El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

El hedonista elige

Pura actualidad desde 1843Santa Eulalia

Una boutique en el centro de Barcelona en la que la palabra elegancia cobra todo el sentido.

Es una de esas boutiques egregias. Sí, un establecimiento en el que incluso el mobiliario, que guarda y expone las prendas, tiene carácter, destila belleza. Desde 1843, Santa Eulalia es la dirección barcelonesa en la que la palabra lujo cobra todo su sentido. Si alguien no tiene claro el concepto puede invertir apenas unos minutos en recorrer esta tienda. Después, lo entenderá. No nos cabe duda. 

Ocupa un edificio del Paseo de Gracia, ahora objeto de una remodelación integral, pero la fachada sigue siendo la misma. Es el comercio textil más antiguo de la ciudad y cuenta con auténticos profesionales del arte de vestir y embellecer la presencia de los clientes. Son personas que entienden el significado de atención exquisita, sin manierismo. Que guían y convierten en un momento especial el hecho de buscar, elegir y comprar una prenda o un regalo único.

Santa Eulalia, como decimos, tiene en sí mismo estilo y personalidad. Y las marcas que reúne son, sin duda, lo mejor del panorama nacional e internacional tanto para hombre como para mujer.

El artífice del nuevo rostro de la emblemática tienda es William Sofield. Se trata del arquitecto especialista en tiendas de moda de alto nivel que ha firmado proyectos para Gucci, Bottega Veneta, Yves Saint Laurent, Boucheron o Tom Ford. La revista Interior Design lo ha descrito como ‘coreógrafo de espacios’. Y él, Sofield, afirma acerca de Santa Eulalia: “La tienda es un refugio del ajetreado ritmo de las calles de Barcelona”. Ciertamente.

Tras la reforma, además, cuenta con un pop-up store, un café y la terraza. El primero es un espacio en blanco, polivalente, que acoge las colaboraciones con célebres firmas internacionales y diseñadores emergentes.

Por ejemplo, la firma francesa de sombreros y tocados Maison Michel, fundada en 1936, relanzada por Laetitia Crahay y actualmente propiedad de Chanel, y cuyas colecciones fotografía Karl Lagerfeld.

En cuanto al salón con terraza ajardinada, resulta ideal para desayunar, comer, reunirse y brindar con champagne o tomar el té con pastas. También propone platos ligeros de temporada basados en una cocina mediterránea con toques contemporáneos así como los afamados macarons Enric Rosich y los chocolates Pancracio. La decoración viene marcada por los carteles de la propia tienda que datan de los años 20 y 30.

Parte del mobiliario ha sido restaurado y proviene de la tienda del Pla de la Boquería, abierta en 1843. Por ejemplo, partes del ascensor de los años 20 -uno de los primeros de Barcelona-, unas sillas y un par de mostradores Art Decó.

Las sillas son las que se utilizaron en el primer desfile de moda en 1926, pionero en Barcelona. Los escaparates de latón provienen de la tienda del Paseo de Gracia, número 60, y la escalera de roble y muchas otras piezas han regresado, tras las obras, a su emplazamiento del número 93 del mismo paseo.

Y así, si Santa Eulalia ya fue, era y ha sido singular, ahora su encanto se ha multiplicado. En cuanto al contenido, son firmas exclusivas, elegantes y vanguardistas. Porque desde la tienda gozan de una mirada fresca y moderna, y a través de ella seleccionan a los diseñadores favoritos de la clientela.

Desde Alexander Wang, Alaïa o Balenciaga, para mujer. Y también Isabel Marant, Etro o Lanvin, tan solo por citar algunas. Para caballero, Dsquared2, Avellaneda, Acne Studios o Etro. Y la sastrería, otro capítulo fundamental en esta historia. El equipo está formado por Marc Munill, Jari Mäkelä y Raúl Perera, así como por el experto en camisería a medida Eusebio Salvador.

Se trata de uno de los talleres artesanos más prestigiosos. Desde la boutique aseguran que es un arte, una manera de plasmar la personalidad y el carácter en el tejido y en el corte. Un traje puede exigir hasta 42 horas de confección, siendo el resultado del trabajo de siete personas, que pretende transmitir sensaciones, valores y emociones.

La sastrería y casi hasta el último detalle, por ejemplo, un broche para la solapa del abrigo, parece alcanzar la categoría de arte en este bello refugio del ajetreado ritmo de las calles de Barcelona. Su nombre no es otro que Santa Eulalia.

Una respuesta a Santa Eulalia

  1. Palluc dijo:

    Love it. I want to go shopping there and have the tea with my friend.

El hedonista elige

Todo esto
y mucho más
en El hedonista elige
+