El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

La Guía Hedonista

Palma, por Marta y Laura Calvo

Guía imprescindible de la capital mallorquina.

No podemos imaginar mejores cicerones en Palma que Marta y Laura Calvo, las dos hermanas que están detrás del bar-boutique Las Gracias Mallorca, un concepto de tienda originalísimo en el casco antiguo de Palma. Las ilustraciones de la fachada, de Antonio Fernández-Coca, son el preámbulo del ambiente arty de este bar-boutique, donde encontramos miles de ideas para regalar y donde recalamos a cualquier hora del día para compartir un café, una copa de vino de autor de la isla con pa amb oli o una cerveza mallorquina acompañada de unas tapas de lo más caseras. Porque en casa de estas hermanas el aperitivo, de toda la vida, es el momento más festivo y esperado de la semana, y ellas han heredado esta sana costumbre de celebrar entre amigos.

1.- Un lugar para dormir:
Nos gustan los hoteles pequeños, acogedores y bien comunicados, con esos detalles que te hacen sentir como en casa. O que te mueres por tener en casa! En el centro histórico de Palma hay dos hoteles que os gustarán: el Sant Francesc Hotel Singular y el hotel Cort. El primero está en la plaza de Sant Francesc (su iglesia y el claustro son visita obligada), ocupa un edificio neoclásico del s XIX y mantiene los frescos y molduras originales de la época. Su decoración es perfecta. El segundo está en la plaza Cort, frente al Ayuntamiento (merece la pena entrar a ver su biblioteca, antigua y muy bonita) y con el olivo centenario como guardián del edificio, un árbol que fue transplantado en 1999 desde la Sierra de Tramuntana como símbolo de paz y arraigo a la tierra. El hotel Cort tiene un eslogan que lo define: “eat, sleep, drink, live more“, esto es “come, duerme, bebe, vive más”. Nuestra tercera propuesta es un hotel de ciudad asomado al mar, precisamente uno de los lujos y privilegios de vivir en una ciudad como Palma. El Hotel Portitxol, situado delante del pequeño puerto, es ideal en cualquier época del año.

2.- Una excursión recomendable por los alrededores:
Mallorca se recorre muy fácilmente: en poco más de 100 km pasas del norte al sur o del este al oeste. Es  fácil circular en coche y en bici. Una de nuestras escapadas favoritas es a las Salinas y a la playa de Es Trenc. En las Salinas el paisaje es único y puedes caminar por 170 hectáreas rodeado de aves. En verano, a primera hora, el salobrar y la playa están preciosos y por la tarde se puede ver a los salineros cosechando la Flor de Sal d’Es Trenc. En invierno el cielo tiene un aspecto teatral y la temperatura siempre es muy moderada incluso en los días más fríos. Otra de nuestras excursiones favoritas es perdernos por las Fonts Ufanes en Campanet, un bosque  mediterráneo con fuentes donde el agua sólo brota los días que previamente ha llovido bastante. La excursión en tren hasta Sóller es un clásico. Desde ahí, el trayecto en tranvía al Puerto de Sóller es muy agradable y completa la excursión. Muy cerquita está Fornalutx, con sus calles empedradas y una especialidad: el “arròs brut “, delicioso en Ca n’Antuna. Las vistas al valle, siempre verde y lleno de naranjos y limoneros, son preciosas.

3.- Un paseo dentro de la ciudad:
Sin duda, el recorrido por el casco antiguo, por los palacios mallorquines y sus maravillosos patios y las emblemáticas casas señoriales con sus entradas para carruajes y sus escalinatas, deteniéndonos en la iglesia de Santa Eulália, una joya del gótico comparable a Santa María del Mar en Barcelona por la forma de su planta, y en el patio del Palau Solleric, uno de los más emblemáticos y con exposiciones de arte muy interesantes.

4.- El aperitivo:
En Palma, el sitio frecuentado por los palmesanos es Can Frau en el Mercado de Santa Catalina. Si no te decides por una sola, Mario te prepara un buen surtido con las tapas del día. El ambiente es muy “de mercado”: mucha gente y mucho bullicio. Para los que empalman el aperitivo con la cena, el sitio perfecto es el Sky Bar del Hotel OD Port Portals, muy cerca de Palma. Es genial su afterwork “burger meets gin” los viernes, con buenas vistas y buena música.

5.- De compras:
Pedro Monge es nuestra zapatería de chicos favorita: hechos a mano 100% made in Palma, cada par de zapatos es único, con muchas opciones de personalización en cuanto a materiales, colores y modelos. Rialto Living es un “lifestyle store” de 800 m2, con ropa, muebles, libros, accesorios y arte. El edificio es del siglo XVIII y en 1928 la planta baja se transformó en el teatro-cine Rialto. A Literanta vamos a comprar libros, agendas, guías. La tienda de Medwinds nos gusta porque es una marca de inspiración mediterránea creada por un grupo de amigos de Barcelona y nos recuerda a nuestra ciudad natal.

