El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

El hedonista elige

Vuelo de Madrid a Doha: cerca de 7 horas de placerProbamos la mejor clase ‘business’ del mundo

Los viajeros eligen la clase preferente de Qatar Airways como la número uno mundial por tercer año consecutivo

Volar es parte de la feliz experiencia de viajar. Es alegrarse de mirar a las nubes por encima del hombro, imaginar las vidas de quienes están allá abajo, reírse de las más altas cordilleras, seguir desde las alturas el dibujo de los ríos, disfrutar de la agradable sensación de desplazarse por el aire y maravillarse de alcanzar en horas el destino soñado al otro lado del globo. El trayecto, por largo que sea, se puede vivir como un verdadero placer. Damos fe.

Hay formas inhumanas de volar. Esas compañías que nos embarcan como ganaderos conduciendo a sus bestias, el pánico cuando el pasajero de delante reclina su asiento, el sándwich con loncha de goma a precio de pata negra, el vino en vaso de plástico, los meniscos en un grito y el reloj que no avanza. En esos casos el vuelo es un mal trago por el que no queda más remedio que pasar. Nada que ver con la experiencia de viajar en la mejor clase business del mundo, la de Qatar Airways.

Y no lo decimos nosotros, que también. Qatar Airways ha sido elegida por tercer año consecutivo la «Mejor Clase Business del Mundo» en los premios Skytrax World Airline, que tienen más credibilidad que ninguno porque son los que otorgan viajeros de 160 países. La compañía del Estado de Catar ha conseguido cuatro veces ser la «Aerolínea del Año», por séptima vez ha quedado como la «Mejor Aerolínea en Oriente Medio», tiene también el «Mejor asiento de Clase Business» y añade el título de la «Mejor Sala VIP de Primera Clase del Mundo» por segundo año consecutivo.

Para nuestra desgracia, nosotros no podemos afirmar que sea la mejor porque conocemos muchas más clases turista que clases business, pero aun así estamos en condiciones de afirmar que volar con Qatar Airways es una experiencia fabulosa de principio a fin del vuelo.

Reconociendo el lugar

Nada más llegar a su asiento, el viajero se encontrará con más opciones que si tuviera que elegir un café en Starbucks. Se sentirá como un niño a poco que le gusten los botones. Todas las posiciones son posibles, cada una con su botón correspondiente: uno para erguir el respaldo y otro para reclinarlo, está el de subir los apoyabrazos y el de bajarlos, el que permite elevar el reposapiés, el que acerca o aleja la parte de los riñones… y de modo tumbado total, como en la cama de casa. Presionarlos todos es uno de los encantos del viaje.

No hará falta que toquemos los botones de llamar a las azafatas y los azafatos porque el personal de vuelo va a estar pendiente de nosotros con solo levantar una ceja.

Las ventanillas tienen doble persiana electrónica: un botón desliza un estor que tamiza el sol, pero deja pasar la luz; doble pulsación y se activa una pantalla para la oscuridad absoluta.

Lo más: si estamos en un modelo A350/1000, uno de los gigantes, podremos tener cama doble para aislarnos en pareja o con los amigos. Es el sistema QSuite, con paneles regulables que permiten montárselo en privado, aislar varios asientos para el grupo en una especie de suite privada, donde hasta se puede colgar el cartel de no molestar.

¡Qué detalle!

Qatar Airways trata a sus pasajeros mejor que un hotel. Les entrega una bolsa con un agradable pijama de la marca The White Company, unas zapatillas y un neceser de la firma de equipaje BRIC’S relleno de productos italianos Castello Monte Vibiano Vecchio. Problema: querrá llevárselo todo, con lo que eso supone para un viajero.

También hay kits infantiles con juegos de mesa, cosas de pintar y juguetes clásicos, como Elefun  y Mr Potato. Segundo problema: los niños también querrán llevárselo todo.

Por suerte, la manta y las almohadas son tan especiales que, aunque quisiéramos meterlas en el bolso, no cabrían.

