El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

El hedonista elige

Diseño y diferenciación frente a los convencionalismosCuldeSac, altamente creativos

Con un equipo de 40 personas, se diferencia por incluir grandes cantidades de emoción al proceso de creación y por aplicar soluciones inesperadas para el usuario.

Dicen que el estilo de vida mediterráneo siempre les hace volver a casa, a Valencia. Y definen su ciudad como vibrante, histórica, innovadora y repleta de cultura, es decir, perfecta para generar ideas para todo el mundo. La consultora creativa y estratégica CuldeSac hace tiempo que dio el salto internacional y los proyectos llegan ahora desde lugares como China o México. Con sus creadores, charlamos sobre las claves de su estilo y entendemos que las marcas más reputadas no se resistan a su particular visión del diseño. Si quiere que hablen de su producto, si quiere que no pase desapercibido, siga leyendo.

Si formulamos la palabra ‘creatividad’, ¿qué viene a vuestra cabeza?
La creatividad es uno de los ingredientes esenciales de nuestra metodología. Alma máter de la visión estratégica; un valor añadido frente a los convencionalismos. La parte emocional, inspiradora y absolutamente diferencial en los proyectos en los que trabajamos. Es aquella que realmente despierta el interés del usuario frente a un objeto o un espacio, convirtiendo en diseño experiencial aquello que ideamos.

La creatividad es una actitud vital, un mirador elevado sobre los problemas desde el cual eres capaz de percibir, entender y aportar soluciones con mucho más horizonte. La innovación tiene algo de inconformista y también de hedonista, pues trata de aportar siempre una nueva visión personal y única.

Ser creativo supone siempre ir más allá, por delante de los demás?
Ser creativo supone incluir grandes cantidades de emoción al proceso de creación. Supone ir constantemente en busca de la sensibilidad y la esencia humana en todo aquello que diseñamos. Ser creativo implica aplicar soluciones inesperadas para el usuario, encontrando puntos de conexión entre lo establecido -lo que es habitual- y otras formas de diseñar.

El proceso creativo es una fórmula que se mantiene al alcance de cualquier diseñador. Aquello que finalmente te hace ir por delante de los demás es la inclusión de tintes innovadores a la fórmula. En nuestro caso, a través de componentes que generan una experiencia inesperada en el usuario que vive nuestros diseños. bien sea un objeto, un espacio de venta o un evento de presentación.

Ser creativo supone no dar nada por supuesto, plantearse el problema y la realidad desde sus mismas raíces, entender que, a menudo, las cosas son como son, no porque no puedan ser de otra forma sino porque nadie se ha planteado hacerlas de otra forma anteriormente. De esta forma podríamos decir que ser creativo no es ir más allá, sino ir a otros sitios que no están en el mapa todavía. Sinceramente opinamos que la verdadera motivación de un espíritu creativo no es ir por delante de los demás, sino ir por delante de uno mismo. La creatividad no es una maratón multitudinaria, es una carrera solitaria donde la motivación y la satisfacción son interiores y personales.

Esa vanguardia puede significar, en ocasiones, volver la mirada a lo visto, escuchado, aprendido anteriormente?
Siempre existirá la inspiración como ingrediente clave del proceso creativo. Es en este punto en el que lo visto o aprendido anteriormente reaparece en escena, con el único objetivo de interrelacionarse con otros vectores de creación. Solo un conocimiento profundo de los valores y la cultura del proyecto en el que trabajamos, nos aseguran que la solución esté hecha a medida de aquella persona que la va a disfrutar.

Siempre, las vanguardias surgen bien como reacción, bien como evolución de lo antiguo. Como un rascacielos infinito, las vanguardias se construyen unas sobre otras, pisos sobre pisos, de un mismo edificio.

¿Supone fijarse en lo que todo el mundo ve, pero descubrir caminos alternativos para llegar hasta allí?
Tras el proceso creativo, nunca existirá una solución idéntica. Los caminos alternativos siempre vienen marcados por el bagaje de la mente pensante que los plantea. Sin embargo, nuestra máxima en CuldeSac es encontrar un vector experiencial en equipo, de forma colectiva, y siempre basado en la emoción y la experiencia humana, consiguiendo que el resultado realmente vaya más allá de un sello personal.

Supone conectar ideas aparentemente ajenas entre sí, para dar con una solución nueva, supone abstraer el problema y volver a reconfigurarlo de otra forma, supone hacerse las preguntas de una manera distinta, supone entender verdaderamente cuál es el objetivo del proyecto.

¿Qué os sirve de inspiración a la hora de crear? ¿Dónde buscáis frescura, ideas por explorar?
La inspiración llega cuando investigamos en torno a los usos que le damos a los objetos y los espacios. Partimos en todo momento de los valores de las empresas para las que diseñamos y, con estos conocimientos como base, evolucionamos. Las nuevas ideas las encontramos aplicando otras formas, texturas, recorridos, etc, a productos en los que no se han visto anteriormente. Favoreciendo finalmente la aparición del factor sorpresa.

Si es una tienda de joyería, podemos partir de un concepto de museo; si hablamos de un espacio efímero de presentación de producto, podemos convertirlo en la casa del mismo. Si el objetivo es generar un evento de lanzamiento de un nuevo modelo de coche para visionarios, atraeremos al público a la fábrica de las ideas de los que van más allá.

Nos basamos en conceptos que hilan historias para los proyectos que desarrollamos. Sin storytelling y fundamento, no hay resultados.

Realizáis una tarea interdisciplinar, ¿cuáles son los campos en los que os movéis?
El diseño es un vector que recorre todo aquello que creamos. A través de nuestra metodología de trabajo, atacamos áreas como el producto, el retail o espacios de venta, el diseño de interiores y el diseño de experiencias de marca para el universo del lujo.

