El Hedonista El original y único desde 2011

“Todos los que parecen estúpidos, lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen.”. Francisco de Quevedo

Menu abrir sidebar

El hedonista elige

Una colección con seis fraganciasUna hora inolvidable con Le sablier, de Diptyque

El deseo de disfrutar del tiempo en un mundo dominado por las prisas anima decididamente las colecciones de Diptyque

Mi pasatiempo favorito es dejar pasar el tiempo, tener tiempo, tomarme mi tiempo, perder el tiempo, vivir a contratiempo. […] De noche el tiempo es un mar en calma. Algo que no se acaba. Me encanta ver salir el sol antes de irme a dormir. Esta cuestión del tiempo atormenta mi espíritu. La gente no tiene tiempo de saborear el tiempo que pasa. Cada minuto, que podría ser un regalo, no es más que un enclave entre otros dos minutos. Mientras que cada minuto – es el principio mismo de la vida – debería ser un minuto lleno, no importa de qué, de felicidad, de sol, de silencio, de un sentimiento real.”
Extracto de Mis respuestas, una recopilación de entrevistas a Françoise Sagan.

Dyptique presenta El sablier (difusor reloj de arena). Una creación que toma la forma de un pacto con el tiempo. Un objeto inesperado, con la seducción del tiempo suspendido.

Se necesita una hora, el tiempo que dura un ciclo del sablier; una hora Diptyque, para descubrir este accesorio útil y singular cuya vocación es acompañarle, minuto a minuto, en un viaje a través del tiempo y los aromas perfumados de la nueva creación de la Casa.

El deseo de disfrutar del tiempo en un mundo dominado por las prisas anima decididamente las colecciones de Diptyque, para revelar cada momento de vida, para añadirle intensidad, presencia, luz. El sablier encarna esta misma dinámica.

Érase una vez una hora, es decir, los minutos necesarios para ver fluir el perfume en el corazón de este sablier tan especial, para que cada gota llegue a su nuevo refugio. ¿Qué es una hora? Un tiempo precioso, cuando disponer de un solo instante para uno mismo a menudo representa un pequeño milagro.

Allí reside la apuesta secreta del sablier: gracias a él, concederse un momento especial y hacer de este paréntesis en el tiempo un espacio para mil ensoñaciones, rico en experiencias sensoriales. Una hora para disfrutar a la manera de cada uno.

Acercarse y manejarlo son gestos intuitivos, inscritos en la memoria colectiva. Basta con darle la vuelta: es así de sencillo, así de natural. Es el comienzo de una complicidad. Entonces su acción adquiere el carácter de una fórmula mágica. Movida por la atracción, la fragancia se desliza de un recipiente de vidrio a otro y, al mismo tiempo se evapora, supera la barrera de vidrio para impregnar el aire con su aura olfativa. El tiempo se abre y se despliega bajo el efecto de la propagación del perfume difundido en frío, que se expande y habita el espacio reinventado.

La inexorable precisión del tiempo

Una elegante silueta de vidrio decorada con metal dorado y calado lleva la firma de Servaire & Co., cómplice de diptyque en la creación, materializando un diseño original que bien podría encontrarse en una tienda de curiosidades.
Este objeto olfativo responde a un sentido preciso del detalle y las proporciones. Si bien ambos recipientes de vidrio transparente ofrecen sutiles variaciones, cada uno es fiel al toque final de la pieza : un fondo en relieve ligeramente bombeado, que evoca la forma de una gota invertida y permite recibir la gota de perfume. El trabajo del anillo perforado, que se inspira en las volutas de un incensario, en el óvalo icónico de la Casa, recuerda la ligereza del encaje.

Juegos de formas y armonías geométricas, efectos asimétricos y deseo de formar una colección con las seis fragancias: en todo se manifiesta el espíritu diptyque. Los seis sabliers forman una nueva familia, conservando cada uno su carácter y su identidad.

Los colores de la calma

Cada sablier se viste con un vidrio de diferente color : del verde al amarillo, del naranja al negro ahumado, en función de la fragancia que contiene. diptyque mantiene con el color una fecunda relación que data de mucho tiempo atrás. En la Casa, los colores son los invitados de honor, siempre realzando las creaciones con su toque original. El sablier guarda más de lo que muestra: es fuente de estallido sensorial, de intensidad olfativa, en torno a un tiempo que hoy vuelve a ser deseable.

El difusor reloj de arena tiene una vida útil de unos tres meses,hasta que el perfume se evapora totalmente. A continuación, se puede recargar una vez con el mismo perfume.

17273747576777scroll down

El hedonista elige

El hedonista elige

Colección Alicia Koplowitz

Gabriela Domingo

La representación de la mujer y el ideal de belleza clásico como hilo conductor de esta exquisita colección de arte. Hasta el 23 de octubre en el Museo de Bellas Artes de Bilbao. leer

Todo esto
y mucho más
en El hedonista elige
+