6.- Comer:
Nos gusta Patrón Lunares: por su esencia y buen ambiente a cualquier hora, porque viene del mar y huele a salitre, por su decoración teatral que nos transporta a otro lugar y a otra época y por su delicioso sándwich de bogavante. Esta cantina marinera de Santa Catalina, el antiguo barrio de los pescadores, es perfecta para ir en grupo. Entre semana siempre sirven el “Menú de Olla” y los sábados a mediodía hay habaneras en directo. En Amor de Madre sirven buen vino por copas acompañado de uno de sus pintxos recién hechos. La Española es la nueva tortillería de Carol y su hermana donde  te preparan tortillas como las de casa. En el restaurante Sa Roqueta (así llaman los mallorquines a la isla: “la roquita”) sirven platos marineros, mariscos, pescados y arroces cocinados como solían hacerlo los pescadores en su barca, mientras faenaban. Otra muy buena opción para platos de mariscos y pescados es el restaurante Ca’n Manolo, frecuentado por residentes de la isla. Para los que les gusta probar platos de otros lugares, como a nosotras, en Palma tenemos uno de los mejores cocidos madrileños en “tres vuelcos” en el restaurante Santa Eulalia: impresionante la sopa de cocido. Y como nos encanta la cocina mallorquina, no podemos dejar de mencionar el tumbet, un plato mediterráneo vegetariano a base de patata, pimiento , berenjena y calabacín, y el trampó mallorquín, las panades mallorquines y robios , en temporada de Semana Santa, y los crespells en Carnaval. Y cómo no, la sobrasada de porc negre: buenísima la ecológica de Ecoilla en el Mercado de Santa Catalina y muy especial la coca de sobrasada con azúcar, aunque no es fácil de encontrar. Imprescindible también la ensaimada (mucho mejor tomarla en la isla –y varias veces! que llevarla de vuelta a casa) y la coca de albaricoque. Bon profit!

7.- Un buen plan:
Visitar la obra de Miquel Barceló en la capilla de la Catedral. Los días 2/2 y 11/11, a las 8.00 horas, el sol provoca un efecto espectacular en las vidrieras de los rosetones de la catedral y desde el interior se aprecian dos círculos  en forma de “8”. Desde el exterior de la Seu se observan rayos de luz que atraviesan los cristales en una explosión de color y luminosidad, mayor cuanto más luminoso sea el día. Es una experiencia única.  En el Paseo Marítimo, el edificio de la Lonja (sa Llotja), una de las obras maestras de la arquitectura gótica de Mallorca. Este edificio del s. XV acoge frecuentemente exposiciones de arte. En bici o andando podemos llegar hasta el castillo de Bellver, de planta en circunferencia perfecta. Desde allí se disfruta de una de las mejores vistas a la bahía de Palma y el bosque que lo rodea es ideal para dar un paseo. Visita obligada también es la Fundación Pilar y Joan Miró, uno de los pocos museos que ofrece la posibilidad de contemplar el entorno creativo del artista: los talleres en los que Joan Miró trabajó desde 1956 hasta su muerte.

8.- La puesta de sol:
En Palma se disfruta desde cualquier punto alto y paseando al atardecer, los cambios de color del cielo, del azul intenso a los tonos rosados y rojizos, son una maravilla. Muy cerca de Deià, en Sa Foradada, las vistas del sol hundiéndose en el mar son preciosas.

9.- De copas:
El Brassclub, el cocktail bar clásico de Rafael Martín, es uno de nuestros sitios favoritos: cocktails únicos, luz tenue, decoración inspirada en Manhattan, Madrid y Barcelona, bartenders ambilísimos… y una lámpara de techo con mas de 3.000 botellas. El Garito Café-Bar-Club en la Dàrsena de Can Barbarà tiene terraza y los mejores Dj,s.

10.- Una dirección (muy) secreta:
En realidad no es secreta sino “escondida”, ya que no hay ningún letrero en la fachada que señale el lugar y parece más bien la entrada a una casa particular del casco antiguo. Se trata del Tast Club, un hidden-place elegante y muy acogedor, siempre perfecto para cenar. Se accede a través de un patio iluminado con velas. El interior se asemeja a un antiguo club inglés. Tiene una sala abovedada con barra y mesas para cenar: tortilla de patatas recién hecha delgadita y muy jugosa (a nosotras también nos encanta la tortilla de patatas!), alcachofas con parmesano, pulpo a la brasa buenísimo y vinos de la península.

La Guía Hedonista

La Guía Hedonista

Nuevas pistas hedonistas

Miguel de Santos

Si no ha visto la muestra ‘Realistas de Madrid’, aproveche los últimos días. Si se encuentra en San Sebastián, disfrútelo al máximo y escápese al sur de Francia. Está a un paso. leer

Todo esto
y mucho más
en La Guía Hedonista
+