El Hedonista El original y único desde 2011

“¡Si uno conociera lo que tiene, con tanta claridad como conoce lo que le falta!”. Mario Benedetti

Menu abrir sidebar

Cherchez la femme

… en la fiesta aniversario de Guess

Surtido de parisinas cool, con sus labios rojos, sus entre 18 y 35 años, sus carteras vintage, el Chanel de toda la vida y sobre tacones, la mayoría.

Al entrar en el patio del George V, comienza la cascada de bellezas. Y no lo digo por las azafatas, que también son lindas, sino por las invitadas. Surtido de parisinas cool, con sus labios rojos, sus entre 18 y 35 años, sus carteras vintage, el Chanel de toda la vida y sobre tacones, la mayoría. Yo aguardo la llegada de M. La conocí una semana atrás. Nos besamos. Nos entregamos. Ahora me encuentro con colegas, con amigas de tiempo, españolas y españoles de paso en París, contagiándome de esa frescura que a uno pareció disipársele, por aquello de que el ojo se acostumbra.

Una copa de Veuve Clicquot, aunque no me dejo tentar por ningún canapé: almorcé en Le Bristol y cenamos en el George, el restaurante encaramado en lo alto del Pompidou. M. se hace esperar. Aparece Claudia Schiffer. Ella es más puntual que M., a pesar de que no llega tampoco a primerísima hora. Nunca pensé que Guess iba a reunir a tanta chica guapa, y sobre todo a tanta guapa enrollada. Insisto. Por un momento amo a Guess tanto como el protagonista de L’homme qui aimait les femmes a la idea del amor. O eso me parece. A estos eventos hay que venir acompañado… o abierto a salir acompañado. Sí, es cierto que nunca hallé entre canapé y copa de champán la mujer de mi vida, ni de una parte importante de ella. Con estos pensamientos rondando en mi cabeza, la tan atenta como atractiva E., responsable de comunicación de Guess en España, me anuncia la llegada de M.

Sorpresa, pero no del todo buena. Llega acompañada de un encorbatado caballero. Me saluda con más frialdad que aprecio o cordialidad. Está en todo su derecho. Palpo una persona solitaria, probablemente con el corazón forrado de cobre, por alguna mala experiencia y ese no querer volver a sufrir. 32 años, muchos de ellos centrados en su trabajo. Nos dijeron que el trabajo era lo más importante, que estudiáramos mucho, trabajáramos mucho, que ahí radicaba el desarrollo personal. Se prepararon titulados en lugar de personas. M., mujer viajada y sensible. No es una niña, sino toda una mujer, aunque el espejo de su timidez pueda devolvernos la imagen de un alma un tanto desprotegida.

Durante la cena, una hora más tarde, la tengo a mi izquierda. Mira más de una vez su teléfono móvil. Puede que no esté tan sola como pienso, que haya alguien que la ronde, que la ame. Se merece que la amen y sobre todo amar, porque es amando como uno siente intensamente. Vuelvo a la fiesta de los treinta años de Guess, a su libro conmemorativo… En mis pensamientos, se entiende. Cuánta mujer bonita, cuánto labio rojo y copa de champán. Una de las mejores y más jóvenes veladas de estos últimos tiempos parisinos de decadencia, mientras una voz interior, quizá ese inquieto y enamoradizo niño que llevo dentro exclama ¡ojalá, M., me dejes seguir conociéndote cada vez un poquito más y consiga derretir ese pesado cobre que parece rodear tu palpitante corazón!

4 respuestas a … en la fiesta aniversario de Guess

  1. Lola Gavarrón dijo:

    Y contigo seguimos las peripecias del calendario parisino. Tan festivo como cool como tu bien decis

    Grand Merci por tus crónicas amante solitario !!!

  2. María dijo:

    sinceramente Abraham es una historia muy bonita la que cuentas, la de una persona que esta llena de vida. Afortunada M como somos afortunadas quienes te conocemos y sabemos que eres alguien muy especial
    Bss.

  3. Me encanta la crónica…, ¡es total! Envidia, mucha envidia…, ¡¡¡¡¡pero de la sana!!!! jejejeeeeeee

    Te añado en mi blog blogroll, ¡besos!

    http://www.esTRENDY.com

  4. Pingback: El Hedonista » … en una galería de arte del Marais

Cherchez la femme

Todo esto
y mucho más
en Cherchez la femme
+