Plan de vuelo

Más botones: en el mando a distancia. Podemos ver con la cámara inferior del avión lo que vamos sobrevolando o con la delantera lo mismo que los pilotos, elegir el mapa en 3D y saber en todo momento dónde estamos y qué países sobrevolamos, porque muchas veces la realidad es mejor que cualquier película.

Qatar Airways tiene una aplicación de entretenimiento en vuelo, ORYX ONE, con más de tres mil opciones de vídeo y audio que se pueden descargar antes de volar, 50 juegos que se actualizan cada mes, teleseries, compras online, programas infantiles, periódicos y revistas.Y sí, wifi también. Los pasajeros pueden navegar en busca de entretenimiento desde su propio dispositivo. También les han dado otro premio por esto.

El afortunado pasajero de clase business tendrá al alcance de la mano las conexiones USB que necesite y los enchufes para cargar los dispositivos o escuchar música propia o de la compañía. Y también queda el viejo recurso de llevarse un libro para el vuelo: Qatar Airways tiene la lámpara adecuada de lectura.

Comer a cualquier hora

A menudo, cuando volamos no sabemos si desayunar o cenar, si comer por hambre o por aburrimiento. O simplemente porque para eso vamos en business, que también pasa. En Qatar Airways ofrecen un servicio a la carta sea la hora que sea, y con cara de que nosotros no molestamos nunca. Los platos se elaboran al momento con ingredientes frescos. Los bebedores también se pondrán contentos: la carta de marcas es exclusiva y la variedad de vinos muy extensa; una vez más, tenemos que decir que su selección de a bordo ha recibido varios premios.

Se puede pedir el menú en la web de Qatar Airways desde 14 días antes del vuelo, de manera que si uno tiene imposiciones mentales, médicas o religiosas que le impidan tomar determinados alimentos, podrá advertir de sus preferencias.

Aunque viajemos en business, en El Hedonista somos solidarios: nos hemos asomado a la clase turista y comprobamos que la aerolínea proporciona dos comidas en vuelos de seis horas para todos los pasajeros, y también que estos no van plegados.

En algún momento habrá que dormir. Antes, se puede ordenar el tipo de desayuno y la hora a la que queremos ser despertados. Lo harán como una madre.

Lugares a los que volar

A Arabia Saudí no le gusta Catar, lo cual puede ser un motivo más para elegir su fantástica compañía aérea. En 2017 estableció un bloqueo diplomático y económico sobre este país. Ha cerrado sus fronteras y también su espacio aéreo, lo que ha obligado a Qatar Airways a desviar sus rutas y a abrir nuevos destinos.

Qatar Airways tiene unos 40 vuelos semanales desde Madrid y Barcelona a 150 destinos de todo el mundo. Junto a Iberia, ambas pertenecientes a la alianza Oneworld, ofrece vuelos con código compartido a Panamá, Río de Janeiro, Bogotá, Medellín, Montevideo, Uruguay o Santo Domingo. Y también a muchos destinos europeos. Entre sus destinos, Tailandia, Nueva Zelanda…

Esta compañía que cuida los detalles a bordo no defrauda en tierra. El aeropuerto internacional de Hamad, en Doha, la capital de Catar, quizá sea también el mejor del mundo. Un lugar donde es seguro que a nadie le importará esperar a que salga su vuelo: tiene piscina, gimnasio, salas para familias, duchas, reservados para echarse una siesta, zonas de trabajo, todas las tiendas posibles, fabulosos restaurantes… ¡y el wifi va como un tiro! Hamad viene a ser como un tercio del tamaño de Doha, con una terminal de pasajeros de seiscientos mil metros cuadrados, que recibe a 30 millones de viajeros cada año. Se la ha construido Ferrovial. Es impresionante.

Nuestra conclusión era previsible: volar en la clase business de Qatar Airways es una experiencia radicalmente distinta. Las horas se pasan volando, nunca mejor dicho. El trayecto es un placer y no importa el cuánto falta. El viajero está absorto en el disfrute y tan a gusto que, cuando anuncien el aterrizaje, seguramente se preguntará «pero… ¿adónde iba yo?».

El hedonista elige

Todo esto
y mucho más
en El hedonista elige
+

Escapadas

Todo esto
y mucho más
en Escapadas
+