El Hedonista El original y único desde 2011

“Para ser realmente grande, hay que estar con la gente, no por encima de ella.”. Montesquieu

Menu abrir sidebar

Cromosoma L

Genética, ¿el tamaño importa?

La complejidad del organismo no se detiene en tamaños, como puede leerse en este artículo de nuestra nueva sección de ciencia.

La vida. Qué cosa. Qué no se ha escrito sobre ella, sobre sus virtudes y sus miserias, su origen y su cenit. Tanto poetas como físicos pasando por historiadores, músicos, matemáticos y biólogosse han molestado, desde nuestros más tiernos comienzos, en explicar aquello extraordinario que nos incumbe a todos y cada uno de los individuos.

Impensables avances han tenido lugar a lo largo de la historia: el descubrimiento del fuego, la determinación de la forma de la tierra y la invención de los microscopios son solo algunos de los ejemplos que han dado un giro a la forma de entender e interactuar con el mundo. Así, los avances han conseguido a una velocidad inimaginable que nos hallemos inmersos en la era de la genómica llamada a explicar acaso el nivel más íntimo de la vida: los genes.

Los genes son secuencias del material genético que contienen información tanto del individuo como de la especie a la que pertenecen. En el caso de los humanos el material genético está compuesto de ADN, una hélice formada por dos cadenas de moléculas de ácido desoxirribonucléico (sí, a palabras poco amigables no nos gana nadie en esta disciplina): cuatro moléculas diferentes –las bases– se alternan, repiten y unen en pares de modo que conforman el puzzle de la vida. El tamaño del genoma en los distintos organismos es un parámetro muy variable si bien nada baladí. ¿No le parece poco claro decir que la longitud del genoma humano es de 3,2 x109 pares de bases?

Concedido. Imagine que cada par de bases ocupara 1 milímetro. Así, si extendiéramos todo nuestro genoma tendría una longitud de 3.200 kilómetros, medida equivalente a la anchura de África central. De este modo, uno podría pasar de la costa de Gabón a la de Kenia sin dejar ni un momento de caminar por ese cordel fascinante que es nuestro genoma. En esta misma escala, nos toparíamos con un gen cada 130 metros aunque cada gen solo mediría 30.

¿Se diría por tanto que tenemos un genoma grande o más bien pequeño? Pues bien, si se compara con el de cierta planta extraña de hoja perenne y crecida en las regiones subalpinas de Japón, a saber, la Paris japonica, se diría que es muy pequeño ya que esta rareza tiene un genoma de 150 ¡billones! de pares de bases. Muy al contrario, parecería inmenso si se contrasta con el de Pratylenchus coffeae (recuerda qué le dije sobre palabras imposibles, ¿verdad?), el nuestro resultaría un genoma inmenso pues el de este microgusano patógeno del plátano se compone de solo 19.000 pares de bases.

La complejidad del organismo, como puede verse, no depende del tamaño del genoma, ni siquiera del número de genes. La cuestión es aún más sorprendente. El genoma es una estructura dinámica -y no una simple sucesión de moléculas muy bien encajadas- de cuyos productos y de cuya distribución procedemos nada más y nada menos que todos nosotros.

2 respuestas a Genética, ¿el tamaño importa?

  1. Roberto dijo:

    Queda claro que la naturaleza con esto del tamaño nos quiere decir algo importante. Establecidos los tamaños, una modificación en ellos + o – ¿supone un cambio? ¿ Cada cuantos años o siglos el cambio es importante para el ser humano? ¿El ser humano evoluciona sincronizada mente con los demás seres?.

    Saludos

  2. Roberto dijo:

    Este comentario es para recibir aviso nuevos post. Ya hice otro comentario.

Cromosoma L

Todo esto
y mucho más
en Cromosoma L
+