El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

El hedonista elige

Su pasión son las carreras de montañaAlberto Peláez Serrano, corre como puedas

Demuestra que alimentación vegana y rendimiento deportivo son compatibles. Y participa en carreras de larga distancia con el dorsal: 'No como animales'.

Alberto Peláez tiene 39 años y es de Torrelavega, en Cantabria, aunque desde hace 12 años reside en la isla de Lanzarote. Asegura que es un apasionado del deporte desde que tiene uso de razón. Ha practicado triatlón, duatlón, carreras de montaña y atletismo. Actualmente, le llama la montaña, correr largas distancias, así como la bicicleta. Su historia no es la de un aficionado al deporte más, la suya es la de un activista por los derechos de las animales que demuestra la compatibilidad entre una dieta vegana y el rendimiento deportivo. Lo demuestra, lo comparte y lo difunde aquí y allá. Con él hablamos sobre un estilo de vida respetuoso con los animales. 

¿Te dedicas profesionalmente al deporte o tu vida ‘depende’ de otras tareas?
Trabajo en el aeropuerto de Lanzarote como bombero y en mi tiempo libre me dedico a entrenar y competir en ultratrails. Soy activista por los derechos de los animales y junto a varios compañeros, promovemos la asociación Lanzarote Vegano. También soy Técnico en Educación Física y planifico los entrenamientos de varios atletas de montaña.

Realizas carreras de ultradistancia en montaña. Explícanos en qué consisten.
El prefijo ultra significa larga distancia, se trata de eventos de más de 50 kilómetros; lo más común son 100- 120 km. Tienes que desplazarte corriendo por terreno de montaña, salvando importantes desniveles y con pasos muy técnicos en ocasiones. Se trata de una disciplina a medias entre el atletismo y el alpinismo. Las carreras suelen durar de 7 a 30 horas, además de ser muy exigentes físicamente, es muy importante el factor mental.

¿Qué pruebas recuerdas? ¿Cuál es tu próximo reto?
Recuerdo mi última carrera internacional, la CCC, Courmayer Champex Chamonix, que circunvala parte del macizo del Mont Blanc en los Alpes. Fueron 101 kilómetros con 6000 metros de ascensión vertical, recorriendo paisajes sobrecogedores y compitiendo con los mejores atletas del mundo. Finalicé muy contento con el resultado entrando entre los 10 primeros corredores y disfrutando de muy buenas sensaciones.

Mi próximo gran reto será junto a Fran Godoy, Alejandro Álvarez Valencia y Jochen Eckert. Todos somos atletas veganos e intentaremos recorrer en bicicleta de carretera, la Península Ibérica desde el punto más al sur, en Tarifa, hasta el mar Cantábrico, en Suances, Cantabria, cerca de mi casa. Son más de mil kilómetros que intentaremos completar en formato non stop, esto es en una sola etapa, solamente con paradas necesarias para hacer nuestras necesidades fisiológicas y comer algo rápido. Este reto tendrá un carácter solidario ya que recaudaremos fondos par varias asociaciones de ayuda a los animales y humanitarias. El proyecto se llamará Transibérica por los animales y en breve tendremos página web con toda la información y las vías para colaborar.

Algo que, en teoría, te hace especial es que eres vegano. “En teoría” porque puede llamar la atención, pero en la práctica tu alimentación te permite, como demuestras, realizar pruebas de altísimo nivel.
Sí, antes de ser vegano yo también tenía dudas acerca de mi rendimiento con la nueva alimentación. Tenemos todos inculcados muchos mitos y falsas creencias sobre nutrición. Mi sorpresa fue que al poco de empezar a sacar el sufrimiento de mi plato, mi salud empezó a mejorar; digestiones más sencillas, energía más constante, menor peso graso, más masa muscular, recuperaciones más breves, menor incidencia de lesiones. Ésa fue una de las razones por las que empecé con el activismo: ¿Por qué nadie me había dicho antes que era posible no comer animales y tener una salud perfecta e incluso un mejor rendimiento deportivo?

