El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

El hedonista elige

Las chuches ‘eco’ de Green Candy

Gominolas con vitaminas, stevia en lugar de azúcar... Ser goloso y no atentar contra la salud es posible.

Chucherías, gominolas, dulces, antojos. Se me viene a la cabeza Willy Wonka, producción en cadena, masificación, azúcar, caries. Pienso en niños y colores llamativos. Caminando por la calle Fuencarral, en Madrid, me para una chica, lleva una bandeja en la mano, ositos multicolor colocados en fila. Me ofrece uno y oigo  ‘ecológico’, ‘orgánico’. Cojo uno, ¿por qué no? Inevitablemente pienso en el sinsabor de aquellos osos de goma que comía cuando era pequeña. Nada que ver. Tengo la sensación de estar comiendo mermelada, la fruta entera. Son caprichos de Green Candy.

Nunca me había parado a pensar en ellos: vegetarianos, veganos, intolerantes a la lactosa, al gluten, diabéticos o simplemente gente que quiere saber qué come. Personalmente no es algo que me afecte de forma directa, pero hay un gran número de personas que necesitan llevar un control sobre lo que comen. Hasta hace poco eran más bien restricciones y no alternativas lo que se podía encontrar. En el caso de los celíacos, por ejemplo, antes casi rozaba la exquisitez poder dar con alimentos sin gluten, ahora están al alcance de cualquiera. Y no sólo eso, muchas veces incluso los consumimos sin querer.

¿Pero qué ocurre cuando hablamos de un capricho? El círculo se cierra, no hay tanta variedad ni cuidado. Pedro, propietario de Green Candy sí se detuvo a pensar en ello. Después de toda una vida trabajando en el negocio familiar, ¿por qué no empezar algo nuevo? Tal vez algo que de verdad le guste, le entusiasme. No hay mejor forma de hacer las cosas que hacer las que te gustan y motivan. De un pequeño hobby surgió la idea: vacaciones por Europa, descubrir la gastronomía, “me gustan los dulces”…a ver qué encuentras. Darse cuenta de que el boom de lo ecológico y lo verde está mucho más desarrollado fuera de España (en este caso, el 80% de lo que encontramos en Green Candy viene de Alemania) y ver que uno se puede dar el capricho sin que ello conlleve consumir conservantes y concentrados, azúcar en exceso, aromas de sabores o un 1% de fruta real. Hablamos de gominolas con vitaminas, con menos de 300 Kcal los 100gr y eso sólo las orgánicas (atentos los que estén a dieta o quieran cuidarse), con garantía certificada de que todos los productos que se usan son ecológicos.

Porque ya no es el dulce por el dulce. Porque hay de todo para todos. Porque ponen cuidado en los problemas que tiene cada cliente e incluso ofrecen atención personalizada. No les interesa ser una tienda “sólo para…”. Se preocupan porque los padres puedan enseñar a sus hijos que es posible una alimentación sana sin tener por qué dejar de lado ciertas cosas. Y lo mejor de todo, el deseo de estar en la línea de lo convencional. Un precio alto sólo por llevar stevia en vez de azúcar o agar agar en lugar de gelatina animal, no es necesario. Y la gente que, como yo, aceptó probar uno de esos ositos que ofrecen a las puertas de su negocio, se ha dado cuenta.

Se podría decir que todavía van en pañales, esto no ha hecho más que comenzar, pero la acogida hasta ahora es positiva y parece ir para largo. Pedro seguirá explorando, poniendo a nuestro alcance las golosinas más naturales que encuentre en sus viajes.

________________________________________________________

Las fotografías del reportaje han sido realizadas por Carlota Lobo.
______________________________________________________________

 

El hedonista elige

Todo esto
y mucho más
en El hedonista elige
+