Decís que la clave es tener alma y un espíritu muy especial, y no tanto un estilo propio.
Para nosotros, el usuario está por encima de todo. Aplicamos estrategia, creatividad y diseño de primer nivel como ingredientes. Desde CuldeSac trabajamos para ayudar a las empresas a generar nuevos protocolos de venta, haciendo crecer su retorno. Es nuestra razón de ser.

Pero solo entendemos nuestra metodología teniendo en cuenta el diseño experiencial como hilo conductor. Porque siempre hemos compartido una máxima: creamos, diseñamos con un componente emocional, para las personas.

Cuando hablamos de estilo propio nos referimos sobre todo a la parte estética del proyecto, a la piel. Aunque ésta no es lo que nos interesa desde el principio del proyecto; por encima de todo esto, situamos siempre el entender al cliente y sus necesidades. Es decir, comprender el objetivo del proyecto a nivel negocio, generar el impacto suficiente como para que el proyecto sea transcendente. Nuestro trabajo se cimienta sobre todo en lo que no se ve, y a eso nos referimos precisamente cuando afirmamos que no tenemos un estilo propio, aunque en el fondo sí que lo tenemos y se llama metodología.

Al frente de CuldeSac estáis tres personas. Supongo que seréis diferentes, en algunos aspectos, y parecidos, en otros. ¿Cómo os complementáis?
La familia crece y podríamos decir que ya somos seis las personas que estamos liderando este proyecto. Como siempre decimos, como tres parejas que sirven para equilibrar momentos complicados y disfrutar los buenos.

Somos muy diferentes en habilidades, en forma de razonar y enfrentarse a proyectos, diferentes en gestionar el talento… A veces cuesta entender cómo podemos estar bajo el mismo techo; pero la base del éxito se encuentra en nuestros valores como personas, algo intrínseco a nosotros que, de forma intuitiva, nos hizo agruparnos y sentirnos una sola unidad bajo el amparo de una forma de vida que es CuldeSac.

La diversidad de inquietudes, retos, competencias e ilusiones nos hace ser increíblemente versátiles en todo tipo de proyectos, y la mezcla de procesos de trabajo nos hace únicos y después de 14 años empezamos a creerlo.

En la actualidad, ¿cuántas personas conforman vuestro estudio? Vuestra sede está en Valencia, ¿pero tenéis alguna otra división en España o fuera?Actualmente somos más de 40 personas. Viajamos constantemente para desarrollar proyectos en el extranjero, realizamos eventos para marcas premium en toda Europa, recientemente hemos comisariado una exposición sobre diseño en Australia y acabamos de inaugurar la flagship store de la firma de joyería más importante de México.

Sin embargo, siempre volvemos a casa. La gran calidad de vida, el estilo de vida mediterráneo y la posición privilegiada de una ciudad como es Valencia -vibrante, histórica, innovadora y repleta de cultura- nos permite continuar desarrollando ideas diferenciadoras para el resto del mapa mundi.

Hace tiempo que disteis el salto al panorama internacional, ¿de qué lugares del mundo os reclaman y para qué tipo de proyectos?
Trabajamos creando experiencias exclusivas para marcas del mundo del lujo como Bentley o Princess Yachts en todo el continente europeo. Actualmente tenemos por delante el desarrollo de distintos proyectos de diseño de interiores en México. Especialmente para la firma de joyería Tane. También estamos trabajando con Saturday Shoes, uno de los grupos de calzado más importantes de China, para los que hemos desarrollado tiendas así como el diseño de sus oficinas centrales.

Y estamos presentes también en la tienda del MoMA con Closca Fuga, una nueva generación de cascos de bici plegables. Este último ha sido galardonado recientemente con un Red Dot Design Award, uno de los premios más importantes de diseño industrial de todo el mundo.

¿Vuestra mente descansa en algún momento o siempre está creando?
Nuestras mentes por supuesto que descansan, y con el tiempo hemos aprendido a desconectar. Desde que empezamos hace ya casi 14 años nuestras vidas han evolucionado y se han completado con una familia más numerosa que también necesita mucha atención. No siempre es fácil, pero we try our best.

Una de las líneas en las que os habéis especializado es la creación de espacios, por ejemplo, tiendas, exposiciones, presentaciones o arquitectura efímera. ¿Qué exige esta labor?¿Cuáles son algunos de esos proyectos?
Realmente estos objetivos varían según la tipología del espacio. Por ejemplo, en el campo del retail, diseño de espacio comerciales, uno de los hitos más relevantes del estudio en los últimos 4 ó 5 años es el enfoque hacia el negocio que se le ha impreso a nuestro trabajo.

Entendemos nuestra creatividad siempre al servicio del negocio de nuestro cliente, hablamos por tanto de facturación, rentabilidad de metros cuadrados, incremento del gasto del ticket medio, hablamos de mapas de producto, de circulación de cliente, de experiencias, de tecnología aplicada y formas de pago, sistemas expositivos…

De todo esto y más, pero siempre con una motivación clara: promocionar las cifras de negocio de la marca a través de nuestra creatividad. Ahora nuestros trabajos ya no se miden por el me gusta o no me gusta, se miden por cifras de negocio objetivas, y esto es una manera distinta de entender nuestra oferta hacia el mercado. Y en el caso de la arquitectura efímera, tratamos de sorprender al visitante sumergiéndole en una experiencia completa enfocada a incidir sobre la marca y todos sus beneficios.

El hedonista elige

Todo esto
y mucho más
en El hedonista elige
+