El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

La Guía Hedonista

Oviedo, por Sito Busto

Un personaje y la ciudad donde vive. Visitas guiadas con conocimiento de causa.

Después de 12 años estudiando y trabajando fuera de su tierrina asturiana en compañías de moda como Loewe o El Corte Inglés, Sito Busto regresó a Oviedo en 2008. En sus planes, emprender y poder surfear algo más y en el horizonte un futuro de crisis. Después de tres duros años lanzando la división textil de una marca de surf local, formó el tandem perfecto con la que hoy es su mujer y crearon una distribuidora de marcas internacionales de óptica. Su último proyecto es una enseña que pretende devolver la elegancia a la ropa interior masculina: Boxer Union, un movimiento internacional en defensa del boxer clásico cuyos fundadores han renovado con un concepto moda.

Sito pasa mucho tiempo viajando fuera de Oviedo, pero se reserva las visitas de amigos y familiares para enseñar y volver a descubrir su ciudad. Amante de su historia y arquitectura, le gusta leer sobre los grandes arquitectos y familias que diseñaron la antigua y la nueva Vetusta.

10 pistas para un fin de semana:

1 – Dormir en:
Dentro de la ciudad, me decantaría por el Barceló Cervantes,  que se proyectó partiendo de una casona de principios del siglo XX, integrándola dentro de una fachada de cristal. Y fuera de Oviedo, por un lado el Balneario de las Caldas recuperado hace pocos años, que es la versión local de las grandes ciudades termales; y por otro, el Castillo de la Zoreda,  de arquitectura de estilo montañés.

2-  Una excursión recomendable por los alrededores:
Ya sea a pie o en bici, la Senda del Oso es un estupendo plan para adentrarse de lleno en la Naturaleza desde el mismo centro de la ciudad. Ésta ocupa una antigua vía de tren que transportaba el carbón desde la cuenca minera a las fábricas de armas de Trubia y Oviedo.

3- Un paseo dentro de la ciudad:
Oviedo es una ciudad pequeña que gira alrededor del Parque de San Francisco, el jardín de un antiguo monasterio franciscano. Es una ciudad es muy abarcable: en 10 o 15 minutos llegas a cualquier sitio. Depende donde uno se aloje, se puede recorrer desde el ensanche de finales del siglo XIX hacia el casco antiguo que delimitaba una muralla, o al revés.
Uno de los alicientes del paseo serán las innumerables esculturas al aire libre con las que uno se encuentra. Desde la recreación del realizador Woody Allen (gran amante de la ciudad) hasta una maternidad de Botero (bautizada popularmente como “La Gorda”).

4- El aperitivo:
Si acabamos nuestro paseo en lo viejo, podemos sentarnos a tomar el aperitivo en la Plaza del Fontán, una coqueta corrala donde antiguamente la gente del campo acudía a vender la fruta y verdura de sus huertos, actividad comercial que ahora se alternan chatarreros o puestos de flores. Es momento de tomar ‘un culín de sidra’ y escuchar las bandas de gaiteros que se acercan a la capital los fines de semana.

5- De compras:
La mayoría del comercio se centra alredor de la calle Uría, la arteria principal del ensanche. Las boutiques con más encanto se sitúan por encima, en calles como Marqués de Pidal: Oh’Cler , AB,  C’Over, Marais, Harcher.

Al otro lado del parque prosiguen comercios interesantes como las librerías La Palma  o Anticuaria  y la óptica de diseño Rosal 21. (Rosal, 21).

6- Para comer:
En el último par de años han abierto algunos locales interesantes y con sabia nueva para la ciudad. Le Chigre de los mismos propietarios que Casa Suso, es un bar de tapas informal que mezcla como en su nombre, el estilo de una brasserie francesa con una tasca típica asturiana. GLORIA, (Cervantes, 24) del reconocido restaurador Nacho Manzano, es una casa de comidas inspirada en los fogones de su abuela con una estupenda calidad-precio en un cuidado espacio.

7- Un buen plan:
Oviedo presta especial atención a la lírica. La temporada de ópera y la música clásica son citas obligadas en su agenda cultural. El Teatro Campoamor, sede también de los Premios Príncipe de Asturias, es un marco excepcional para ello.

En la falda del Monte Naranco podemos encontrar varias manifestaciones del Pre-románico asturiano, toda una joya de la arquitectura mundial. Santa María del Naranco, creado como palacio de la dinastía asturiana, cuenta con una de las primeras bóvedas de medio punto de la historia.

8- La puesta de sol:
El alto del Naranco es el sitio ideal para acabar la jornada y asistir a la puesta de sol (siempre y cuando el clima lo permita…). Desde el Sagrado Corazón podemos divisar la Cordillera Cantábrica y la ciudad a sus pies. El protagonismo de la catedral gótica se ha perdido con el malogrado Palacio de Congresos, obra de Calatrava, que ha desfigurado por su estética y dimensiones el landscape de la ciudad.

9- De copas:
Casa Pachu 
es un pequeño local cercano al Bulevard de la Sidra, donde podemos picar unas tapas, latas de encurtidos, salazones y tomarnos después una copa. Cerca de ahí podemos adentrarnos más en la noche en La Antigua Estación, que alberga periódicamente pequeños conciertos de grupos independientes en su piso inferior. Un sitio antológico en la ciudad es Picos (Pérez de la Sala, 53), el primer pub de la ciudad creado en 1970. Su fachada es una auténtica obra pop local, donde se mezclan los rostros de Marilyn Monroe, Quevedo, Einstein, Fray Luis de León y Herrerita (un clásico jugador de la edad dorada del Real Oviedo).

10- Una dirección (muy) secreta:
El Parque de la Rodriga
 es un espacio verde sólo conocido por parte de los habitantes y visitantes de Oviedo. Se encuentra pegado al antiguo seminario, que se elevaba sobre una pequeña colina.

La Guía Hedonista

La Guía Hedonista

Nuevas pistas hedonistas

Miguel de Santos

Si no ha visto la muestra ‘Realistas de Madrid’, aproveche los últimos días. Si se encuentra en San Sebastián, disfrútelo al máximo y escápese al sur de Francia. Está a un paso. leer

Todo esto
y mucho más
en La Guía Hedonista
+