¿Cuándo y por qué decidiste no tomar alimentos de origen animal?
Fue durante un viaje, en Xingping, un pequeño pueblo del sureste de China. Paseando por un mercadillo con mi pareja, vimos unos perritos preciosos cachorrillos, después de acariciarlos e intentar jugar con ellos,vimos que estaban aterrados, jamas olvidaré la mirada de uno de ellos. Nos dimos cuenta que los podías comprar allí mismo, te los mataban y cocinaban en el puesto de al lado.

El shock, la rabia, impotencia y desesperación fueron brutales. Después de intentar salvarlos en vano y criticar duramente la cultura china por permitir esa atrocidad, nos dimos cuenta que nosotros estábamos haciendo exactamente lo mismo con otros animales, que sienten el mismo miedo y el mismo dolor que los perros. Después de eso empecé a investigar, a leer, a ver cosas poco agradables y, en pocas semanas, aparté todo lo que implicaba maltrato y dominación animal de mi vida.

Ser vegano no es solo la forma que uno elige de alimentarse.
La alimentación es solo una parte, quizás la que más cuesta cambiar porque estamos muy acostumbrados a ciertos sabores. Además, comer es también un acto social y al principio es bastante chocante la decisión de rechazar ciertos alimentos.

El veganismo es un posicionamiento ético de respeto hacia todos los seres sintientes. Implica no colaborar con la industria que esclaviza, maltrata y asesina animales ya sea para vestimenta, entretenimiento, experimentación o cualquier otra faceta de nuestra vida. Todos los seres sintientes tienen el derecho a no ser tratados como propiedad de nadie, derecho a ser los dueños de sus propias vidas y tienen intereses que deben de ser respetados.

Es fácil llevar una vida sana, plena y feliz sin someter u oprimir a nadie, independientemente de su raza, sexo o especie. Resumiéndolo, se trata de no hacer a los demás lo que no te gustaría que te hiciesen a ti y, por supuesto, los animales entran dentro de la definición de “los demás”.

¿Por qué es necesario tomar conciencia y hacer visible el maltrato al que se ven sometidos los animales hoy en día?
La realidad es muy dura, durísima, por eso nos la esconden, nos la maquillan, no sale en los anuncios de salchichas, ni de hamburguesas ni en los spots de las vacas lecheras. Los mataderos están alejados de los núcleos de población y sus ventanas selladas con ladrillos. Pero tenemos acceso a la verdad, hay muchos documentales grabados con imágenes reales de mataderos donde te explican la realidad de la industria cárnica. Por ejemplo, el impactante y esclarecedor Earthlings. 

Puedes consultar las propias webs de la industria cárnica o láctea y comprobar cómo los animales son tratados como mercancía, donde el único interés es su rendimiento económico. Puedes ver cómo viven la gallinas ponedoras y las vacas lecheras, como las marcas de cosméticos experimentan con animales, la información esta ahí.

En mi caso decidí que lo mínimo que podía hacer, además de no colaborar con esta barbarie, era ayudar a poner voz a los que no la tienen, por los que nadie se preocupa, porque nuestra sociedad ha reducido su existencia a mera mercancía carente de sentimientos. Cuando investigas, te das cuenta de que el problema no solo está en la crueldad con los animales, su consumo afecta gravemente al medio ambiente, provoca desigualdades en el mundo y afecta perjudicialmente a nuestra salud.

¿Qué alimentos son fundamentales en tu dieta diaria?
Mi alimentación es muy variada y abundante, está basada en una gran cantidad y variedad de frutas y verduras que tomo en un alto porcentaje crudas, ya sea en batidos, al natural o en ensaladas. También tomo legumbres, en potajes de toda la vida con verduras cocinadas, así como cereales, arroz integral, frutos secos y semillas como el lino o la chía. Al hacerte vegano aprendes cocina más creativa, por ejemplo, hamburguesas de garbanzos, de lentejas. Tomo carnes vegetales como el seitán, tofu o tempé, y bebo leche de avena, de coco, de almendras, de arroz, etc. La comida vegana es muy variada y, en temporadas de mucha carga de entrenamiento, no renuncio a comidas más calóricas, como pizzas, salchichas vegetales, helados o tartas.

