El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

El hedonista elige

Pateando Lisboa

Hay muchas maneras de visitar una ciudad. También corriendo o en cómodo tuk-tuk.

Ya fuera de la influencia de la Troika y superada la Champions League, Lisboa recobra su ritmo habitual. Apacible y afable como siempre, pero con una energía nueva e ingeniosa que resulta muy atractiva y que no pone en peligro ni nuestro ritmo ni nuestra ‘nonchalance‘.

Admitamos que recorrer las siete colinas en un tiempo reducido no es algo llevadero. Y esto lo saben sus habitantes que llevan toda la vida subiendo y bajando cuestas mientras disfrutan de las vistas y de las perspectivas más inesperadas a cada esquina. Para hacerlo con comodidad, te presentamos dos ideas que proponen descubrir Lisboa corriendo o en pequeño vehículo.

Paseos en tuk-tuk
Tres hermanos, Joâo, Tiago y Rui, sin experiencia empresarial previa pero muy viajados y muy bien asesorados, descubren un tuk-tuk eléctrico en Holanda. En mayo de 2013 lanzan ecotuktours.com con un cochecito, blanco y verde, con asientos blancos tipo cuero, de 6 plazas, cada pasajero con su cinturón, y consiguen hasta ayudas de fondos europeos a la creación de empresas.

Hace unas semanas han celebrado su primer cumpleaños con 6 tuk-tuks. De entre todas las empresas de tuk-tuks que han aparecido como champiñones últimamente en Lisboa, ¿cuál es la gracia especial de ésta? Pues, sencillamente, que al ser eléctricos son silenciosos, ecológicos, sostenibles, no contaminan y el chófer aprovecha el viaje en silencio para hacer de guía en portugués, inglés, francés y ¡hasta en un voluntarioso pero eficaz portuñol!
Si prefieres recorrer las callejuelas de Alfama en silencio, el chófer te responde, “sempre as ordens”, y os puedo asegurar que ese silencio es mágico y parece que no puede existir mejor vehículo para ese entorno.

Nos encanta que nos vengan a buscar a la puerta del hotel, que quepamos todos en uno, que nos dé un paseo por el río, o el casco antiguo, o Belén y Jerónimos, o que simplemente nos lleve a donde nos dé la gana. Por pedir que no quede, que Lisboa nos ofrezca uno de esos días luminosos y que la brisa atlántica nos acaricie mientras bajamos las cuestas, en este descapotable que nos permite disfrutar de cada perspectiva, cada muro, cada monumento. ¡Ah!, se me olvidaba, si llueve le ponen un chubasquero al tuk-tuk. Los precios, muy razonables, se encuentran en la página web.

Running guiado
Otros tres lisboetas, esta vez sin ser hermanos, Pedro, Clara y Nuno, consultores informáticos de una multinacional estadounidense, dieron rienda suelta a su afición de correr y a su amor por Lisboa, y tras visitar muchas ciudades y correr en maratones, crearon lisboncityrunners.com. Ellos se consideran “running Partners”, una especie de entrenadores personales que te acompañan a correr por una ciudad que no conoces. Durante la semana, a las 7,30 de la mañana o al final del día, y los fines de semana a las 8,30.

Nos cuentan que entre los corredores, adictos muchos de ellos, hay muchos que viajan a una ciudad y no quieren dejar de correr, además de visitarla. Correr con acompañante es su salvación. Como es habitual con la cortesía con que se atiende en Portugal al turista, te van a buscar a la puerta de tu hotel y te dejan elegir el recorrido, en plano, en el carril ad hoc al lado del río, por el casco antiguo, siguiendo el recorrido de un tranvía, por la ciudad nueva o con un recorrido personalizado. Un consejo, no perdamos de vista que hay siete colinas y que después de bajarlas tendrás que subirlas para volver al hotel.

Entre sus clientes, muchos ejecutivos que vienen con el tiempo justo y miembros de familias que no quieren dejar de correr y luego se unen al plan familiar. Tu “running partner” te acompaña y te va contando por dónde pasas y alguna cosa de lo que estás viendo de la ciudad (en portugués, inglés, francés o español)  para que te hagas una idea de la distribución geográfica de la ciudad y de los puntos de interés.

Lo que nos encanta es ese toque de ángel protector que tiene este corredor frecuente, que nos permite dedicarnos solo a correr y a disfrutar de la ciudad y desentendernos del mapa, de memorizar el camino de vuelta, del temor de adentrarnos en un barrio poco conveniente o sin interés, de perder la mañana sin rumbo fijo…Un servicio inteligente e impecable, muy del gusto hedonista. Los precios también son muy razonables. Más información en su web: web.

El hedonista elige

El hedonista elige

Colección Alicia Koplowitz

Gabriela Domingo

La representación de la mujer y el ideal de belleza clásico como hilo conductor de esta exquisita colección de arte. Hasta el 23 de octubre en el Museo de Bellas Artes de Bilbao. leer

Todo esto
y mucho más
en El hedonista elige
+