El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Para él

10 abrigos con mucho estilo

Esta temporada los extremos salen a la calle. Con silueta oversize o fit slim. ¿Cómo te abrigas tú?

Las pasarelas de Milán, Londres,  París… ya lo anunciaron hace un año. El otoño-invierno 2014-2015 llega travieso. En lugar de proponer abrigos con marcadas tendencias excluyentes, ha decidido jugar con una amplia variedad de formas y contornos, largos y colores. ¿Quieres un abrigo ancho, con cierto aire de los 90 y un largo considerable? Perfecto, está de plena actualidad. Sin embargo si prefieres un abrigo gris, corto y entallado, también estás de enhorabuena porque, igualmente, está de moda.

Los abrigos ajustados y cortos ofrecen una imagen formal y clásica. Combinan muy bien con trajes chaqueta y complementos refinados y formales. En las imágenes, por ejemplo, el abrigo cruzado y con 6 botones de Tommy Hilfiger Tailored, el de corte recto y cuello clásico de Massimo Dutti y tanto el violeta como el crema de Gucci siguen esta máxima. Sin embargo,  los abrigos fit slim también pueden acompañarse de una camiseta y un vaquero y resultar perfectos. Sólo hay que echar un vistazo al look de Pepe Jeans.

Ampliando las formas ajustadas e imitando el corte gabardina clásico –el que no tiene doble abotonadura ni se cruza- aparecen propuestas como la de Hackett y Purificación García. Cuatro botones vistos en un cierre frontal, un cuello clásico,  bolsillos interiores y largo sobre la rodilla dan mucho juego.

Un paso más allá, desenfadados y casual, los abrigos oversize son la tendencia del otoño-invierno para los hombres más atrevidos. Todo en ellos parece grande: las solapas, las mangas, las tapas de los bolsillos… Anchos y en ocasiones muy largos, no se llevan bien con las corbatas ni con los blazers.  Sin embargo tienen en los vaqueros, las botas y los jerséis de lana de ochos (porque el punto se lleva mucho, mucho, mucho) a sus mejores compañeros. El abrigo de grandes cuadros de Hackett y la propuesta radical de Paul Smith son dos ejemplos.

Para él

Todo esto
y mucho más
en Para él
+