Y por ser deportista, ¿debes prestar atención a la ingesta de algunos especialmente?
La alimentación es uno de los pilares más importantes en el rendimiento y la recuperación. Procuro que la mayoría de mis calorías provengan de alimentos crudos o cocinados en su estado natural, no procesados. Es decir, frutas y verduras, cereales y legumbres, asegurándome de esta forma una cantidad óptima de nutrientes como proteínas, carbohidratos, vitaminas y minerales. Llevo un seguimiento periódico de mis analíticas según los objetivos de la temporada, sobre todo en épocas de gran desgaste y, en función de los resultados, a veces tengo que variar mi ingesta de algunos grupos de alimentos.

Habrá quien te haya tachado de loco, ¿qué le dices?
En general la gente apoya la causa, pero hay quien cree que una persona no puede marcar el cambio. Yo siento que cada vez somos más los que nos implicamos en causas que puedan impulsar un cambio hacia un mundo más ético y sostenible.

¿Y a quienes aseguran que ser vegano es la moda (pasajera) del momento?
Supongo que en todas las luchas sociales habrá pasado lo mismo, pero no se puede calificar el respeto por la vida de los demás como una moda. Solo hay que ponerse en la piel de la víctima. Piensa, por ejemplo, en una gallina ponedora, toda su vida en una jaula, sin poder abrir las alas, ni girarse, ni estirarse, con luz artificial durante 24 horas al día. Si fueses ella, ¿no te gustaría que alguien luchase por tu libertad?

¿Encuentras muchos apoyos emocionales a tu causa? ¿Y económicos?
Los apoyos emocionales son totales. He recibido muchísimas muestras de afecto desde que empecé a subir a los podios con la camiseta de “No como animales”. Quiero pensar que he podido ayudar a mucha gente a ser más coherente con ellos mismos, respetando a los animales, humanos y no humanos. Cuento con ayuda de algunos patrocinadores en forma de material y servicios, pero me financio con mi trabajo de bombero.

El año pasado recaudamos 4.000 euros en el reto solidario “Transpirenaica por los animales”, donde cruzamos los Pirineos en bicicleta, 657 kilómetros en 42 horas. Fueron donados a cuatro entidades que trabajan a favor de los animales.

¿Qué lugar del mundo te falta por recorrer a golpe de zapatilla o de pedal?
¡Muchos! Para el año que viene tenemos muchos proyectos, por ejemplo, una ultra de 100 millas en terrenos polares sobre la nieve y quizás alguna prueba ultra de más de 300 kilómetros en Italia. Si el proyecto de la “Tansibérica por los animales” sale bien, también tenemos pensado darle una vuelta de tuerca mas a la ultradistancia y plantearnos un reto bastante más largo. De todas formas, siempre que viajo con mi bici o corriendo soy capaz de disfrutar de las maravillas de la naturaleza, sea en Cantabria, en Lanzarote o en el otro lado del mundo.

Puedes añadir lo que desees. Gracias por tu tiempo.
Somos muy afortunadas con lo que tenemos. Vivimos con nuestra familia, con nuestros seres queridos y tenemos nuestras necesidades básicas cubiertas y, en mayor o menor grado, libertad para tomar nuestras propias elecciones. Pero hay mucha gente con necesidades que lo está pasando mal, por eso creo tendríamos que pensar sobre qué hacer para que este mundo sea un lugar mejor para todos, animales incluidos.

Nunca debemos dejar de llevar a cabo un buen gesto por muy pequeño que sea. Deberíamos pasar por este mundo intentando hacer el menor daño posible, a los animales, a las personas y al planeta. Si actuamos de esta manera, si somos coherentes con nuestra forma de pensar, con nuestros valores, además seremos más felices al saber que estamos haciendo lo correcto.

El hedonista elige

Todo esto
y mucho más
en El hedonista elige
+