El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

La Guía Hedonista

Málaga, por Puri Ruiz

Periodista y filóloga, nos descubre los mejores rincones de la ciudad andaluza, un paseo lleno de arte y buena gastronomía.

Periodista, actriz, filóloga y cien mil cosas más, Puri Ruiz es una ávida devoradora de vida, de cultura, de sensaciones y de información. Hace ya muchos años que dejó su adorado Madrid, en donde su  inquieta alma de aventurera intelectual campaba a sus anchas. Ahora, cuando en noviembre se toma una cañita contemplando el mar y el sol le broncea el rostro, el foro ya no tiene tantos puntos. Con ella descubrimos una ciudad que se encuentra en plena efervescencia cultural, con próximas aperturas de otros dos grandes museos a las puertas. Generosa, nos da las claves de una Málaga llena de contrastes, de sabores y de mucho arte.

1 – Un lugar para dormir:
El Room Mate Larios: céntrico y urbano. En hoteles con encanto, sin duda me quedaría con La casa azul, en la Malagueta.

2-  Una excursión recomendable por los alrededores:
Si te va la montaña, el Caminito del Rey, que está a punto de reabrir. Ronda y sus calles es otro lugar que ningún visitante de Málaga debería perderse. Imprescindible visitar allí el tajo y el Puente nuevo.

3- Un paseo dentro de la ciudad:
El barrio de la judería. En sus estrechas calles se aglutinan numerosos comercios y podemos aprovechar para empaparnos de Picasso a través del museo y la Casa Natal. El otro lugar que no hay que perderse es el puerto y sus alrededores: los muelles 1 y 2, con su palmeral de las Sorpresas: es un lugar estupendo para pasear con niños y reponer fuerzas en alguno de sus numerosos restaurantes. Junto al puerto, el parque de Málaga, uno de los lugares con mayor diversidad botánica del país.

4- El aperitivo:
Las mejores calles para tapear son la calle Strachan y alrededores, junto a la Catedral; tampoco hay que perderse la zona de la plaza de Uncibay y la calle Calderería. El mejor vermut y las mejores cañas los encontramos, probablemente, en La Dolores (calle Granada).

5- De compras:
La zona de la judería tiene numerosas tiendas gourmet en las que poder adquirir productos típicos de la ciudad. En la calle Granada encontramos varias de ellas. Hay magníficas librerías: Proteo, Prometeo y Rayuela, que además acumulan varios premios; junto al museo Picasso no hay que perderse Libritos, un luminoso espacio con una enorme cristalera. Ideal si vamos a comprar libros infantiles: sus propietarios son veteranos en el negocio y tienen un olfato especial para aconsejarte en las compras. Si nos gusta el arte, conviene visitar alguna de las galerías que pueblan la ciudad. Las más conocidas, Benedito y Alfredo Viñas. En cuanto a ropa, la calle Larios es la gran zona comercial en el centro, donde podemos encontrar desde tiendas multimarca, como Pinsapo, con artículos de alta gama, a la recién inaugurada Cos. Si te va lo indie, La habitación de Kate (c/Ollerías) o Estudio de Moda Independiente son de obligada visita.

6- Un sitio dónde comer:
Si nos vamos a los típicos platos de pescado, no hay que perderse alguno de los numerosos chiringuitos de la playa de Pedregalejo; el Tintero es un clásico, no apto si se quiere comer en silencio (los camareros gritan los platos que salen y el cliente va escogiendo lo que le apetece). Fuera de la gastronomía típica andaluza, hay muy buenos restaurantes en el centro que ofrecen propuestas de cocina internacional. Mis favoritos, Citron (pza de la Merced) y Asako (cocina asiática fusión en la calle Carretería).

7- Un buen plan:
Málaga respira cultura por todos sus poros. En espera de los dos museos que están por abrir, recomiendo los ya citados museos dedicados a Picasso (Museo y Casa Natal), que ofrecen abundante obra gráfica (Casa Natal) y pictórica (Museo). El Museo Interactivo de la Música de Málaga es un planazo si vas con niños, porque básicamente no paran de jugar: es un museo donde se invita a tocarlo todo y que está planteado al estilo siglo XXI, con numerosas actividades interactivas. Por último, el CAC, con una más que interesante muestra permanente de arte contemporáneo y a menudo curiosísimas exposiciones temporales.

8- La puesta de sol:
El parador de Gibralfaro. Un café al atardecer en aquel entorno es una gozada, pues ofrece la mejor vista aérea de toda la ciudad. También, cómo no, desde la Alcazaba. La puesta de sol frente al mar, en Kaleido (ofrece exquisita cocina de mercado y también copas) es otra opción magnífica.

9- De copas:
Ahora que los gin-tonics están tan de moda, recomendaría El Casino, cerca de la calle Císter. Es un local decorado al estilo retro setentero. No es precisamente barato, pero merece la pena el ambiente y su increíble carta de combinados.

10- Una dirección (muy) secreta:
La Cocotte es un curioso local que ofrece una carta de ensaladas maridadas, cada una de ellas, con un cóctel. Es una manera interesante de mezclar el copeteo con una cena ligera, en pleno centro de la ciudad. Si tienes la suerte de estar el primer domingo de mes, no te pierdas el Mercadillo del Balneario, donde numerosos jóvenes creadores de moda y arte ponen a la venta sus piezas exclusivas. Además, aquella zona (los baños del Carmen, un antiguo balneario en mitad de la playa) es espectacular.

La Guía Hedonista

La Guía Hedonista

Nuevas pistas hedonistas

Miguel de Santos

Si no ha visto la muestra ‘Realistas de Madrid’, aproveche los últimos días. Si se encuentra en San Sebastián, disfrútelo al máximo y escápese al sur de Francia. Está a un paso. leer

Todo esto
y mucho más
en La Guía Hedonista
+