El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Autodiálogos

De una estancia madrileña

El autor de esta sección, que reside en París, viaja a Madrid y en la visita mezcla trabajo con placer. Y ve una ciudad más apagada.

De la magia de Madrid, a pesar de estar más apagada y más oscura, de clases en un máster de moda y de hoteles estupendos.

YO MISMO: Madrid tiene algo que te atrapa.
MI OTRO YO: Desde luego. Es una ciudad con una magia especial.
YM: No todas las ciudades tienen magia. Madrid es de las que la tienen.
OY: De Madrid volvemos.
YM: No te creas que no me da cierta pena, sobre todo porque uno toma aprecio a los alumnos.
OY: ¿Te refieres a los que has impartido diez horas?
YM: A esos mismos. Cuatro horas el primer día de clase, dos el segundo y otras cuatro el tercer y último día.
OY: Pobrecitos.
YM: No hay nada que aporte más que dar clase. Es una manera de compartir. En este caso tus conocimientos y experiencia. Y aprender al mismo tiempo, con las preguntas y comentarios de los más jóvenes. Han sido tres días intensos en la en otros tiempos intensa ciudad.
OY: Madrid está más oscura, como más apagada. En todos los sentidos.
YM: Arruinados Ayuntamiento y Comunidad, aparte de muchos de sus ciudadanos!
OY: No te inquietes, que Madrid es mucho Madrid. Tanto, que también la llaman los Madriles.
YM: Sí, pero eso que yo sepa se debe a la mezcla de procedencias de sus habitantes.
OY: No has pisado ninguna exposición.
YM: Te prometo que me pesa, pero es que no he parado. Entre almuerzos y encuentros con amigos, largos pateos y algo de shooping, junto al objetivo de mi visita, las clases en el Máster de Vogue, no he tenido mucho tiempo.
OY: El shooping lo podías haber sustituido por los museos.
YM: ¿Ahora qué, juegas a ser mi conciencia?
OY: Para nada. Simplemente te digo lo que pienso.
YM: Nadie te preguntó opinión.
OY: Bueno, bueno, calma muchacho…
YM: Te estoy tomando el pelo…
OY: ¡Pero si ninguno de los dos tiene!
YM: Me gusta tu buen humor.
OY: Continúa con tu cuento madrileño.
YM: Me he sentido muy bien en los hoteles.
OY: No me extraña. El señorito se ha alojado en dos estupendos.

YM: ¿Volvemos al tema Madrid?
OY: Sí, porque confirmando la regla, otra vez nos desviamos del asunto de la semana.
YM: Somos así. No tenemos arreglo. Parecemos esas tías solteras que se juntan cada sábado en un café y se ponen a hablar de todo y de nada.
OY: Con la diferencia de que nosotros no tomamos café, pero por el resto todo coincide.
YM: Bueno, y que no somos tías, sino tíos, de dos bonitas sobrinas a las que citamos hace unas semanas.
OY: Madrid, Madrid, Madrid.
YM: Es una gran señora, que aunque no goce de la belleza de otros tiempos, la que tuvo, retuvo.
OY: ¿Las arrugas son el socavón que vimos en Ríos Rosas?
YM: No, aquello era otra cosa. De apariencia está un tanto triste.
OY: El sol sale para todos.
YM: Y en Madrid sale más que en otras partes, a pesar de que nos despida la lluvia.
OY: Eso es que llora la Cibeles.
YM: Algo de eso será…
OY: Es porque me he puesto poético.
YM: Por cierto, querido poeta, antes de acabar hemos de corregir algo que dijimos mal hace un par de semanas. No recuerdo si tú o yo…
OY: ¿Qué fue ese algo?
YM: Atribuir una portada a Hermano Lobo, cuando en realidad fue de La Codorniz.
OY: Tranquilo que nadie se quejó, entre otras cosas porque ya no existe ninguna de las revistas y de aquellos lectores, ley de vida mediante, van quedando menos.
YM: Es igual. Nosotros reconocemos el error y queremos enmendarlo.
OY: Corregir es de sabios.
YM: Ahora te corrijo a ti: es de seres humanos. ¡Buena semana!

Autodiálogos

Autodiálogos

De cuidarse (y bien)

Abraham de Amézaga

¿Hemos puesto en la palabra spa demasiadas expectativas? Seguramente. Y también de la llamada del amor y de sérum faciales que funcionan. leer

Todo esto
y mucho más
en Autodiálogos
+