El Hedonista El original y único desde 2011

“Todos los que parecen estúpidos, lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen.”. Francisco de Quevedo

Menu abrir sidebar

El hedonista elige

Es una de las más destacadas colecciones artísticas privadas europeasColección Alicia Koplowitz

La representación de la mujer y el ideal de belleza clásico como hilo conductor de esta exquisita colección de arte. Hasta el 23 de octubre en el Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Si toda colección responde a los intereses y gustos estéticos de su propietario, en esta, la representación de la mujer y la significativa presencia de algunas mujeres artistas suponen uno de los principales hilos argumentales. Otro de los ejes de la colección Alicia Koplowitz es la recuperación del ideal de belleza clásico y el interés por la figura humana.

Para Alicia Koplowitz, el coleccionista es “aquella persona que trata de hacer perdurar los distintos hitos de su vida a través de los objetos que va guardando.” Sin duda, la mujer tiene una relevancia especial en la vida y en la colección privada de esta empresaria. De las noventa obras pertenecientes a la colección Alicia Koplowitz expuestas en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, vamos en detenernos en cuatro retratos de mujeres lectoras, pertenecientes a distintas épocas.

En la obra “La Virgen con el Niño Jesús y san Juanito”, de Francisco de Zurbarán (1598-1664), María sostiene sobre su regazo a su hijo mientras le contempla con actitud ausente, ensimismada, como ajena a los juegos de los niños Jesús y Juan Bautista. En su mano izquierda, María sostiene un libro, su dedo índice colocado entre las hojas a modo de marcapáginas. Diría que María está deseando retomar la lectura. Zurbarán no nos da ninguna pista, pero el libro no parece un texto religioso. Bien podría tratarse de una novela de caballerías.

Un retrato de Pietro Antonio Rotari (1707-1762) nos muestra a una niña agarrando firmemente un libro. La niña aparece de perfil, con el rostro vuelto hacia nosotros. Con su cabeza algo inclinada, sus ojos nos miran con descaro de abajo hacia arriba mientras sus labios dibujan una media sonrisa, inteligente y pícara a la vez. La niña ha descubierto algo revelador en las páginas del libro, algo que le divierte. Es consciente de que sabe…

“La lectora” de Louis-Leopold Boilly (1761-1845) refleja a una mujer de la Ilustración en actitud reflexiva frente a su escritorio. Sostiene un libro en la mano; sobre la mesa cubierta de terciopelo granate reposan una escribanía y un globo terráqueo. Una mujer culta, estudiosa, sin duda.

“La Liseuse” de Toulouse-Lautrec (1864-1901) muestra a una mujer profundamente enfrascada en la lectura. La escena se limita a ella y el libro. El pintor no muestra nada más.

Entre las obra de la colección Alicia Koplowitz destacan otras muchas figuras femeninas: bustos y esculturas en mármol de reinas y afroditas griegas, sensuales, elegantes y delicadas; retratos de jóvenes ensoñadoras, voluptuosas, danzarinas; una descarada maja de Goya junto a su siniestra y desdentada Celestina; las mujeres al borde del río de Paul Gauguin; una provocadora y libre “Femme au grand chapeau” (1906) del fauvista Kees van Dongen; la mujer descarnada y erótica, carente de prejuicios y pudor, de Egon Schiele; la pelirroja ausente, absorta en sus pensamientos, de Modigliani; la cabeza y mano de mujer, potentes, de Picasso; las estilizadas figuras femeninas de Giacometti; la sobria Mari, de Antonio López; una inquietante joven de Lucian Freud; figuras borrosas, como salidas de un espejismo, que intuimos son mujeres envueltas en telas caminando a por agua hasta una charca donde abrevan burritos y alguna cabra, en el deslumbrante y cegador “Lago amarillo” africano de Miquel Barceló…

Hay mucho más en la colección Alicia Koplowitz: escenas populares y costumbristas de Goya y de Tiépolo; “pintura de vistas” de los venecianos Francesco Guardi y Canaletto, tan realistas que animan a emprender el viaje; una preciosa naturaleza muerta, “Jarrón con claveles”, de van Gogh; un delicadísimo móvil de Calder, con sensuales palos de ébano en semicírculo.

Con casi cincuenta piezas, el siglo XX es otro de los núcleos esenciales de la colección. Aunque nos parece que los criterios de adquisición de estas últimas obras se alejan un tanto del hilo conductor inicial, hemos podido contemplar obras tan emocionantes como el citado retrato de una joven de Lucian Freud o tres estudios para autorretrato de Bacon. También están presentes Ai Weiwei, Juan Muñoz y Louise Bourgeois, con su Araña III, “hija” de la gran araña “Mamá” que vigila el Museo Guggenheim, a pocos metros del Museo de Bellas Artes de Bilbao.

La exposición de la colección Alicia Koplowitz – Grupo Omega Capital ha sido posible gracias al desembarco de Miguel Zugaza (Durango, 1964) como nuevo director del Museo de Bellas Artes de Bilbao y al apoyo de Petronor, nuevo miembro de la Fundación Museo de Bellas Artes de Bilbao.

¿Seguirán otros coleccionistas el camino marcado por Alicia Koplowitz y Miguel Zugaza? La tendencia, muy de agradecer, es colaborar y compartir.

El hedonista elige

El hedonista elige

Colección Alicia Koplowitz

Gabriela Domingo

La representación de la mujer y el ideal de belleza clásico como hilo conductor de esta exquisita colección de arte. Hasta el 23 de octubre en el Museo de Bellas Artes de Bilbao. leer

Todo esto
y mucho más
en El hedonista elige
+