y tintes que rompen con el pasado de la compañía, y tienen planeado aumentar la gama.

Para él

Todo esto
y mucho más
en Para él
+