El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Para Ella

Fashion WeekEl gran regreso de Dior

Maria Grazia Chiuri toma las riendas de la casa y triunfa en el desfile más esperado de Paris Fashion Week.

Todo el mundo estaba expectante por ver qué iba a suceder con Dior tras el nombramiento de la primera mujer al frente de la dirección creativa de la firma. Maria Grazia Chiuri venía de triunfar en Valentino acompañada de su ‘partner in crime’ Pierpaolo Piccioli, con quien se ha pasado diseñando toda su carrera, y había muchas ganas por ver qué parte del éxito de la firma italiana pertenecía a cada quien.

Para su presentación oficial, Chiuri optó por fusionar la idea de mujer deportiva con la feminidad más absoluta. Como ella comentaba, Christian Dior sólo estuvo 10 años al frente de la casa, así que su trabajo se basa en toda la trayectoria de la maison, y eso incluye desde Dior a Yves Saint Laurent, Marc Bohan (el gran olvidado), Gianfranco Ferré, John Galliano y Raf Simons.

Con la idea del esgrima como deporte en el que las diferencias entre hombre y mujer en el uniforme desaparecen, ella planteó un concepto de colección donde la mujer se presenta fuerte pero sin perder ni un ápice de su feminidad. En una propuesta prácticamente en blanco y negro, las transparencias y los bordados campaban a sus anchas mientras se conservaba ese espíritu deportivo que augura muy buenos resultados a la casa.

Y si todo el mundo miraba a Dior, también había muchos que querían saber cómo se quedaba Valentino. Pues bien, Pierpaolo ha demostrado que sabe mantener las riendas perfectamente y su colección, con toques renacentistas y muy inspirada en El Bosco, sobre todo en su obra ‘El jardín de las delicias’, continuó la estela marcada desde que él  llegó a la casa. También se fijó en el trabajo de la diseñadora Zandra Rhodes (a quien visitó en su estudio) y a quién consultó los estampados que se lucían en sus delicados vestidos largos (prácticamente el 90% de la colección).

Anthony Vaccarello se ponía a los mandos de Saint Laurent tras la etapa de Hedi Slimane y decidía continuar esa revisión de la casa que había empezado el hombre que se atrevió a eliminar el nombre de ‘Yves’ de la firma. Los 80, los vestidos mini y el cuero fueron su primera apuesta. Veremos cómo continua.

Otra de las novedades fue la colección de Balmain tras su adquisición por parte de Mayhoola (propietarios también de Valentino). Adiós a los bordados a los que nos tenía acostumbrados Olivier Rousteing y la armada Balmain se ve reducida. Aquí priman los colores del desierto y los caftanes aunque se reserva el brillo para el final.

Demna Gvasalia sigue revolucionando Balenciaga y mantiene esas formas tan potentes que sorprendieron incluso en su colección masculina. Escoge el spandex (creada por DuPont en 1958) como material para el próximo verano y consigue hacerlo urbano sin caer en lo deportivo.

La estela de lo deportivo, eso sí, se ve de manera clara en Salvatore Ferragamo (con Fulvio Rigoni a la cabeza) sí que marcó esa estética y la enfrentó a la feminidad. Nina Ricci también le dio un giro sport a su colección en una apuesta que seguro congrega a muchos fieles. Prada también le da un toque deportivo a sus propuestas con una colección donde encontramos referencias a los años 20 y 30 y algún modelo que nos habla del pasado minimal de la casa en los 90. Tussardi por su parte juega con la línea y las tribus urbanas.

Esa visita al pasado también la vimos en Paco Rabanne, en la que su diseñadora Julien Dossene nos demostró que no es tan difícil crear piezas de calle basándose en los archivos del genial costurero español. Bottega Veneta por su parte rindió un homenaje a Lauren Hutton (ella llevó el modelo intrecciato en ‘American Gigolo’) en un desfile mixto con claros aire militares.

Una de las grandes sorpresas fue el desfile de Gucci. Alessandro Michele sigue manteniendo el nivel que le ha llevado a elevar a la casa italiana al paraíso de la moda, siendo desde que accedió una de las más demandadas y recuperando las cifras de ventas, y esta vez nos propone una colección con aires de misterio victoriano con detalles setenteros y románticos.

Dolce & Gabbana sigue manteniendo sus siluetas y esta vez rinde un homenaje a la gastronomía italiana en una colección donde los bordados son un must y, en el lado contrario, Hermès demuestra que no hay que seguir al pie de la letra las tendencias para ser una persona elegante: su propuesta es calmada (sólo algún toque fucsia) con pantalones de cintura alta y hombros de inspiración ochentera.

Por último, las dos marcas más españolas siguen triunfando. Delpozo rinde un homenaje a Joaquín Sorolla y Soo Sunny Park en una colección donde Josep Font convierte las formas  en poesía, mientras que Loewe juega con la mezcla de materiales y presenta una silueta sencilla, pegada al cuerpo, con algunas concesiones al plisado y la silueta globo, que demuestran por qué el trabajo de Jonathan Anderson en la casa es uno de los más valorados.

Para Ella

Todo esto
y mucho más
en Para Ella
+